EL-SUR

Jueves 20 de Enero de 2022

Guerrero, México

Deportes  

Arranca Serie Mundial entre Bravos y Astros que reviven una añeja rivalidad

Los de Atlanta accedieron a su tercer Clásico de Otoño en las Grandes Ligas en cinco años, mientras que el segundo equipo consiguió su primer boleto al duelo por el título del beisbol de la llamada “gran carpa” luego de 22 temporadas

Pablo Tiburcio / Agencia Reforma Ciudad de México

Octubre 26, 2021

 

Jorge Soler, jugador de Atlanta, recién integrado al roster tras superar el Covid-19, dijo que se arrepiente de no haberse vacunado contra la enfermedad, “pero lo haré pronto, realmente me sentí mal y enfermo” Foto: Tomada de internet

Era la época de Tom Glavine, Greg Maddux y John Smoltz. Los Bravos de Atlanta vivían una época gloriosa, dominando la Liga Nacional desde 1991, cuando cayeron en la Serie Mundial por 4-3 ante Minnesota.
Los Bravos fueron uno de los equipos a vencer durante aquella década, jugando el Clásico de Otoño cinco veces en 10 años.
Aunque la perdieron ante los Yanquis de Nueva York, la afición de Atlanta no olvida la Serie Mundial de 1999, pues fue la última vez que aparecieron en esa instancia, algo que no hubiera sido posible sin los Astros de Houston.
En la Serie Divisional de la Liga Nacional, Atlanta despachó a Houston en cuatro juegos (3-1) y de ahí tomó vuelo rumbo al campeonato de Grandes Ligas.
Aquel fue un capítulo más de la rivalidad entre Houston y Atlanta, una que se construyó desde que los Astros iniciaron su camino en MLB en 1962 y se integraron a la Liga Nacional, donde los Bravos jugaban desde 1876, cuando la franquicia se fundó en Boston con el nombre de Red Stockings.
Desde el 62 y hasta la fecha, Astros y Bravos han disputado 726 partidos con saldo de 393 victorias para Atlanta y 333 para Houston.
La enemistad se comenzó en diluir en 2013, cuando los Astros se mudaron a la Liga Americana y convirtieron los encuentros entre ambos en algo esporádico.
Ahora, Houston y Atlanta rejuvenecen aquella añeja rivalidad en el mejor escenario posible: la Serie Mundial.
Los Astros accedieron a su tercer Clásico de Otoño en cinco años, luego de eliminar 4-2 a los Medias Rojas de Boston en la Serie de Campeonato de la Liga Americana, mientras que los Bravos consiguieron su primer boleto a la serie por el título de MLB en 22 años, tras despachar a los Dodgers de Los Ángeles en la Final de la Liga Nacional, también en seis juegos.
Tras finalizar la temporada como una de las mejores ofensivas, algo que ha certificado en los Playoffs, Houston parte como favorito ante unos Bravos cuyo bateo oportuno fue clave para superar las rondas anteriores.

Una montaña rusa

¿Cómo es posible que un equipo con marca perdedora en agosto (52-54) termine jugando la Serie Mundial en octubre? Los Bravos vivieron de todo en la temporada regular: retiros, lesiones y bajas de juego, antes de cerrar el año con el acelerados a fondo para colarse a la Postemporada.
Ya en los Playoffs, poco importó la retirada de Nick Markakis al inicio del año, poco recordaron la baja de Ronald Acuña Jr. y Marcell Ozuna por lesiones, y a nadie le importó que jugadores como Ozzie Albies y Freddie Freeman no dieran una durante gran parte del año.
“Luego de cinco días (con Covid-19) me puse a entrenar y a ver partidos, a moverme en el encierro. Corrí mucho e hice ejercicio en casa con la mascarilla puesta. Me arrepiento de no haberme vacunado, pero lo haré pronto, realmente me sentí mal y enfermo”, dijo Jorge Soler, jardinero de Atlanta, recién integrado al roster tras superar el Covid-19.
“Hemos estado jugando de forma espectacular, así que esto no es algo novedoso para nosotros. Llevamos un largo tiempo siendo un equipo realmente competitivo y sí, últimamente hemos jugado beisbol en un gran nivel”, expresó Freddie Freeman, primera base de los Bravos, tras vencer a Dodgers en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.
Los Bravos perdieron 9 Series Divisionales de la Liga Nacional y 2 Series de Campeonato, incluida la de 2020 ante Dodgers, antes de regresar al Clásico de Otoño.

El regreso de Dusty

Aunque para los Astros ya se hizo una costumbre estar en la Serie Mundial, este año tiene un sabor especial gracias a Dusty Baker, el manejador de la novena de Houston, quien no ha podido conseguir un anillo de campeón como manager.
Baker sí tiene un título de Grandes Ligas, pero lo logró como jugador hace 40 años vistiendo la franela de los Dodgers de Los Ángeles.
La única vez que estuvo cerca de conseguir el campeonato como entrenador fue hace 19 años, cuando, al mando de los Gigantes de San Francisco, cayó en la Serie Mundial ante los Angelinos de Anaheim en 7 juegos.
“Creo que todos saben el gran equipo que tenemos, con grandes bates y un gran pitcheo. Para mí, todos deberíamos ser los Jugadores Más Valiosos”, expresó Yordan Álvarez, Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Americana.
En 60 temporadas en Grandes Ligas, los Astros han conseguido boleto a postemporada en 14 ocasiones, 10 de ellas como líderes divisionales.