EL-SUR

Sábado 27 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

Guerrero  

Bloquean una carretera y protestan en Iguala familiares del joven acusado de secuestro

Ayer se desarrolló la audiencia de desahogo de pruebas, y en la noche tanto el bloqueo en la vía federal en Teloloapan como la presencia de medio centenar de familiares y amigos afuera del Palacio de Justicia se mantenían

Octubre 27, 2021

Familiares y amigos del joven Alan Alberto, procesado por secuestro, ayer en la protesta afuera del Palacio de Justicia en Iguala, donde anoche continuaba la audiencia de desahogo de pruebas Foto: El Sur

Alejandro Guerrero

Iguala

Familiares y amigos del joven Alan Alberto, acusado por la Fiscalía General del Estado (FGE) como partícipe en el secuestro del niño Ángel Santiago de 8 años en febrero de 2020 en la comunidad de Acatempan, mantenían anoche un bloqueo intermitente en la carretera federal Iguala-Ciudad Altamirano y una protesta afuera del Palacio de Justicia de Iguala, para exigir justicia y la liberación del muchacho.
Hasta las 9:30 de la noche de este martes, en el contexto del desarrollo de la audiencia de desahogo de pruebas, tanto el bloqueo intermitente en la carretera federal en Teloloapan como la presencia de medio centenar de familiares y amigos, se mantenía afuera del Palacio de Justicia de Iguala.
A partir de las 10:00 de la mañana un grupo de familiares y vecinos de la comunidad de Acatempan, de donde son originarios tanto en niño Ángel Santiago como el joven de 19 años, Alan Alberto, cerraron la carretera estatal Teloloapan-Apaxtla, en el entronque que comunica con la minera Capela del Grupo Peñoles, para exigir justicia y la liberación inmediata del joven aprehendido por Policías Ministeriales por su presunta participación en el secuestro del menor.
Otro grupo de al menos 60 personas, entre ellos familiares de Alan Alberto y compañeros del trabajo, llegaron al Palacio de Justicia en Iguala tanto para protestar y exigir su liberación, así como algunos iban como testigos para participar en la audiencia de desahogo de pruebas que inició a las 2:00 de la tarde y seguía hasta las 9:30 de la noche.
Con cartulinas y lonas en las que pegaron la fotografía de Alan Alberto, sus familiares escribieron consignas en las que afirman que es inocente del delito que se le imputa y exigen justicia y su libertad.
“Justicia para Alan. Tú me viste apoyando y ahora esto es mi recompensa?. Es una injusticia, ya basta de corrupción” y “Exigimos justicia para Alan. No más mentiras, no más atropellos”, se leía en algunos de los textos.
A la una de la tarde, el grupo que bloqueaba la carretera estatal a Apaxtla, se trasladó a la federal Iguala-Ciudad Altamirano y en la cabecera municipal de Teloloapan en la salida a Iguala, atravesaron vehículos para iniciar un bloqueo intermitente, el cual quitaban cada hora para dar paso por cinco o diez minutos a los automovilistas varados en ambas direcciones.
En declaraciones a reporteros afuera del Palacio de Justicia en Iguala, el tío de Alan Alberto, Juan Gabriel Ocampo Martínez insistió en que toda la familia de Alan y el mismo muchacho participaron activamente en la búsqueda del niño Ángel Santiago en febrero de hace un año, así como en los bloqueos que realizaron para exigir su presentación.
Reclamó que de acuerdo con las investigaciones, los padres del niño ya sabían quién se lo había llevado, pues uno de sus familiares contó que los vio cuando lo llevaban en una camioneta, pero no hizo nada.
Indicó que de acuerdo con esa versión de un tío del niño secuestrado, contó a su padre que vio cuando Alan y otras personas se llevaban al menor en una camioneta, que todavía los detuvo y les preguntó para dónde iban, a lo que respondieron que a dar una vuelta. Eso ocurrió a las 8 de la noche del 16 de febrero, y dos horas después la familia recibió una llamada para pedir un rescate.
Dijo que de acuerdo con las declaraciones, la familia del niño supo desde un principio quién se lo había llevado, y aún así convocaron a las movilizaciones de protesta.
Informó que en la audiencia de este martes participarían una serie de vecinos de la comunidad de Acatempan, quienes vieron a Alan participar activamente en la búsqueda del menor, también sus compañeros de trabajo en Tetipac, que es a donde se fue a trabajar, pero descartó que haya huido de la comunidad.