EL-SUR

Miércoles 10 de Agosto de 2022

Guerrero, México

Guerrero  

Entran padres de los 43 a la fuerza al cuartel de la Marina en Acapulco; efectivos cortan cartucho

Sólo 10 metros avanzaron después de que a empujones pasaron por la puerta y fueron recibidos con una acción intimidatoria. Acuden a la Base Naval para exigir que la Semar dé acceso al GIEI a los archivos sobre la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa. Dialogan con mandos de la Octava Región Naval y consiguen una nueva cita. Antes, marcharon por la zona turística acompañados por maestros, estudiantes y organizaciones sociales

Junio 08, 2022

Momentos en que normalistas de Ayotzinapa y maestros de la CETEG intentan ingresar a las instalaciones de la Octava Región Naval durante la protesta que realizaron luego de investigaciones dieran a conocer que agentes de la Marina manipularan el basurero de Cocula después de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Abajo, marinos con armas de alto poder intimidaron a los manifestantes para que no siguieran avanzando Fotos: Carlos Alberto Carbajal

 

Jacob Morales Antonio

Padres de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa llegaron ayer a la Base Naval de Acapulco y a empujores abrieron la puerta y avanzaron unos 10 metros hasta que efectivos de la Marina prepararon sus armas y cortaron cartucho, en una acción intimidatoria.
Los padres lograron llegar a la caseta de vigilancia de la Octava Región Naval, para exigir que la Secretaría de Marina (Semar) entregue los archivos e información de los acontecimientos de la noche del 26 y 27 de septiembre de 2014 en Iguala, y lograron una cita para el 27 de junio.
En el segundo día de la jornada de lucha a las 11 de la mañana de este martes una marcha integrada por maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG), estudiantes normalistas, miembros de organizaciones sociales, y los padres de los 43 desaparecidos que iban al frente con los rostros de sus hijos, partió del Centro de Convenciones de Acapulco, hacia la Base Naval.
La caminata del contingente de unas 400 personas duró unos 40 minutos. Mientras avanzaban lanzando consignas como “Vivos se los llevaron, vivos los queremos” y “Ayotzi Vive, la lucha sigue”, policías viales trataban de dar fluidez a la circulación abriendo un carril en contrasentido.
Al llegar la movilización los normalistas y maestros se ubicaron en la explanada exterior de la entrada a las instalaciones de la Octava Región Naval, mientras un grupo de los manifestantes al ver que los guardias de la Marina que cuidaban el acceso comenzaron a cerrar el portón, entre empujones lograron que éstos se replegaran.
En esos momentos se escuchó al vocero del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a la Presa La Parota (Cecop) Marco Antonio Suástegui, preguntar a los Marinos, “¿Por qué nos reprimen?, ¿por qué nos están desapareciendo?”. Con coraje y llanto, siguió “se llevan parte de nuestros corazones con las desapariciones”.
Al tiempo que el señor Mario González, padre del normalista desaparecido César Manuel González, al ver que otros de los padres eran empujados, se retiró su cinturón para hacer frente a los guardias. En ese momento el grupo de padres, maestros y algunos estudiantes entraron unos 10 metros.
Ante la presencia de un grupo de marinos con sus armas, quienes cortaron cartucho en clara intimidación a los manifestantes, el vocero del Cecop expresó “¿nos quieren matar?. En ese momento un elemento de la Semar se acercó y manifestó la disposición de dialogar, pero fue insistente en que los manifestantes salieran del lugar.
En ese momento el mando hizo la proposición de que una comisión de 10 personas entrara para que dialogaran, lo que se hizo después en una carpa instalada cerca de la puerta de acceso. Entre el tumulto de medios y los manifestantes sólo se oía por momentos el grito “asesinos, asesinos” lanzado contra los marinos.
El señor Mario continuó con los reclamos al mando, señalando que los Marinos acudieron a “sembrar pruebas” al basurero de Cocula y que la Semar dio la orden. El abogado del Centro de Derechos Humanos de la Montaña, Tlachinollan, Vidulfo Rosales Sierra intervino y separó al padre de César Manuel para evitar una confrontación a golpes debido al enojo y la impotencia que mostraba don Mario.
Luego se presentó a la puerta el encargado de las relaciones institucionales de la Marina en la región naval, capitán de navío Jafet Rojas Beltrán, debido a que el comandante de la Región estaba en Oaxaca en apoyo en la zonas de desastre por el paso del huracán Agatha.
Don Mario le exigió al capitán que entregara los nombres del personal que acudió al Basurero de Cocula y también los mandos que dieron la orden ¿Quién estuvo en la sala de Guerra?, reunidos con las máximas autoridades de México inventando la verdad histórica?”
En respuesta el mando sostuvo que los marinos acudieron en respaldo a las búsquedas de los desaparecidos y que “en ninguna momento se fue a sembrar nada, eso entiéndanlo bien, por eso les pedimos el respeto”.
Los reclamos de los manifestantes cada vez fueron más enérgicos al ver la presencia de más elementos de la Marina que se estaban apostando con equipo antimotines en la entrada, para impedir que se adentraran a las instalaciones.
Luego los padres de los 43 normalistas dialogaron con los mandos de la Marina, en una carpa instalada cerca de la puerta, unos 25 minutos. Al terminar el abogado de Tlachinollan informó del acuerdo.
Mientras los padres mantenían el encuentro, los normalistas con los rostros cubiertos, pintaron consignas en la puerta dela sede de la Octava Región Naval y también en las paredes donde se leía “Ayotzi Vive”, “Nos Faltan 43” y “Asesinos” y rociaron de pintura las cámaras de seguridad instaladas afuera de la puerta.
Reunión para el 27 de junio

