EL-SUR

Sábado 27 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

México  

Pagará la Federación la nómina magisterial en Michoacán, anuncia AMLO en visita al estado

El presidente ofrece todo el apoyo de su gobierno al nuevo gobernador Alfredo Ramírez Bedolla y le encarga la operación de los programas de bienestar. “Ya no voy a tener nada que me impida venir a Michoacán”, celebra tras el fin del mandato de Silvano Aureoles. Mandábamos dinero para los maestros y se desviaba a otros gastos, señala en alusión a la administración del perredista

Agencia Reforma / Redacción Morelia, Michoacán / Cañadas de Obregón, Jalisco

Octubre 11, 2021

 

El gobernador de Michoacán, Alfredo Ramírez Bedolla; el presidente Andrés Manuel López Obrador; y el asesor presidencial y ex gobernador de ese estado Lázaro Cárdenas Batel, el sábado en Morelia Foto: Cuartoscuro

Una vez que Silvano Aureoles dejó el gobierno de Michoacán, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció el sábado que la Federación se hará cargo de la nómina magisterial del estado y encargó al nuevo mandatario, Alfredo Ramírez Bedolla, la operación de los programas sociales de la 4T.
“Decidimos federalizar, hacernos nosotros cargo, porque no se le puede quedar a deber el sueldo a los maestros, es ilegal, no puede dar el gobierno ese mal ejemplo. El salario lo debe recibir puntualmente el trabajador. El único estado donde avanzamos entregando fondos adicionales fue Michoacán, pero enviábamos el dinero –no hemos dejado de entregar los recursos para los maestros– y siguió pasando lo mismo: se desviaba a otros gastos”, dijo durante la presentación de un plan de apoyo al estado.
“Qué es lo que vamos a llevar a cabo para que se resuelva en definitiva este asunto: se va a tener una sola nómina y se va a federalizar toda la nómina de los maestros michoacanos. Ya no se va a enviar el dinero. Ya no va a haber intermediarios. Es el acuerdo, y nos hacemos cargo de que los adeudos los va a absorber el gobierno federal, y nunca más les vuelva a faltar su salario a los maestros de Michoacán”, remató.
De esta manera, el presidente explicó por qué el ex gobernador perredista llegó a la crisis con el magisterio.
Cabe recordar que López Obrador no quiso ni pararse en Michoacán, mientras el perredista Aureoles estaba en el gobierno.La pugna entre ambos políticos arreció tras las elecciones de junio pasado; incluso, el michoacano acudió a Palacio Nacional a entrevistarse con el presidente, pero éste lo bateó.
“Ahora ya no voy a tener nada que me impida venir libremente a Michoacán”, presumió el mandatario.
“El gobernador Alfredo Ramírez Bedolla cuenta con todo el apoyo del Gobierno federal, por eso estamos todos hoy aquí. Vamos a trabajar juntos, él va a representar, como fue la voluntad del pueblo, a los michoacanos, pero también va a ser mi representante en Michoacán, él me va a representar y va a coordinar todas las acciones del gobierno federal en Michoacán”.
Durante su intervención en el Palacio de Gobierno michoacano, Ramírez Bedolla dijo que existen situaciones difíciles y complejas.
“Tenemos 70 días con toma del ferrocarril y zonas de Uruapan, específicamente en Caltzontzin, y también tenemos cuatro quincenas sin pago a los maestros de plaza estatal, pero agradecerle todo el respaldo que nos está dando Presidente”, señaló el morenista.
De enero a octubre, se han efectuado 15 bloqueos en las vías ferroviarias de Michoacán por parte de integrantes de la CNTE que reclaman el pago de sus quincenas atrasadas. Esto ha provocado que al menos 574 trenes dejarán de circular.

“No habrá guerra”, reitera

El presidente López Obrador reiteró que su gobierno no declarará la “guerra” a ningún grupo delictivo, pues consideró que esa estrategia fue “un profundo fracaso”.
Sostuvo que hay una frontera bien definida entre la autoridad y la delincuencia, por lo que no se establecerá algún tipo de complicidad con organizaciones criminales.
“La política en materia de seguridad está bien definida, no es declarar la guerra, eso ya quedó atrás, porque eso, además de inhumano, resultó un rotundo fracaso, esa no es la estrategia, tampoco la de proteger a un grupo y combatir a otro”, aseveró.
“Es muy claro: no se van a establecer relaciones de complicidad con nadie. El problema de la inseguridad creció en buena medida porque se mezcló el interés de la delincuencia con el interés político. Ya no es ese tiempo, está bien definida la frontera: por un lado, la delincuencia y por otro lado la autoridad”.

