EL-SUR

Sábado 04 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

? LA REPÚBLICA DE LAS LETRAS

Humberto Musacchio

Agosto 07, 2006

Que el IFE es imparcial e independiente
A lo largo de la semana pasada se publicaron desplegados de apoyo al recuento de votos y también uno según el cual “durante las campañas sobraron descalificaciones”, pero el día 2 de julio todo fue ejemplar en un proceso dirigido por el IFE, al que los firmantes refrendan la “confianza en su imparcialidad y en su independencia”, pese a que, reconocen, existe “una aguda controversia en torno a la limpieza y validez de la elección presidencial” porque “puede haber errores e irregularidades, pero no fraude”. El documento, redactado por José Woldenberg, está firmado por Jorge G. Castañeda, José Luis Cuevas, Enrique Krauze, Héctor Aguilar Camín, Jorge Alcocer, Christopher Domínguez, Denise Dresser, Jorge Fernández Meléndez, Fátima Fernández Christlieb, Enrique Florescano, Luis González de Alba, Soledad Loaeza, Federico Reyes Heroles, Alejandro Rossi, José Sarukhán y Guillermo Sheridan, entre otros, hasta sumar 130. El candidato de la derecha, Felipe de Jesús Calderón, desde luego apoyó en forma entusiasta “el pronunciamiento (sic) de los intelectuales y académicos”, lo que por supuesto también aplaudió Rubén Aguilar, vocero de la Presidencia.
Por la transparencia que requiere el país
En desplegados aparecidos en diversos medios, otros miembros de la comunidad artístico-intelectual apoyan el recuento total de los votos. Uno de esos documentos lo firman 61 científicos de 25 instituciones del país, quienes después de analizar trece estudios sobre las cifras del IFE demandan que se cumpla con el principio de certeza. Otro desplegado tiene entre sus firmantes a figuras académicas de las más diversas especialidades, tales como Manuel Peimbert, Helena Beristáin, René Drucker, Luis Villoro, Arnaldo Córdova, Raúl Carrancá y Rivas, Eduardo Matos Moctezuma, Margit Frenk, Ernesto de la Torre Villar, Alfredo López Austin, Julieta Fierro, Octavio Paredes López, Mario Melgar Adalid, Carlos Marichal, Daniel Cazes Menache, Raymundo Mier, Sergio Zermeño, Patricia Galeana, Flora Bottom Burlá, León Olivé, Annie Pardo, Patricia Volkow, Cristina Gómez, Américo Saldívar, Anthony Stanton, Luis Fernando Lara, Alberto Darszon, Manuel González Casanova, Cristina Barros, Marco Buenrostro y muchos otros investigadores cuyos nombres quizá no dicen mucho hacia fuera, pero que gozan de alta estima por la importancia de sus investigaciones, así como personajes que laboran en universidades, pero cuentan con una obra pública que los avala, como la fotógrafa Renata von Hanffstengel o los escritores Sergio Fernández, Jorge F. Hernández, Evodio Escalante o Verónica Murguía. Eso sin contar a Elena Poniatowska, Sergio Pitol, Fernando del Paso, Carlos Monsiváis, David Huerta, Víctor Flores Olea, Gilberto Aceves Navarro, Eugenia León, Gabriel Macotela, Rafael Segovia, Guadalupe Loaeza, María Novaro, Héctor Vasconcelos, Rafael Barajas El Fisgón, Julio Solórzano y decenas de figuras bien conocidas, tanto por su producción intelectual como por su reiterada responsabilidad cívica.
Un mínimo balance preliminar
El país sale ganando con la definición política de sus creadores, especialmente si éstos hacen aportes de orden teórico, descriptivo o interpretativo a su respectiva causa. Para el PAN debe ser motivo de regocijo volver a contar con activistas y simpatizantes entre la comunidad pensante, especialmente en sectores provenientes de la izquierda que decidieron dejar atrás sus convicciones, lo que no significa, como malamente lo sugirió Marcelo Ebrard, que se trata de personas que obran movidas por afanes lucrativos o de conveniencia personal. No se vale decirlo, no sin pruebas, de quienes apoyan a Calderón ni tampoco de los que respaldan a López Obrador, entre los cuales hay un nutrido contingente de actores, entre los que se cuentan Daniel Giménez Cacho, Julieta Egurrola, Diego Luna, Isela Vega, Jesusa Rodríguez, varios de los Bichir, Jesús Ochoa, Dolores Heredia, Regina Orozco y Héctor Bonilla, quien al igual que Carlos Monsiváis exige el recuento de los votos, pero no está de acuerdo con arruinar la vida de los capitalinos con el bloqueo de Reforma y avenidas transversales, lo que le costó una rechifla de los perredistas, pero lo cierto es que resulta más fácil criticar a la banda de enfrente que a la gente que se tiene al lado. Bien por el gran Héctor Bonilla.
Gobiernos panistas censuran libro
Con el apoyo militante de sus obispos, los gobiernos panistas de Baja California, Aguas-calientes, Querétaro, Yucatán y San Luis Potosí han decidido censurar el libro de texto gratuito Ciencias de la biología I. Los pretextos, como ocurre en estos casos, anteponen las convicciones morales de un grupo a los intereses de la sociedad en su conjunto, en la idea de que en materia sexual lo mejor es la abstinencia, no sólo de actividad erótica, sino incluso de la más elemental información. Satisfacer las exigencias de sectores fanáticos implica elevar la ignorancia a objeto de culto. El resultado, podemos adelantarlo, será un mayor número de violaciones y embarazos no deseados y más contagio de sida.
Breviario…
Murió en la ciudad de México Nicolás Humberto Sánchez-Osorio, cronista de sociales nacido en Puebla en 1940, quien se inició profesionalmente en el periódico Novedades, donde cobró fama su columna Snobíssimo. En los últimos años colaboraba en Reforma y dirigía Casas & gente, la revista que fundó en 1985. @@@ La noche del sábado, en el Foro Lindbergh, teatro al aire libre del parque México, personas de origen judío y libanés se reunieron en un ejemplar acto para manifestarse por la paz. @@@ Discos Pentagrama, la firma que comanda Modesto López, sigue grabando poesía. Entre sus últimos discos están uno de Otto Raúl González y otro de Enriqueta Ochoa, quienes dicen sus poemas con la convicción natural que sólo tienen los autores. @@@ Asegura Raquel Tibol que en la obra del finado Julio Galán no hay influencia de Frida Kahlo, pero lo cierto es que en su pintura hay varios elementos que lo emparientan con la habitante de la Casa Azul y es también innegable que Galán se montó, y muy bien, en la ola de la fridomanía, con excelentes resultados mercantiles.