En declaraciones al término de la reunión el abogado del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tachinollan, Vidulfo Rosales Sierra informó que se acordó una segunda y el compromiso de que se permitirá al Gru-po Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) revisar los archivos y documentos.
El abogado recordó que la exigencia de los padres de familia es porque hay datos que indican que la Marina está implicada en la manipulación de la escena del crimen en el basurero de Cocula y tiene esa información desde 2014.
Recordó que en diciembre 2018 la Marina se comprometió, para poder acceder a la justicia y la verdad de los hechos, a aportar todas las evidencias y la información, sin embargo no las ha entregado “ese es el reclamo que estamos haciendo”.
Rosales Sierra precisó que el 27 de junio una comisión de los padres de los 43 volverá acudir a la Región Naval para dar la fecha del día en que el GIEI, revisará todos los archivos que tiene la institución.
El abogado dijo que se tendrán que revisar todos los archivos, y afirmó que se han encontrado datos importantes y que la Marina y el Ejército debe de ser totalmente transparente porque no han querido acudir a ratificar la información aportada en el Ministerio Público.
Señaló que el estancamiento en las investigaciones del caso de los 43 normalistas es por la falta de la información que no han querido aportar la Semar y la Sedena. Dijo que en esta información están implicados mandos y generales en la omisión de aportar la información.
Recordó que después del 26 de septiembre de 2021 el presidente Andrés Manuel López Obrador hizo pública una reunión donde un presunto miembro de la dirección de seguridad pública de Iguala, habla con un presunto miembro de Guerrero Unidos, y señala de 36 estudiantes que estaban en barandillas y que iban a ir a una fosa “eso está en un documento informal” que el grupo de expertos encontró en un papel en los archivos que ha revisado.
Dijo que ese documento debe de ser ratificado por los mandos militares porque así lo pide el Ministerio Público, y que digan quien hizo la transcripción de esa llamada que se interceptó, en que dispositivo se guardó, a qué dispositivos se les hizo la intervención.
Rosales reiteró que el gobierno deberá de realizar su trabajo al igual que todas las instancias implicadas para que se esclarezca el caso. Luego de informar el acuerdo los manifestantes entonaron el himno Venceremos y se retiraron del lugar.