EL-SUR

Martes 16 de Agosto de 2022

Guerrero, México

Mundo  

Ucrania eleva a 318 la cifra de niños muertos y a 581 la de heridos desde el inicio de la guerra

El líder de la autoproclamada república de Donetsk señala que las tropas ucranianas están “moralmente reprimidas”, a la par que sus capacidades militares están notablemente diezmadas. El Tribunal Europeo concede medidas cautelares a un marroquí condenado a muerte en dicha región separatista

Junio 17, 2022

Europa Press

Madrid

Las autoridades de Ucrania elevaron ayer a cerca de 320 el número de niños muertos desde el inicio de la invasión rusa, desatada el 24 de febrero por orden del presidente de Rusia, al tiempo que han denunciado que cerca de 600 menores han resultado heridos en el marco de los combates.
La Fiscalía ucraniana ha indicado en un comunicado publicado en su página web que hasta ahora ha podido verificar 318 niños muertos y 581 heridos, si bien ha resaltado que “estas cifras no son finales, ya que el trabajo está en marcha en lugares de hostilidades activas y en los territorios temporalmente ocupados y liberados”.
Así, ha manifestado que la provincia de Donetsk es la que acumula un mayor número de víctimas, con 297 entre muertos y heridos. Por detrás figuran la región de Járkov, con 170; la de Kiev, con 116; la de Chernígov, con 68; la de Lugansk, con 54; la de Jersón, con 52; y la de Mikolaiv, con 48.
La Fiscalía ha detallado además que ha podido verificar la muerte de dos familias y sus cinco hijos en un bombardeo ejecutado por las fuerzas rusas el 15 de marzo contra un edificio en Mariúpol. Durante la jornada del miércoles confirmó la muerte de otros 21 niños durante la ofensiva rusa contra eta ciudad, situada en el sureste de Ucrania.
Por último, ha apuntado que 2 mil instituciones educativas han sufrido daños materiales a causa de los ataques por parte de las fuerzas rusas, de las cuales un total de 208 han quedado “completamente destruidas”.
Por su parte, el jefe de la autoproclamada República Popular de Donetsk (RPD), Denis Pushilin, ha señalado que los últimos avances militares en el este de Ucrania han llevado el conflicto a un nuevo “punto de inflexión”.
En declaraciones a la agencia rusa de noticias Interfax, el líder de la RPD ha explicado que las tropas ucranianas están “moralmente reprimidas” a la par que sus capacidades militares están notablemente diezmadas.
Así, Pushilin ha enfatizado que “en un futuro muy cercano”, las autoridades de Donetsk estarán en disposición de tomar “medidas integrales” en conjunto con sus aliados para evitar que las tropas ucranianas “bombardeen el Donbás”.
En este sentido, el alto funcionario ha apuntado a la posibilidad de adelantar la línea de combate hacia el interior de Ucrania si con eso se logra eliminar la amenaza de ataques sobre su territorio.
Las autoridades de la autoproclamada república de Donetsk han rechazado ayer indultar a los dos ciudadanos británicos que fueron condenados a muerte junto a un tercero marroquí tras ser acusados de ser “mercenarios extranjeros” y han asegurado que “no hay motivos para ello”.
Pushilin ha señalado así que “la cuestión no está siquiera siendo debatida” a pesar de que el Gobierno británico ha dicho trabajar “sin descanso” para lograr la liberación de los dos ciudadanos, Sean Pinner y Aiden Aslin.
Por otro lado, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha decidido conceder ayer medidas cautelares a un ciudadano marroquí, miembro las Fuerzas Armadas de Ucrania, que se rindió a las fuerzas rusas y ha sido condenado a muerte en la autoproclamada República de Donetsk.
“El Tribunal indicó, en particular, al Gobierno de la Federación de Rusia, en virtud del artículo 39, que deben garantizar que la pena de muerte impuesta al solicitante no sea llevada a cabo; garantizar las condiciones apropiadas de su detención; y proporcionarle asistencia médica y medicación necesarias”, ha señalado en un comunicado.
El solicitante, Brahim Saadune, es un ciudadano marroquí que se mudó a Ucrania en 2019 para estudiar en Kiev. En noviembre de 2021, salió de la capital para recibir entrenamiento militar y, posteriormente, fue enviado a la región de Donetsk en la Brigada 36 de Infantería Marina de Ucrania.
Las autoridades rusas anunciaron el 13 de abril de 2022 que mil 026 militares ucranianos de su misma brigada habían dejado voluntariamente sus armas y se habían rendido a las fuerzas rusas en Mariúpol.
Mientas, el Consejo de Europa ha condenado ayer las “graves violaciones” de los Derechos Humanos cometidas por las tropas rusas en la península de Crimea, especialmente contra ciudadanos ucranianos, y ha expresado su preocupación.
En un comunicado, el Comité de Ministros del Consejo de Europa ha afirmado que Rusia ha “negado reiteradamente un acceso seguro a Crimea al comisionado para Derechos Humanos y otros representantes de mecanismos de supervisión de la situación de los Derechos Humanos en la zona”.
En este sentido, ha recalcado que “no reconoce” la anexión “ilegal” de Crimea y Sebastopol al territorio ruso y ha lamentado que la situación se ha “deteriorado significativamente” bajo la ocupación rusa.

El Kremlin completará su misión en el Donbás además de resistir sanciones

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha asegurado ayer que Rusia planea resistir las sanciones occidentales y completar su misión en el Donbás, en el este de Ucrania.
“El objetivo número uno es proteger a la población del Donbás y de Lugansk de quienes están bombardeando Donetsk, por ejemplo, ahora mismo, y matando a civiles allí. Y lo han estado haciendo durante los últimos ocho o nueve años”, ha subrayado Peskov en una entrevista en el canal estadunidense CNN.
A la pregunta de si la intención de Rusia es ocupar los territorios ucranianos en Odesa, Járkov y Jersón, Peskov ha señalado que la decisión dependería de la “voluntad de la población local”.
“En cuanto a otros territorios y regiones de Ucrania, ya saben, cuanto más limpian nuestros militares el territorio de esos regimientos nacionalistas, más gente les da la bienvenida y más gente declara su deseo de interrumpir su vida futura con el régimen moderno de Kiev”, ha indicado.
Peskov, ha asegurado ayer que las sanciones impuestas por la Administración del presidente estadunidense, Joe Biden, contra Rusia a raíz de la invasión de Ucrania “son las peores desde la Guerra Fría”.
Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha afirmado ayer que las conversaciones con Europa sobre la guerra de Ucrania ya no son una prioridad para el Kremlin, después de que los países occidentales hayan preferido “ausentarse” de las mismas.