EL-SUR

Viernes 24 de Junio de 2022

Guerrero, México

Política  

No permitirá el sindicato a cubanos si no se contrata antes a guerrerenses, advierte Vélez

Si el gobierno mejorara las condiciones salariales y de estadía de los médicos mexicanos “claro que habría personas dispuestas a laborar en las zonas más alejadas”, dice la dirigente de la sección 36. Recuerda que los cubanos que han venido no fueron certificados y eran médicos generales, no especialistas

Mayo 20, 2022

Lourdes Chávez

Chilpancingo

La secretaria general de la Sección 36 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (Sntsa), Beatriz Vélez Núñez, informó que la organización acordó impedir la entrada de médicos cubanos que contrate la federación, los que anunció el presidente Andrés Manuel López Obrador para atender las zonas marginadas de la Montaña de Guerrero.
En consulta telefónica, aseguró que si el gobierno pagara 30 o 40 mil pesos a un profesional de la salud, y los ayuntamientos cubrieran sus gastos de hospedaje y alimentos, como recibieron a los cubanos en el sexenio del gobernador Ángel Aguirre Rivero, “claro que habría personas dispuestas a laborar en las zonas más alejadas”.
Sin embargo, señaló que los médicos contratados por el Instituto de Salud para el Bienestar en Acapulco (Insabi) tienen salarios de 10 o 15 mil pesos en Acapulco, y en la Montaña les ofrecen 4 mil 800 pesos.
Además, considero un error el convenio que hizo en el pasado la Secretaría de Salud para llevar cubanos a Tlacotepec, cabecera de Heliodoro Castillo, o Acatepec, entre otros municipios de la Sierra y de la Montaña del estado, porque nunca se verificó su formación académica, y en las comunidades donde iban a hacer trabajo social, “aleccionaban” a la población sobre comunismo.
“Más que medicina, según ellos era mucho de prevención, pero saliendo a la comunidad, al mismo tiempo hablaban del régimen comunista, cuando lo detectamos pedimos que salieran de Guerrero”, dijo.
Aseguró que los médicos cubanos ganaban más que los trabajadores de base de la Secretaría de Salud, pero el dinero se enviaba directo al gobierno de Cuba, y ellos obtenían sólo un porcentaje. Recordó que eran entre seis y siete, y mientras el gobierno del estado pagaba sus honorarios, a los alcaldes correspondía la vivienda y la alimentación.
Aseguró que los cubanos llegaron a través de Médicos sin Fronteras, organización que sigue colaborando en la entidad en instalaciones de Salud estatal.
El presidente López Obrador ratificó hace unos días en otra conferencia matutina en Palacio de gobierno federal la contratación de 500 médicos cubanos para ir a las regiones más pobres y de difícil acceso del país, como Tlapa, Guerrero, a donde aseguró que no quieren ir especialistas.
Vélez aclaró que estarán muy atentos en informó que el Vcomité Ejecutivo “en plenaria virtual ayer (miércoles) acordamos que no vamos a permitir la entrada de médicos cubanos en tanto no contraten a todos los médicos que están sin empleo aquí, de Guerrero”.
De la falta de servicios en las regiones por lo que no hay especialistas en sitios alejados, aclaró que el Estado debe garantizar primero seguridad económica “porque no les paga como se debe”.
Indicó que en la Montaña les ofrecen 4 mil 800 pesos, “no es que no quieran irse, sino porque no les pagan suficiente o no les dan garantías”.
Aclaró que un médico de base en el sector estatal gana 16 mil pesos con prestaciones, cuando a lo cubanos les pagaban 30 o 40 mil pesos, y los ayuntamientos les cubrían otras necesidades. “Que tengan seguridad social y todo, se van, aquí buscan empleos”, dijo de los médicos mexicanos.
Precisó que los médicos cubanos no eran especialistas, sino médicos generales, y las autoridades nunca analizaron con Profesiones si verdaderamente eran médicos o no.

El Insabi no toma en cuenta antigüedad en contrataciones

La dirigente sindical denunció que hay nuevas contrataciones en Acapulco y Chilpancingo del Insabi que no han tomado en cuenta al personal con antigüedad, “No están valorando a los eventuales con años en el servicio”.
Estimó que en Guerrero ya suman casi 500 trabajadores contratados mediante el Insabi, algunos incorporados y la mayoría nuevos, concentrados en Acapulco y Chilpancingo, porque no hubo un correcto análisis de las necesidades del servicio .
Aclaró que la convocatoria de plazas bases que publicó la semana pasada la secretaria de Salud estatal es un tema aparte, de aplicación del escalafón.
Dijo que su difusión resuelve sólo en parte la inconformidad hacia la secretaria de Salud, Aidé Ibarez Castro, de quien ha pedido su destitución. Siguen pendientes los adeudos al Fovissste de la anterior y de toda la administración estatal actual, los trabajadores no pueden ejercer sus préstamos de vivienda, personal, jubilación, pensión y liberación de hipotecas.
“Es muy grave, para eso el Congreso local debe firmar la iniciativa que se presentó en el el anterior sexenio, para que el estado sea aval como en Chiapas, Oaxaca, Michoacán, del pago en abonos de la deuda institucional, por no enterar las aportaciones de los trabajadores”.
Dijo que la Secretaria sigue usando esos fondos para pagar las plazas sin techo presupuestal.