Plan anticrimen

En el mismo evento, el sábado, Luis Cresencio Sandoval, secretario de la Defensa Nacional, informó que los brazos armados del Cártel Jalisco Nueva Generación se replegaron de la zona de Tierra Caliente en Michoacán tras acciones de lucha contra el crimen.
“Tenemos 2 mil 80 elementos del Ejército, 152 elementos de la Guardia y seis helicópteros de la Fuerza Aérea Mexicana trabajando en toda esta área. Con las acciones que se están desarrollando se logró que uno de los grupos delictivos del Cártel Jalisco hiciera un retroceso hacia los límites con el estado de Jalisco.
“También se logró tener presencia militar en las poblaciones de Los Horcones, Teloloapan y Colomotitán. Fue importante tener presencia militar en estas áreas para obligar a los grupos delictivos a retirarse de ese terreno”, dijo el funcionario.

Destraba el conflicto por la presa El Zapotillo en Jalisco

El domingo en Jalisco, el presidente Andrés Manuel López Obrador ofreció recursos federales para que la presa El Zapotillo opere sin inundar pueblos cercanos, y a cambio de que el agua llegue a Guadalajara.
La presa El Zapotillo no opera desde hace 16 años y ponerla en funcionamiento significaba elevar el agua a 80 metros de altura lo que inundaría tres pueblos: Temacapulín. Acasico y Palmarejo.
El agua proviene del río Verde que se proyectó captar en esa presa para suministrar líquido a León, Guanajuato y Guadalajara, Jalisco. Para esta distribución se requiere que la presa capte agua del río Verde a 80 metros de altura lo que inundaría a los tres pueblos que están a unos 60 metros.
Ahora, la propuesta es que esa presa opere solamente a 45 metros.
El presidente López Obrador llegó a la plaza de la comunidad de Temacapulín para calmar las aguas y proponer que sea la gente de esos tres pueblos quienes supervisarán las obras para operar Zapotillo y de paso abastecer agua a Guadalajara.
Dijo que un mes regresará a firmar el acuerdo entre los tres pueblos y la Conagua para operar la presa varada entre amparos y protestas.
Entre las propuestas está hacer un vertedero o una tubería para que no se inunden estos tres pueblos, tema que el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, no ve viable.
El presidente expuso que la propuesta de la Conagua es la posibilidad de hacer un túnel o vertederos para evitar inundaciones.
Con la nueva medida, se garantizarían 3.5 metros cúbicos de agua por segundo para el Área Metropolitana de Guadalajara, pero se deja fuera a otros municipios de Los Altos de Jalisco y a León, Guanajuato, con cuyo gobernador ya hay trabajos por parte del Gobierno Federal para ver alternativas de abasto.

Abuchean a Alfaro

El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, fue abucheado al inicio de su participación, lo que obligó al presidente López Obrador a intervenir para demandar respeto al funcionario estatal.
“Y lo que quiero pedirles de manera especial es que tengamos mucho respeto, como lo merece el gobernador de Jalisco. ¿sí? Porque ustedes son gente de buen corazón, ustedes son gente buena. Nada de odios, nosotros tenemos que querernos mucho.
“¿Saben cuál es el principio fundamental de la buena política?, el amor al prójimo. Un aplauso para el gobernador de Jalisco, yo sí le aplaudo. Amor con amor se paga, tenemos que unirnos”, dijo el presidente.
Por su parte, Alfaro, quien se mostró molesto durante la reunión con los ciudadanos, atribuyó los abucheos al golpeteo político de Morena y lejos de asumirse satisfecho con los acuerdos, apeló a que haya menos reuniones y más presupuesto para concluir la presa.
“Que ya nos dejemos de este tipo de reuniones, que se tomen las decisiones, que se etiqueten los recursos y se retome la obra porque las garantías están dadas para no inundar los pueblos, seguir alargando este tema no es la ruta correcta”, dijo en entrevista posterior.
“Es mi trabajo, yo tengo que aguantar todo por el bien de Jalisco”, señaló, en referencia a los abucheos.