EL-SUR

Sábado 27 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

Guerrero  

Familiares de los 43 marchan en Cdmx; debe profundizarse la investigación a militares, reiteran

Al cumplirse un mes más de la desaparición de los normalistas, externaron su decepción de que la Presidencia no tuviera más novedades en el caso. “Esperábamos que nos diera avances significativos pero no fue así”, declaró Isidoro Vicario, abogado de Tlachinollan. Critica que se filtrara “una conversación supuestamente de lo que estaba ocurriendo el 26 de septiembre de 2014”

Caterina Morbiato El Sur / Ciudad de México

Octubre 27, 2021

Familiares de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos realizan el pase de lista en el antimonumento +43 en la Ciudad de México, a siete años y un mes de la desaparición forzada de los estudiantes Foto: Caterina Morbiato

Caterina Morbiato

El Sur / Ciudad de México

Respaldados por contingentes de normalistas, indígenas hñahñú, miembros del Sindicato de Telefonistas y de la Sección 9 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), madres y padres de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa marcharon este martes, al cumplirse siete años y un mes de los hechos de Iguala.
Como hacen mes a mes cada día 26, los familiares volvieron a tomar las calles en la capital del país para exigir el esclarecimiento del caso y, como han hecho las últimas veces, reiterar la necesidad de ahondar en la línea de investigación de los militares.
En el antimonumento +43, que se erige en el cruce del Paseo de la Reforma y la avenida Bucareli realizaron el pase de lista para recordar a los estudiantes desaparecidos, a aquellos que fueron asesinados la madrugada del 26 al 27 de septiembre de 2014, y al joven Aldo Gutiérrez Solano, que sigue en estado vegetativo a causa de la bala que le hirió la cabeza aquella noche.
“El mes pasado no queríamos que se cumplieran los siete años porque no queríamos que pasara un día más sin encontrar a los 43 estudiantes. Hoy, siete años y un mes más han pasado sin encontrarlos; también hoy se cumple un mes de la última vez que se tuvo una reunión con el presidente de la República. Ante esto, los padres y madres esperábamos que nos diera avances significativos pero no fue así”, denunció Isidoro Vicario Aguilar, abogado del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan.
En su reciente gira de trabajo por Guerrero, el jefe del Ejecutivo federal, Andrés Manuel López Obrador, declaró que su gobierno no dejará de investigar el caso Ayotzinapa hasta saber qué pasó con los 43 jóvenes desaparecidos. También reafirmó que todas las personas que tienen datos útiles acerca de lo acontecido esa noche en Iguala recibirán una recompensa, además de un reconocimiento especial y tendrán protección por parte del Estado mexicano.
Lamentamos que hayan
filtrado la conversación
En palabras de Cristina Bautista, mamá del normalista Benjamín Ascensio Bautista, es preocupante que a tres años del actual gobierno todavía no se haya alcanzado la verdad.
“Nosotros pensamos que iba a ser pronto la resolución del caso Ayotzinapa, pero sabemos que el gobierno anterior manipuló las investigaciones. Por culpa de Enrique Peña Nieto no sabemos la verdad, porque quiso esconder todo para que no supiéramos a dónde se quedaron nuestros hijos. Tenemos el derecho de saber en dónde están”, expresó cuando la marcha se detuvo en el Hemiciclo a Juárez.
“Que investiguen al Ejército mexicano porque ahí están los obstáculos, desde el principio no dejaron entrevistar a los soldados que esa noche estuvieron manejando el C4. El Estado desapareció a nuestros hijos y el Estado tiene que resolver el caso Ayotzinapa”, afirmó.
En el mismo lugar, Isidoro Vicario Aguilar subrayó nuevamente que, a pesar de la esperanza y la confianza de las familias, la reunión del pasado 26 de septiembre con López Obrador no aportó noticias nuevas sobre el caso.
“Urgimos a las autoridades federales, al fiscal especial para el caso Ayotzinapa que tenga que agilizar la investigación para dar con el paradero de los 43, que tenga que ejecutar las más de 40 ordenes de aprehensión pendientes, que tenga que profundizar la línea que tiene que ver con el Ejército mexicano”, insistió.
Asimismo, censuró la manera en que se difundió la información liberada por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) a principios de octubre: la Secretaría de Gobernación (Segob) hizo públicas las transcripciones de mensajes que habrían intercambiado supuestos implicados en el caso Ayotzinapa, como Francisco Salgado, exsubdirector de la Policía Municipal de Iguala; Felipe Flores, exdirector de Seguridad Pública de Iguala, y Gildardo López Astudillo, uno de los líderes del grupo criminal Guerreros Unidos.
“Lamentamos que haya ocurrido de esta forma, que hayan filtrado información y dieran a conocer una conversación supuestamente de lo que estaba ocurriendo el 26 de septiembre de 2014. Ahí nos manejan algunos datos, nos dan algunos números y algunos mensajes. Pero nosotros decimos que, mientras no haya una investigación profunda de esta información que filtraron, seguiremos exigiendo la presentación con vida de los 43”, manifestó el abogado.
No aceptamos que el
tiempo esté en contra
“Nosotros quedamos marcados para siempre con los 43, es muy triste ver que muchos papás ya están enfermos y otros se han ido a la espera de sus hijos. No sabemos cuánto tiempo vamos a seguir así y quiénes más a lo mejor no vamos a ver a nuestros hijos”, comentó el papá del normalista Miguel Ángel Mendoza Zacarías, Estanislao Mendoza.
“Porque cada día que pasa, nosotros nos vemos más desgastados con las actividades en que andamos –continuó–. Desde hace siete años que no hemos parado: no sólo es aquí, tenemos más actividades y por eso no descansamos”.
A pesar de las críticas que puedan recibir, dijo, las madres y padres de los estudiantes seguirán caminando las calles de México para buscar a sus hijos hasta el último momento de sus vidas.
Cristina Bautista mencionó en su turno: “Para nosotros, a siete años y un m
es de caminar, es muy difícil, no podemos faltar porque nuestros hijos nos necesitan más que nunca.
“Siete años y un mes de no poder vivir tranquilos y tranquilas en nuestras comunidades, con nuestras familias porque nos hace falta un hijo. Siete años y un mes sin poder dormir, trabajar tranquilos porque pensamos en ellos cada momento. No podemos olvidarlo, no podemos aceptar que el tiempo está en contra de nosotros”.
Recordó a la familia de Aldo Gutiérrez y su sufrimiento. “Nosotros pensamos que está esperando a sus compañeros para abrir los ojos, para verlos de regreso”, dijo afectuosamente y enfatizó que, aparte de ellos, en México hay miles de familiares que no dejan de buscar a sus seres queridos desaparecidos.