Ven administración política del dolor de los familiares de los 43

Ven administración política del dolor de los familiares de los 43

El gobierno administra políticamente las demandas de verdad y justicia de los padres de los 43, informó Fundar en un informe

Texto: Apro y Agencia Reforma / Foto: Jessica Torres Barrera, El Sur

Ciudad de México, 14 de marzo de 2018. El gobierno federal administra políticamente el dolor de los familiares que buscan a los 43 normalistas de Ayotzinapa, acusaron organizaciones defensoras de derechos humanos, durante la presentación del informe de impacto psicosocial a víctimas.

El documento, titulado Yo sólo quería que amaneciera, fue elaborado por un grupo de psicólogas y antropólogos de Fundar, Centro de Análisis, cuya directora, Haydeé Pérez, reveló que el Gobierno se negó a reconocer el documento, a pesar de que se elaboró en respuesta a recomendaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI).

“El pasado 2 de marzo, el Estado mexicano tuvo la oportunidad de asumir un compromiso real con la dignificación de las víctimas, a través de comprometerse a tomar como base los hallazgos y recomendaciones de este informe para llevar a cabo planes de atención y, en su caso, de reparación; sin embargo, el Gobierno mexicano ha desdeñado esta nueva oportunidad al negarse a firmar una declaración de intención de cumplimiento de este diagnóstico”, comentó.

“El Estado evidencia nuevamente su falta de voluntad política para cumplir con las recomendaciones del GIEI y confirma que su única intención sigue siendo la de administrar políticamente las demandas de verdad y justicia de las madres y padres de Ayotzinapa”.

En el mismo sentido, Mario Patrón, director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, que representa a los familiares de las víctimas, englobó en cuatro momentos los más de tres años que han transcurrido desde el 26 de septiembre de 2014.

El primer momento, dijo, fue el de la “verdad histórica”, con la cual el Gobierno quería salir del embrollo político más que llegar a la verdad de los hechos; después le siguió el momento de la supervisión internacional, en la cual el GIEI comprobó que no hay sustento científico para la teoría del basurero de Cocula.

La tercera etapa, según Patrón, se enfocó a proteger a aquellos funcionarios que crearon la versión de que los jóvenes fueron incinerados, como Tomás Zerón, que dejó la PGR y pasó a un cargo que depende directamente de la Presidencia.

“La última etapa, está marcada por lo que nosotros llamamos la etapa de la administración, una etapa políticamente correcta, donde se dice que se está investigando al Ejército, a la Policía Federal, al Gobierno del Estado, a otras instituciones de seguridad municipal”, explicó.

“Es una etapa de administración, porque de alguna manera se van cayendo algunos argumentos de la teoría del caso inicial, pero no se termina dando el paso comprometido frente a la verdad”.

En tanto, Hilda Hernández, madre del normalista desaparecido Mario César González Hernández, recordó que los padres lloraron, gritaron y se imaginaron lo peor cuando escucharon por primera vez la versión de Jesús Murillo Karam sobre la incineración de sus hijos.

“Parece que fue ayer que se llevaron a nuestros hijos”, dijo.

“Mucha gente nos juzga de que lo único que queremos es no trabajar, pero nosotros ya no tenemos una vida, nos morimos poco a poco”.

Ximena Antillón, quien coordinó el informe, destacó que una de las conclusiones del documento fue que no podría haber una reparación monetaria hasta que primero no se llegue a la verdad y a la justicia.

Mientras que Rainer Huhle, integrante del Comité Contra la Desaparición Forzada de la ONU, se dijo sorprendido de cómo el informe toma el núcleo de los padres de los desaparecidos para terminar demostrando que el caso Ayotzinapa impactó en muchas personas más.

“De alguna manera afectados estamos todos, yo me siento afectado”, dijo.

Presentan Yo sólo quería que amaneciera, informe del impacto psicosocial por caso Ayotzinapa.

