23 junio,2022 8:38 am

“Hay tantos asesinatos en México”, dice el Papa; lamenta la muerte de jesuitas

“Estoy cerca, en afecto y oración, de la comunidad católica afectada por esta tragedia”, dijo Francisco

Ciudad de México, 23 de junio de 2022. El Papa Francisco lamentó ayer la cantidad de asesinatos que se registran en México, después de que se conoció la muerte de dos sacerdotes jesuitas y un guía turístico en una iglesia de la Sierra Tarahumara, en Chihuahua.

El pontífice expresó su tristeza y consternación por los asesinatos de los dos religiosos, a los que llamó “hermanos”.

“Hay tantos asesinatos en México. Estoy cerca, en afecto y oración, de la comunidad católica afectada por esta tragedia”, dijo, de acuerdo con AFP.

“Expreso mi dolor y consternación por el asesinato en #México, anteayer, de dos religiosos jesuitas y de un laico. ¡Cuántos asesinatos en México! La violencia no resuelve los problemas, sino que solo aumenta los sufrimientos innecesarios”, dijo en su cuenta de Twitter.

ONU-DH condena el crimen

La oficina en México del Alto Comisionado para Derechos Humanos de la ONU condenó el crimen de los religiosos, quienes, señaló, realizaban un importante trabajo social y pastoral entre los indígenas de la etnia tarahumara.

“El asesinato de estos dos reconocidos sacerdotes nos recuerda la situación de violencia extrema y vulnerabilidad que enfrentan las comunidades de la Sierra Tarahumara en Chihuahua”, señaló Guillermo Fernández-Maldonado, representante de la ONU-DH.

Criminales “no entienden de abrazos”, reprocha el arzobispo de Guadalajara

El arzobispo de Guadalajara, José Francisco Robles Ortega, repudió hoy el asesinato de los sacerdotes jesuitas Javier Campos y Joaquín Mora, ocurrido el lunes en la comunidad de Cerocahui, en Chihuahua.

En el marco de la Novena Asamblea Diocesana de Pastoral, el Prelado dijo que el crimen de los clérigos jesuitas se suma a una larga lista de sacerdotes asesinados, aunque el caso registrado esta semana refleja el nivel de violencia que se ha alcanzado en México.

“Esto toma visos de una situación sumamente grave, yo creo que nuestro Gobierno deberá leer que esta gente, la que se dedica al crimen organizado, esta gente no sabe de abrazos”, reprochó el Cardenal.

“Por más que el Gobierno se los ofrezca y se los prometa y se lo dé, ellos no entienden de abrazos, ellos solamente saben de balazos y no estoy diciendo con esto que el Gobierno tiene que tomar la estrategia de echarles balazo a esta gente. Sencillamente de llevarlos ante la ley, por los asesinatos y por todas las actividades que realizan en contra de la ley y el Gobierno tiene que mandarles el mensaje de que no habrá más impunidad. Ese mensaje de abrazos es un mensaje de impunidad: hagan, ustedes hagan, no va a haber balazos, no va a haber intervención de la ley”.

El Sistema Universitario Jesuita recrimina al gobierno federal la militarización de la seguridad

La estrategia de seguridad del presidente Andrés Manuel López Obrador, reducida a la Guardia Nacional militarizada, ha fracasado y ahora el Estado no tiene el control territorial y la población está sometida a los grupos criminales, acusaron ayer rectores y directores del Sistema Universitario Jesuita.

“El Gobierno federal hoy tiene que hacer una autocrítica responsable, porque su estrategia, si es que la tiene, no está sirviendo de ningún modo y todo lo contrario, ha estado permitiendo que el narco avance cada vez más.

“Estamos solos, abandonados a nuestra suerte, sometidos a la ley del más fuerte, sometidos a la ley de la selva. Los mexicanos y los pueblos estamos sometidos a la ley del secuestro, de la extorsión, del asesinato, y lo estamos porque el Estado, porque los gobiernos locales, porque los gobiernos supranacionales y los gobiernos federales, sobre todo los últimos tres, no les interesa proteger a los mexicanos”, sostuvo Juan Luis Hernández, Rector de la Universidad Iberoamericana de Torreón, Coahuila.

Al condenar el asesinato de los jesuitas Javier Campos, de 79 años, y Joaquín Mora, de 80, en su parroquia de la Sierra Tarahumara, los representantes jesuitas exigieron al Gobierno federal revisar el modelo de seguridad y aceptar que su estrategia ha fracasado.

Nueve rectores se reunieron en León, Guanajuato, para una ceremonia eucarística en memoria de los sacerdotes asesinados, junto con el guía de turistas Pedro Heliodoro Palma, quien intentó refugiarse en la parroquia de Cerocahui.

ONG exigen al gobierno seguridad para ministros de culto

Tras el asesinato y desaparición de dos sacerdotes jesuitas y de un guía de turistas al que pretendieron socorrer, 25 organizaciones católicas y laicas agrupadas en el movimiento Sinergia por la Paz exigieron seguridad para los ministros de culto y quienes realizan trabajo evangelizador en el País.

A través de un manifiesto público, también demandaron castigo para los responsables del triple homicidio y la localización de los cuerpos de las víctimas, los cuales fueron sustraídos por los asesinos tras ultimarlos en una parroquia del pueblo de Cerocahui.

Entre las organizaciones que conforman Sinergia por la Paz se encuentran el Consejo de Seguridad, Justicia y Paz, Movimiento Blanco, Jesuitas por la Paz, Cáritas México, Misioneros de Guadalupe, Conferencia Franciscana de México, Fe y Compromiso Social y Citizen Go.

La oposición pide modificar la estrategia de seguridad

Legisladores de oposición demandaron al presidente Andrés Manuel López Obrador modificar la estrategia de seguridad porque la aplicada hasta ahora no ha funcionado.

Luego de guardar un minuto de silencio en la sesión de la Comisión Permanente por el homicidio de dos sacerdotes jesuitas en una iglesia de la comunidad de Cerocahui, en Chihuahua, advirtieron que con más de 121 mil homicidios dolosos, la actual se ha convertido en la administración más violenta de los últimos tiempos.

El senador priista Eduardo Zarzosa demandó al Gobierno federal que se haga responsable de sus acciones y omisiones en materia de seguridad pública, ya que después de 42 meses de Administración, no puede seguir culpando al pasado de lo malo que ocurra en esta materia.

“El no enfrentar a la delincuencia implica dejar a las comunidades abandonadas a su suerte, en manos de los criminales, sin la fuerza del Estado que las proteja. En ese contexto se da el homicidio de los Jesuitas. Quien delinque sabe que le espera el abrazo y no el castigo”, tuiteó el expresidente Felipe Calderón.

Texto: Agencia Reforma y Redacción

Entérate más