EL-SUR

Miércoles 10 de Agosto de 2022

Guerrero, México

Mundo  

Preocupan a Bachelet los informes sobre niños que habrían sido “deportados a la fuerza” a Rusia

La Comisión Internacional Independiente de Investigación sobre Ucrania denuncia la desaparición de menores en zonas ocupadas por las tropas invasoras. Reportan que dos militares estadunidenses que estaban en Járkov podrían haber sido capturados por los rusos. EU anuncia un nuevo paquete de asistencia de seguridad a Kiev por mil millones de dólares

Junio 16, 2022

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, en imagen de archivo Foto: Tomada de Internet

Europa Press / DPA

Madrid / Bruselas

la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, expresó ayer su preocupación por los informes de niños ucranianos que habrían sido “deportados a la fuerza” de Ucrania y llevados a Rusia para su posterior adopción.
“Nos preocupan los supuestos planes de las autoridades rusas para permitir el traslado de niños de Ucrania a familias en Rusia. Estas medidas no parecen incluir políticas para la reunificación familiar ni contemplar los mejores intereses de los niños”, ha explicado Bachelet en un comunicado.
El Consejo de Derechos Humanos de la ONU investiga las denuncias acerca de niños sacados de orfanatos en la región del Donbás, en el este de Ucrania, aunque la oficina de la Alta Comisionada no ha podido confirmar estas alegaciones ni la cantidad de niños que se podrían encontrar en tal situación.
En un comunicado, la agencia de la ONU notificó que estaba al tanto de los informes que mencionan que Rusia “podría estar modificando la legislación existente para facilitar la adopción rápida” de huérfanos en el Donbás.
La Comisión de Investigación sobre Ucrania, creada en marzo por los Estados miembros del Consejo de Derechos Humanos, asegura por su parte que existe un número “significativo” de niños desaparecidos en los territorios ocupados por las tropas rusas.
En este sentido, el presidente de la comisión de investigación, Erik Mose, ha indicado que en reciente viaje a ciudades como Bucha, Irpin, Járkov o Sumy, recibió información sobre asesinatos arbitrarios de civiles, destrucción y saqueo de propiedades, así como ataques a la infraestructura civil, incluidas las escuelas.
Al describir los diez días que duró su viaje, Mose señaló que las personas con las que habló habían compartido sus “historias dolorosas” que, “de confirmarse”, podrían respaldar las afirmaciones de violaciones del Derecho Internacional de los Derechos Humanos.
Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), en los orfanatos, internados y otras instituciones para jóvenes de Ucrania había más de 91 mil niños antes de la invasión rusa del 24 de febrero.
Por otro lado, dos veteranos del Ejército de Estados Unidos han desaparecido cerca de la ciudad ucraniana de Járkov y se teme que hayan sido capturados por las tropas rusas, según han denunciado ayer los familiares de los ciudadanos estadunidenses.
El soldado Alexander Drueke, de 39 años, y el marine Andy Tai Huynh, de 27, ambos del estado de Alabama, desaparecieron cerca de Járkov en el marco de enfrentamientos con las tropas rusas bajo el mando de la Brigada 92 ucraniana, cerca de Izbytske, el pasado 9 de junio.
Por otro lado, el representante de Rusia ante Naciones Unidas, Vasili Nebenzia, ha acusado a las potencias occidentales de tener las manos manchadas con la sangre de los ciudadanos del Donbás, en el este de Ucrania, refiriéndose así a los envíos de armas al país vecino.
El Ministerio de Defensa de Rusia ha asegurado que sus Fuerzas Armadas han destruido un almacén con municiones supuestamente enviadas por países de la OTAN en la región ucraniana de Leópolis, en la zona oeste del país.
El portavoz ministerial, Igor Konashenkov, ha indicado que en estas instalaciones, situadas cerca de la localidad de Zolochiv, había distintos tipos de armas, entre ellas obuses M777, según informaciones de la agencia de noticias Interfax.
Por otro lado, las autoridades de Turquía han anunciado ayer la puesta en marcha de una “línea de comunicación” para solventar al bloqueo al que se encuentran sometidos los puertos ucranianos y que ha provocado un aumento de los precios de los cereales y, con ello, un empeoramiento de la crisis alimentaria en muchos países.
El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha confirmado ayer que el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, intervendrá en la cumbre de líderes de la OTAN de finales de junio en Madrid, aunque no ha desvelado si acudirá en persona o participará por videoconferencia.
Stoltenberg, ha mantenido ayer un contacto “constructivo” con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, sobre la adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN, después de que reiterara el bloqueo turco y reclamara pasos “concretos y claros” a ambos países escandinavos en materia antiterrorista para desbloquear la situación.

Los ingresos por petróleo de Rusia aumentaron un 11% en mayo

Las ventas de petróleo y productos derivados reportaron a Rusia unos ingresos de 20 mil millones de dólares en mayo, una cifra que representa un incremento del 11.1 por ciento respecto del mes anterior, a pesar de la bajada del 2.5 por ciento en los volúmenes comercializados, según las estimaciones de la Agencia Internacional de la Energía (AIE).
De este modo, los ingresos petroleros de Rusia se situaron en mayo a un nivel equivalente al de los meses anteriores a la invasión de Ucrania, gracias al fuerte incremento de los precios, ya que el volumen de ventas fue un 2.5 por ciento inferior al de febrero y casi un 5 por ciento inferior al de enero de 2022.
Por otro lado, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha informado ayer a su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski, de que Washington proporcionará otros mil millones de dólares en asistencia de seguridad al país con el objetivo de “apoyar” sus operaciones defensivas en la región del Donbás.
El gobierno de Estados Unidos ha impuesto ayer sanciones contra dos miembros del grupo extremista de ultraderecha Movimiento Imperial Ruso, que mantuvo contactos con radicales estadunidenses y colaboraron en la organización de protestas prorrusas en la región de Donbás.