Para los familiares de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos hace más de tres años, “los ataques en Iguala resultaron traumáticos por su carácter violento, inesperado, abrupto y sin sentido”, en tanto, sobreviven con la sensación de que “el tiempo se ha detenido”, mientras viven “un intenso sufrimiento emocional” con “la necesidad de justicia como posibilidad de dar sentido a los hechos”.

Lo anterior forma parte de las conclusiones del informe Yo sólo quería que amaneciera. Impactos psicosociales a las familias de Ayotzinapa, presentado este miércoles 14 a las 10:00 horas en el Centro Cultural Tlatelolco.

Entre las conclusiones sobre la situación de los sobrevivientes y familiares de las víctimas de los ataques del 26 y 27 de septiembre de 2014, coinciden en “la imposibilidad de darle sentido a esos hechos”. A ello se suma “la ruptura de la confianza en las autoridades y la situación de impunidad que obstaculiza conocer la verdad, como soporte del proceso de elaboración psíquica”.

En 523 cuartillas, el equipo coordinado por Ximena Antillón Najlis, del Centro de Análisis e Investigación, Fundar, realizó un estudio sobre las secuelas en la salud, físicas y psicológicas que dejó la noche trágica del 26 y 27 de septiembre de 2014 en los normalistas sobrevivientes, en los familiares de los 43, en los heridos y sus familiares, así como en los deudos de los estudiantes que perdieron la vida hace más de tres años en Iguala.

Entre los hallazgos más relevantes se cuenta que, al estar involucrados agentes del Estado en los ataques a los normalistas y la desaparición forzada, los familiares y víctimas “cuestionan la función protectora que hasta entonces le atribuían”, lo que genera “sentimientos de indefensión, desamparo y vulnerabilidad”.

A partir de las entrevistas, los investigadores lograron identificar que “la vivencia del tiempo detenido condensa los impactos traumáticos de la desaparición forzada y la desesperación de que, a pesar de la movilización y búsqueda permanente, los familiares no logran saber de sus hijos”, de manera que “el duelo no tiene lugar, porque no sabe si sus hijos están vivos o muertos”.

Traumas y desconfianza en el Estado

El informe se ocupa también de los niños en las comunidades indígenas a las que pertenecían los jóvenes, así como de los impactos generados por la impunidad y la divulgación de representantes del gobierno de Enrique Peña Nieto, de la “verdad histórica”, que afirma que los jóvenes fueron detenidos por policías municipales en colusión con miembros del grupo del crimen organizado Guerreros Unidos, quienes los habrían calcinado en el basurero del municipio de Cocula y que habrían depositado sus cenizas en el río San Juan.

“La difusión de una versión oficial sin mayor sustento científico sobre los hechos, y los posteriores momentos en que el Estado reitera esa versión pese a los argumentos científicos que la ponen en duda, han generado impactos retraumatizantes en los familiares y ha acentuado la desconfianza en el Estado”, dice el texto.

Además, incluye un reporte sobre los efectos de la desaparición y la impunidad en integrantes de otros colectivos de víctimas, dedicados a la búsqueda de sus seres queridos en fosas clandestinas.

El documento fue elaborado entre noviembre de 2015 y abril de 2016. En un primer momento, se programó su presentación para el pasado 20 de septiembre, evento que fue suspendido tras el terremoto que sacudió a varios estados del país.

El estudio está basado en 64 entrevistas con familiares de víctimas y normalistas sobrevivientes, conversaciones que representan 40 horas de grabación, así con expedientes médicos de 55 familiares, integrados por la Red por la Salud 43, un equipo de tres médicos, dos nutriólogas, un psicólogo y un gestor intercultural, que han atendido a los familiares de los jóvenes desaparecidos desde septiembre de 2014.

De acuerdo con el documento, en el caso de los estudiantes sobrevivientes, “son las víctimas no reconocidas en medio de una tragedia de enormes dimensiones”, y quienes presentan “daños graves a nivel psicosocial”.

