EL-SUR

Sábado 01 de Octubre de 2022

Guerrero, México

Mundo  

Es una “flagrante provocación política” la visita “sin pudor” de Pelosi a Taiwán, advierte China

El ministro de Exteriores recalca que “EU no debe soñar con obstruir la reunificación de China”. La líder de la Cámara de Representantes se reunió con la presidenta taiwanesa Tsai Ing Wen y le dijo que “no abandonaremos nuestro compromiso con Taiwán”

Agosto 04, 2022

La líder de la Cámara de Representantes de EU, Nancy Pelosi, es recibida por la presidenta de Taiwán, Tsai Ing Wen, en el palacio de gobierno de Taipeí, ayer, en medio de una escalada de tensión entre Estados Unidos y China por la visita de la política del Partido Demócrata a la isla Foto: Tomada de Internet

Europa Press / Agencia Reforma

Madrid / Salt Lake

El ministro de Exteriores de China, Wang Yi, denunció ayer que la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, actuó “sin pudor” al realizar una visita a Taiwán y resaltó que este desplazamiento supone una “flagrante provocación política” y una “violación maliciosa” de la soberanía del país asiático.
Wang dijo que el viaje de Pelosi “demuestra de nuevo que algunos políticos estadunidenses se convirtieron en generadores de problemas en las relaciones entre China y Estados Unidos y que Estados Unidos se convirtió en el mayor destructor de la paz en el estrecho de Taiwán y la estabilidad regional”, según un comunicado publicado por el Ministerio de Exteriores chino.
“Estados Unidos no debe soñar con obstruir la reunificación de China. Taiwán es parte de China. La completa reunificación de China es la tendencia de los tiempos y algo inevitable en la Historia. No dejaremos espacio a las fuerzas de la ‘independencia de Taiwán’ y la interferencia externa”, explicó.
Así, hizo hincapié en que “no importa cómo Estados Unidos apoye o entre en connivencia con las fuerzas de la ‘independencia de Taiwán’, porque todo será en vano”. “Estados Unidos sólo acumulará más historial de grosera interferencia en los asuntos internos de otros países”, señaló, al tiempo que argüyó que “la cuestión de Taiwán surgió cuando el país era débil y estaba en estado caótico y terminará con el rejuvenecimiento nacional”.
“Estados Unidos no debe fantasear con socavar el desarrollo y la revitalización de China”, subrayó el ministro de Exteriores chino, que incidió en que Pekín “encontró un camino de desarrollo correcto, en línea con sus condiciones nacionales”. “Bajo el liderazgo del Partido Comunista de China (PCCh), mil 400 millones de chinos están avanzando hacia una modernización al estilo chino”, destacó.
Por ello, manifestó que el gobierno chino “pone el desarrollo del país y la nación como base de su propia fuerza” y “desea coexistir de forma pacífica y desarrollarse junto a otros países”, antes de advertir de que “nunca se permitirá a otro país socavar la estabilidad y el desarrollo de China”.
Por otro lado, Pelosi se reunió ayer en el palacio presidencial taiwanés con la presidenta de Taiwán, Tsai Ing Wen, en medio de una escalada de tensión entre Estados Unidos y China por la visita de la política a la isla.
Durante una ceremonia en la oficina presidencial, Pelosi aceptó un premio de parte de la presidenta en nombre del Congreso taiwanés, la ‘Orden de las Nubes Propicias con Gran Cordón Especial’, un “símbolo” de la “preciada amistad” entre Estados Unidos y Taiwán.
En su encuentro con Tsai, Pelosi aseguró que ella y su delegación viajó a Taiwán para “dejar inequívocamente claro: no abandonaremos nuestro compromiso con Taiwán y estamos orgullosos de nuestra amistad duradera”.
“Venimos en amistad a Taiwán. Venimos en son de paz por la región (…) entendiendo el valor de la paz y la prevención de conflictos”, dijo Pelosi, agradeciendo la conmemoración por ser “amiga de Taiwán”: “Has dicho que soy amiga de Taiwán, y creo que ese es un gran cumplido para mí”.
Por su parte, el ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, destacó ayer que el viaje a Taiwán por parte de Pelosi “refleja la misma línea” por parte de Washington respecto a la “situación” en Ucrania y muestra “un deseo de demostrar impunidad”.
Corea del Norte apoyó a China en su postura por la visita a Taiwán de Pelosi, y cuestionó que Estados Unidos quiera salvaguardar la paz en el estrecho de Taiwán.
Los ministros de Exteriores del grupo G7 pidieron ayer a la comunidad internacional “preservar la paz y la estabilidad” en el estrecho de Taiwán tras la visita a Taipéi de Pelosi, que levantó la polémica y suscitó fuertes críticas por parte de China.
En un comunicado, los ministros de Exteriores de Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido y Estados Unidos, así como el Alto Representante de la Unión Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, instaron a “mantener el orden en el marco del Derecho Internacional”, tanto en el estrecho de Taiwán como “más allá”.

