EL-SUR

Jueves 29 de Octubre de 2020

Guerrero, México

Mundo  

El gobierno tailandés reprime a manifestantes; los inconformes suspenden las marchas

El primer ministro, Prayuth Chan Ocha, se aferra al cargo a pesar de las grandes protestas de esta semana en la capital, Bangkok

Europa Press Madrid

Octubre 17, 2020

Jóvenes que se manifestaban en el centro de Bangkok, pese a la prohibición gubernamental, fueron atacados por la policía antidisturbios con cañones de agua este viernes Foto: Tomada de Internet

Europa Press

Madrid

Los organizadores de las protestas antigubernamentales que están teniendo lugar desde hace tres días en Bangkok, la capital de Tailandia, han suspendido ayer las marchas después de que la policía utilizara cañones de agua para dispersar a los manifestantes.
“Fin de las protestas”, recoge un mensaje de texto enviado por uno de los organizadores después de que los agentes antidisturbios avanzaran hacia los manifestantes con escudos.
Si bien los manifestantes han intentado mantener la marcha haciendo uso de paraguas y lanzando botellas de agua, la policía ha logrado finalmente dispersar a los asistentes, que han salido a la calle a pesar de que el gobierno declaró el estado de emergencia precisamente para poner fin a las protestas.
“Este gobierno dictatorial está usando la violencia para dispersar a la gente”, ha lamentado uno de los manifestantes, que exige una democratización del país, una reducción del poder de la Casa Real y una nueva Constitución.
La policía sigue insistiendo en que la declaración del estado de emergencia busca únicamente acabar con “actos ilegales”, si bien los manifestantes insisten en que sean puestos en libertad los activistas detenidos hasta el momento en el marco de las protestas.
Horas antes, el primer ministro tailandés, Prayuth Chan Ocha, ha asegurado que no tiene la más mínima intención de dimitir a pesar de las grandes protestas de esta semana en la capital.
“No me voy”, ha asegurado rodeado de muchos de sus ministros en una comparecencia en la que ha amenazado con endurecer el estado de emergencia declarado esta semana en la capital con un toque de queda adicional si persisten las manifestaciones, que ha descrito como una amenaza para la propagación del coronavirus en el país, según informa el ‘Bangkok Post’.
El gobierno tailandés sigue defendiendo que la intervención policial está justificada por la ley de emergencia que restringe las reuniones públicas de más de cinco personas y el acceso a zonas como las elegidas por los manifestantes para expresar sus críticas al gobierno.
Prayuth Chan Ocha llegó al poder mediante un golpe de Estado en 2014 y lideró la junta militar durante cinco años, refrendando posteriormente su cargo en las elecciones parlamentarias de 2019. Sin embargo, la actual Constitución fue introducida precisamente por la junta militar, así como la ley electoral, lo que ha favorecido la vuelta al poder del general retirado.
Por su parte, Human Rights Watch (HRW) ha criticado este sábado el “innecesario” uso de cañones de agua contra los manifestantes por parte de la policía tailandesa en las “protestas pro-democráticas” contra el gobierno del país de ayer.