Al señalar que los normalistas que acudieron a Iguala el 26 de septiembre y siguen con vida no han recibido atención por parte del Estado, se agrega que padecen “impactos traumáticos de los hechos y las reacciones post traumáticas que desencadenan una serie de síntomas que interfieren en el desarrollo de sus actividades cotidianas y afectan diversas esferas de su vida”.

Aldo, Édgar, Daniel, Julio César…

En el caso de los heridos, los especialistas abordaron los casos de Aldo Gutiérrez Solano, quien se encuentra en estado vegetativo, y Edgar Andrés Vargas, quien recibió un disparo de bala en el rostro, aunque se reconoce que en los eventos hubo más heridos, muchos de ellos sin atención médica oportuna.

Al señalar que en caso de Edgar, se ha destacado por “su extraordinaria capacidad de resiliencia y de reconstrucción de su proyecto de vida”, el estudio destaca que las familias de los jóvenes experimentan “la imposibilidad de dar sentido a los hechos, la ruptura de la confianza con las autoridades y la situación de impunidad que obstaculiza conocer la verdad”.

Además, observa en ellas “sentimientos de culpa e impactos psicosociales derivados de la estigmatización de los estudiantes, y vivencias de inseguridad y vulnerabilidad como producto de la situación traumática, agravado por la falta de sanción a los responsables”.

En cuanto a los familiares de los estudiantes fallecidos Daniel Solís Gallardo, Julio César Ramírez Nava y Julio César Mondragón Fontes, el informe reconoce “impactos psicológicos y psicosociales profundos” por la muerte violenta de los jóvenes, así como una urgencia de acceder a la verdad y a la justicia, como reparación del daño, y no una aportación económica como representantes gubernamentales les han ofrecido.

Un tratamiento particular tiene el de la familia de Mondragón Fontes, cuyo cuerpo fue encontrado el 27 de septiembre con huellas de tortura y su rostro descarnado. El informe detalla la relación de conflicto entre la viuda del normalista, Marisa Mendoza, y la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV).

En cuanto a la situación de niñas y niños familiares de las víctimas de los ataques del 26 y 27 de septiembre, el informe destaca que “han presentado una serie de cambios en su comportamiento, la vida al interior de su familia se ha transformado drásticamente, la forma en la que construían su mundo se desmoronó, la precariedad económica aumentó, y la salud de los adultos se ha visto afectada”.

Los expertos del estudio “Yo sólo quería que amaneciera” encontraron que los niños han sufrido cambios “en su estado de ánimo, en las relaciones con los otros, en la escuela, en los roles dentro de las familias”, modificaciones de conducta “desde donde generan explicaciones para sostenerse en esta larga espera” por el pariente desaparecido.

El documento incluye dibujos realizados por los pequeños sujetos a estudio que revelan la ausencia del ser querido, la esperanza de su localización, el enojo contra autoridades a quienes responsabilizan de la ausencia y, sobre todo, una tristeza profunda.

Entre los padres y familiares de los desaparecidos, “hasta la fecha, persisten trastornos en el sueño y la alimentación en la mayoría de ellos”, además de que “el vacío psíquico que significa la desaparición y la incertidumbre se llena de fantasías sobre la situación de sus hijos, las vejaciones y malos tratos que podrían estar recibiendo”.

A lo anterior, “se suman los sentimientos de agravio detonados por la versión oficial sobre el supuesto paradero de los estudiantes”, puntualiza el informe.

Los investigadores destacan que, para los padres de los desaparecidos, “la búsqueda de sus hijos aparece como una forma de enfrentar el vacío y permite a los familiares sostenerse frente a la pérdida ambigua, a pesar de la frustración, los altos costos en su salud y su proyecto de vida”.

