EL-SUR

Jueves 20 de Enero de 2022

Guerrero, México

Mundo  

Militares dan un golpe de Estado en Sudán; detienen al primer ministro y reprimen protesta

El general de mayor rango del país, Abdelfatá al Burhan, anunció la disolución del Consejo Soberano de Transición y del gobierno de transición. Fuerzas de seguridad reprimen manifestaciones multitudinarias en el país con un saldo de tres muertos y 80 heridos. EU, RU y Noruega se mostraron “preocupados” por la “traición” a la transición en esa nación africana

Agencia Reforma / Europa Press Jartum / Madrid

Octubre 26, 2021

 

Miles de sudaneses salieron ayer a las calles de Jartum a protestar contra el golpe de estado y la detención del primer ministro Abdalá Hamdok. El ejército anunció que designará un gobierno tecnocrático para dirigir al país rumbo a las elecciones de julio de 2023 Foto: Tomada de Internet

El general de mayor rango en Sudán disolvió ayer el gobierno y anunció que el ejército dirigirá al país luego de que sus fuerzas arrestaran al Primer Ministro en funciones y a otros funcionarios, mientras miles de sudaneses protestaron en las calles en contra del golpe de Estado.
El presidente del Consejo Soberano de Transición de Sudán, Abdelfatá al Burhan, anunció ayer en televisión nacional la disolución de este organismo y del Gobierno de transición, ratificando un golpe de Estado iniciado a primera hora del día con la detención del primer ministro, Abdalá Hamdok, y varios ministros. El general dijo que las diferencias entre facciones políticas llevaron al ejército a intervenir.
El Hamdok, había hecho un llamamiento a la población a que “ocupe las calles” para “defender la revolución”, poco antes de su arresto.
Al Burhan realizó un anuncio que incluye la suspensión de varios artículos del Documento Constitucional pactado en agosto de 2019 entre civiles y militares tras la asonada que derrocó en abril de ese año al entonces presidente, Omar Hasán al Bashir, así como el cese de los gobernadores provinciales, según recogió el diario Sudan Ajbar.
Asimismo, declaró el estado de emergencia y congeló las actividades del Comité para la Retirada del Empoderamiento y Recuperación de Fondos Públicos, antes de argumentar que las recientes divisiones en las autoridades de transición suponían una “amenaza” para el país y defender que el ejército actuó para “preservar” la revolución.
Burhan dijo que el ejército designará un gobierno tecnocrático para dirigir al país rumbo a las elecciones, programadas para julio de 2023. Pero dejó claro que el ejército permanecerá a cargo cuando dijo: “Las Fuerzas Armadas continuarán realizando una transición democrática hasta que se entregue el liderazgo del país a un gobierno civil electo”.
El anuncio de Al Burhan llegó después de que Hamdok fuera trasladado por militares a “paradero desconocido” después de negarse a respaldar el golpe de Estado en curso, según el Ministerio de Información sudanés, tras varias semanas de tensiones en el seno de las autoridades de transición instauradas en 2019.
Sudán fue escenario a mediados de septiembre de un intento de golpe de Estado, según apuntaron las autoridades de transición, a cargo de un grupo de oficiales de las Fuerzas Armadas supuestamente vinculados con Al Bashir.
Luego de las primeras noticias sobre los arrestos, varios puntos de Sudán registraron manifestaciones multitudinarias, en las que miles de personas cerraron carreteras y quemaron neumáticos; en Jartum, la capital, el ejército movilizó una gran cantidad de efectivos como respuesta.
Al menos tres personas murieron y más de 80 resultaron heridas en la capital del país, Jartum, por la intervención de las fuerzas de seguridad contra los manifestantes según informó el Comité Central de Doctores de Sudán (CCDS) en su último balance.
Las organizaciones civiles, lideradas por la coalición Fuerzas para la Libertad y el Cambio (FFC), secundaron el llamamiento de Hamdok a la desobediencia civil.
Medios locales denunciaron un corte de Internet desde la mañana de ayer, un servicio que se vio interrumpido dificultado la “libertad de información, de asociación y de reunión pacífica”, denunció Amnistía Internacional.
Reacciones. La ‘troika’ para Sudán, integrada por Estados Unidos, Reino Unido y Noruega, mostró “profundamente preocupada” por los recientes acontecimientos en Sudán, a los que catalogó como “una traición” a la transición en el país.
“Las acciones de los militares representan una traición a la revolución, la transición y las legítimas solicitudes del pueblo sudanés de paz, justicia y desarrollo económico”, trasladaron las tres naciones en un comunicado.
Estados Unidos anunció la congelación de 700 millones de dólares en ayuda de emergencia a Sudán en respuesta al golpe de Estado perpetrado ayer contra el primer ministro Abdalá Hamdok.
ONU muestra su “profunda preocupación” por el golpe y reclama la liberación “inmediata” del primer ministro
La Unión Africana pide la liberación de Hamdok y restaurar la Documento Constitucional en Sudán
La UE condena la detención del primer ministro sudanés por parte del ejército: “Es una traición a la transición”.
La organización Human Rights Watch (HRW) instó a los líderes militares de Sudán, autores de la toma de poder del país ayer, a que respeten y protejan los derechos de los ciudadanos y que liberen a las personas detenidas, como el primer ministro Abdalá Hamdok.
El golpe de Estado de ayer en Sudán supone una ratificación del aumento de la inestabilidad política en África y el nuevo ascenso de la implicación de los ejércitos en la política del continente, tras varias asonadas exitosas y tres intentonas abortadas por las autoridades.
La toma del poder amenaza con descarrilar el largo e inestable intento de transicionar a la democracia dos años después de que manifestantes forzaron la salida del autócrata Omar al-Bashir. La medida sucedió justo antes de que el ejército debiera entregar a civiles el próximo mes el liderazgo del gobierno conjunto entre el ejército y civiles.