Envía China más cazas a la isla autónoma y bloquea importaciones

Un día después de la llegada de Pelosi, a Taiwán, China comenzó a tomar represalias en contra de la isla que considera parte de su territorio.
El Ministerio de Defensa taiwanés dijo ayer que 27 aviones militares del Ejército Popular de Liberación de China ingresaron este 3 de agosto en su zona de defensa aérea.
El día anterior otras dos docenas de cazas habían hecho recorridos similares, sin entrar al espacio aéreo de Taiwán, para luego regresar. Beijing suele hacer este tipo de maniobras como signo de advertencia contra la isla autónoma.
Pelosi dejó la isla ayer después de reunirse con las autoridades taiwanesas y continuó con su gira en Asia.
En tanto, China bloqueó la importación de cítricos y pescado de Taiwán en represalia por la visita de Nancy Pelosi, pero evitó trastornar una de las relaciones de tecnología y manufactura más importantes del mundo.
El continente y la isla, divididos desde 1949 a raíz de una guerra civil, no tienen relaciones oficiales, pero sí mantienen lazos comerciales multimillonarios, sobre todo en la provisión de chips para las fábricas chinas armadoras de los teléfonos celulares y otros artefactos electrónicos que utiliza el mundo.
Construyeron ese negocio durante las décadas en que Beijing amenazaba imponer el régimen del Partido Comunista mediante un ataque a la isla autónoma.
El comercio bilateral aumentó 26 por ciento el año pasado a 328 mil 300 millones de dólares. Taiwán, que fabrica la mitad de los chips del mundo y tiene tecnologías que el continente no puede igualar, dijo que las ventas a las fábricas chinas aumentaron 24.4 por ciento a 104 mil 300 millones de dólares.

La presidenta de la Cámara baja llega a Corea del Sur

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, llegó ayer a Corea del Sur en pleno aumento de la tensión con China por su visita a Taiwán y con la vista puesta en su viaje a Japón, que pondrá el punto y final a su gira por Asia.
El avión de la Fuerza Aérea de Estados Unidos aterrizó en la base de Osan, en Pyeongtaek, a unos 70 kilómetros de Seúl, la capital del país. La delegación, formada por otros cinco congresistas estadunidenses, también viajó con ella.
Poco antes de su llegada, un asesor del presidente surcoreano, Yoon Suk Yeol, dio la bienvenida a Pelosi, que no será sin embargo recibida por el jefe de Estado, que se encuentra de vacaciones. El asesor expresó la necesidad de garantizar la “paz regional y la estabilidad mediante el diálogo y la cooperación”.
Así, está previsto que Pelosi se reúna el jueves con su homólogo surcoreano, el presidente de la Asamblea Nacional, Kim Jin Pyo, según informaciones de la agencia de noticias Yonhap. Ambos abordarán diversas cuestiones en materia de seguridad, especialmente en torno a la región del Indo-Pacífico y Corea del Norte.
Pelosi defendió que su gira por Asia busca reafirmar el “compromiso duradero e inamovible de Estados Unidos con sus aliados y amigos” en la región.