Algunos de los sentimientos manifestados por los padres y madres de los 43 normalistas desaparecidos, también son compartidos por los integrantes de otros colectivos de víctimas, que se han visto identificados con los primeros “no sólo por la experiencia de la desaparición forzada, sino por la persistencia de la impunidad”.

La impunidad, en el caso de los 43, como de víctimas de otras latitudes del país, se convierte en el informe “Yo sólo quería que amaneciera” en el punto de referencia de las desapariciones forzadas en el país, que no sólo genera un clima de injusticia, sino efectos psicosociales profundos.

A más de tres años, la investigación de los expertos en psicología y medicina asegura que para los familiares de los desaparecidos “la verdad y la justicia son el primer paso para hablar sobre reparación integral del daño”.

Además, coinciden en la urgencia por dirigir “cambios estructurales, como justicia social y garantía de derechos económicos, sociales, culturales y ambientales de los pueblos, así como medidas de no repetición”.

0

NOTAS DE INTERÉS

Piden normalistas y madres de Ayotzinapa hacer un ejercicio de memoria y no olvidar a los 43

Presentan en Chapingo el libro Hermano de la artista gráfica Gabriela Esparza Vania Pigeonutt El Sur / Ciudad de México En la presentación del libro…

Damnificados por el sismo en Oaxaca están desesperados y hartos: senador

Responsabilizó al ex secretario de Hacienda, José Antonio Meade Kuribreña, de que la ayuda no haya sido entregada a los damnificados del sismo de septiembre.

Matan a dos hombres y hieren a otro en balacera en el mercado de La Laja de Acapulco

Acapulco, Gro., 30 de septiembre de 2017. Dos hombres muertos y un herido es el saldo de una balacera ocurrida antes de las 10 de…

Protestan padres de Ayotzinapa en el 27 Batallón de Iguala; normalistas lanzan cohetones

Lenin Ocampo, Iguala Padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos, estudiantes e integrantes de organizaciones sociales protestaron esta mañana en el 27 Batallón de Infantería…

De 7, el sismo de la 1:15 de la tarde

Redacción, Acapulco Edificios, plazas, negocios fueron evacuados por el sismo que se sintió a la 1:14 de la tarde con una intensidad preliminar de 7.1 grados…

Matan al alcalde perredista de Petatlán y a ciudadano estadunidense en Ixtapa

Arturo Gómez Pérez fue abatido de dos balazos mientras cenaba en un restaurante de la ciudad; Bradley Doulas, de California, fue asesinado en la zona…




EN REDES SOCIALES

Lo bueno, lo malo, lo curioso y lo feo del #MundialRusia2018

Hablan los jugadores, hablan los entrenadores, hablan los aficionados y los periodistas. Esta es una selección de “Lo bueno, lo malo, lo curioso y lo…

“Si gana AMLO, acá me quedo”, dice hijo de Felipe Calderón desde Rusia

Como respuesta al hijo de Calderón y Zavala, una usuaria le advirtió que el Código Penal Federal tiene un artículo que sanciona con prisión y…

Cae “Juan Pistolas”, operador del Cártel Jalisco en Guadalajara

De acuerdo con la PGR, Juan Aguilar Santana era el operador de comunicaciones y distribución de drogas y armas del Cártel de Jalisco Nueva Generación…

Denuncian a Meade y Peña por el caso Odebrecht

La coalición que encabeza Ricardo Anaya denunció penalmente al candidato priista y al Presidente por su participación en un supuesto fraude transexenal ligado a la…

Muere una persona cada ocho horas en protestas de Nicaragua

"Hay un promedio de 3 personas diarias que han sido asesinadas en las protestas contra esta dictadura siniestra", dijo el asesor legal del Cenidh, Gonzalo…

Propone BBVA a Serra Puche como presidente de su Consejo en México

Serra fue el principal responsable de la negociación del TLCAN en su calidad de secretario de Comercio y Fomento Industrial durante el periodo presidencial 1988-1994,…