EL-SUR

Sábado 29 de Julio de 2017

Guerrero, México

Política  

El abogado asesinado no era un sicario, sino un “hombre intachable”, dice el alcalde de Tixtla

El perredista Hosseín Nabor critica la descoordinación y asegura que la Policía Estatal actuó “con hermetismo” y negó información de la operación a las autoridades municipales

Zacarías CervantesChilpancingo

Junio 06, 2017

El presidente municipal de Tixtla, el perredista Hosseín Nabor Guillén reconoció que la descoordinación de los tres niveles de gobierno provocó que policías estatales asesinaran al dirigente de Morena, Eduardo Catarino Dircio, a quien calificó de “un hombe intachable”, en la operación del domingo que terminó con dos civiles muertos y dos agentes heridos.
Inicialmente en un boletín el vocero en materia de seguridad, Roberto Álvarez Heredia declaró que los dos muertos eran “sicarios” que eran perseguidos por la Policía Estatal, pero después resultó que uno de los asesinados fue el abogado y líder del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en el municipio, Catarino Dircio.
Sin embargo ayer en un segundo boletín el mismo vocero rectificó. Dijo que una vez concluido el enfrentamiento entre civiles y policías, “se tuvo un saldo de dos personas civiles fallecidas, el abogado Catarino Dircio y un miembro de la delincuencia organizada, así como dos policías estatales lesionados de gravedad”.
Consultado sobre el caso este lunes en la presidencia municipal, el alcalde declaró que la Policía Estatal actuó “con hermetismo” y que negó información de la operación a las autoridades municipales.
Reprobó la información que proporcionó inicialmente Roberto Álvarez al calificar a Eduardo Catarino de “sicario”. Dijo que lo conoció como un hombre de conducta “intachable”.
Informó que a la hora del enfrentamiento en la cabecera municipal él se encontraba en Acapulco en una reunión, pero que desde allá le pidió al director de Seguridad Pública que se informara de lo que estaba pasando, “pero no le dieron ninguna información, es decir, hubo un hermetismo total de la Policía Estatal, no nos informaron de lo que estaba pasando ni a quién estaban siguiendo”.
Argumentó que en virtud de eso no tuvo participación la Policía Municipal, aunque le pidió al director de Seguridad Pública que estuviera cerca de donde estaban ocurriendo los acontecimientos.
Dijo que después supo que se trataba de una persecución de delincuentes que comenzó en Chilpancingo, a los que les marcaron el alto en la colonia Indeco pero que no se detuvieron y los persiguieron hasta Tixtla, pero nunca tuvo una información formal de la corporación estatal, “lo cual nos impidió que nosotros pudiéramos actuar, porque nos íbamos a meter en una trifulca bélica en la que no sabíamos quién se estaba peleando con quién”.
Informó que aproximadamente a la 1:45 de la tarde le informaron que a Eduardo Catarino le habían dado un balazo y que se estaba desangrando. Aseguró que fue la autoridad municipal la que habló a Protección Civil para que fuera a prestar el auxilio, pero como estaba acordonado el lugar tardó unos 20 minutos en pasar la ambulancia y cuando entró ya estaba muerto.
Agregó que la postura del gobierno municipal es de “repudio total a los actos de violencia que generen intranquilidad en el municipio”.
Criticó las versiones encontradas que está dando el gobierno sobre el caso, porque dijo que el mismo domingo anunció a través del vocero “de manera equivocada” que habían matado a dos sicarios, incluyendo al abogado, “cosa que todos los tixtlecos reprobamos porque el compañero Eduardo es una persona que tiene su lealtad, honradez y honorabilidad probada”.
Declaró que la víctima es del barrio El Santuario, que es vecino de su hermano y que fue su conocido desde niños “y ha tenido una conducta encomiable, por eso es que reprobamos una aseveración de esta naturaleza, es una aseveración sin un fundamento profundo. Siento que fue una aseveración demasiado superficial”.
Sin embargo dijo que se ha comunicado con el gobernador Héctor Astudillo Flores y que está preocupado porque se sepa la verdad, “me pidió que estuviéramos al pendiente y entiendo que no es culpa del gobernador lo que pasó”, dijo.
Agregó que mientras tanto hay contradicciones entre lo que informan la familia y el gobierno, porque a partir de ayer el gobierno del estado ha comenzado a señalar que quienes dispararon a Eduardo fueron los delincuentes que eran perseguidos, pero la familia del abogado asegura que fueron los policías.
Dijo que como autoridad municipal va a dar ante la instancia competente su versión, “todo a lo que tuvimos acceso, que fue muy poco lo vamos a aportar”.