EL-SUR

Sábado 04 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

ESTRICTAMENTE PERSONAL

A la caza del EPR

Raymundo Riva Palacio

Septiembre 07, 2007



Una nueva amenaza contra los hermanos Emiliana, Alejandro y Francisco Cerezo Contreras, hijos de Francisco Cerezo Quiroz,
cuyo nombre verdadero es Tiburcio Cruz Sánchez, comandante en jefe del EPR, y de Elodia Canseco Ruiz, conocida públicamente
como Emiliana Contreras, quien se encuentra en la clandestinidad desde los 70, llegó por internet. Como una anterior amenaza
desde la misma dirección electrónica está altamente codificada, pero a diferencia de la primera, se mete en la historia previa del
EPR, se remonta a los largos años de confrontaciones internas del Procup, precursor del EPR, y reconoce por vez primera que los
autores del correo son los responsables de la desaparición de Gabriel Alberto Cruz Sánchez.
Gabriel Alberto, hermano de Tiburcio, es una figura clave dentro de los movimientos armados. Cofundador del EPR, era enlace
entre los diferentes grupos armados, por lo que su desaparición a fines de abril en Oaxaca fue un doble golpe al corazón del EPR.
Extrañamente, en esta nueva amenaza no hay mención alguna de Edmundo Reyes Amaya, quien desapareció en el mismo lugar y
fecha que Gabriel Alberto, y a quien el Cisen identifica como Constantino Alejandro Canseco Ruiz, el número 2 del EPR, y cabeza
de la escisión eperrista Tendencia Democrática, vinculada a la APPO durante el continuo conflicto político en aquella entidad.
El correo fue enviado desde tiburcio loxicha [[email protected]], mismo de donde salió la primera amenaza. Pero a
diferencia del anterior, que de sí era sumamente intimidante, en este aparecen referencias más precisas sobre el pasado de los
jefes del EPR, lo que hace que la amenaza sea más concreta, al dejar saber que quienes están cazándolos conocen al detalle su
historia, trayectoria, y sus actuales pasos. El correo electrónico y la deconstrucción del mismo, colocada entre paréntesis, es la
siguiente: “Ale, paco, emi: ya no se hagan pendejos y ya defiendan a su tío Gabriel Alberto (de manera reiterada, los hermanos
han dicho que no hay lazos sanguíneos con los jefes del EPR), no sean ojetes, no nieguen que es su tío, que cabrones salieron
que ni a su familia defienden. ¿Quieren nombres, fotos donde están con él, pruebas como dice el niño Ale? ¿Y tus demás tíos
dónde están? (dos de las tres familias históricas del EPR son los Cruz Sánchez y los Canseco Ruiz, varios de los cuales de estos
últimos, ex guerrilleros, hoy luchadores sociales que se manejan dentro de la ley; la otra es la de los Círigo Vázquez). Díganles a
buchito (Tiburcio) que es bien putito, que se acuerde de los hermanos cortez gutiérrez, de Arturo albores, carlos chavaría, de los
de las huastecas, los muertitos de loxichas”.
Estos nombres y lugares son claves en la historia de las pugnas internas del Procup. Arturo Albores, detalló Gerardo Alberto
González en un documento para el Colegio Mexiquense en 2004, llegó a Chiapas en 1979, donde fundó la Organización
Campesina Emiliano Zapata (OCEZ). Enfrentó la represión durante el gobierno de Patrocinio González Garrido, quien promulgó
una nueva ley con dedicatoria al movimiento magisterial y el movimiento indígena. En 1989, mientras estaba en una papelería en
Tuxtla Gutiérrez, Albores fue asesinado. De acuerdo con González, se sospechó de terratenientes como autores intelectuales del
crimen (la OCEZ fue uno de los dinamos del EZLN que atacó a los terratenientes), pero también existió la versión de que pudo
haber sido un ajuste de cuentas interno.
Carlos Chavaría es Carlos Hernández Chavarría, un dirigente comunista que llegó a Oaxaca a finales de los 70 y se vinculó con el
entonces rector de la Universidad Autónoma Benito Juárez, de Oaxaca, Felipe Martínez Soriano, fundador del Procup, quien lo
hizo secretario general de la Universidad, hasta que fue asesinado en 1978. El asesinato le fue adjudicado al Procup, como parte
de sus luchas internas, y entre las personas a las cuales se señaló como autores del crimen se encontraba José Luis Cortés
Gutiérrez, quien junto con dos de sus hermanos, Arturo y Felipe, fueron asesinados en 1983, en otro ajuste interno de la
guerrilla.
La referencia a “las huastecas” aparentemente se refiere al “Comando Popular Clandestino”, que cuando apareció en diciembre de
2005 en La Huasteca hidalguense fue denunciado por el EPR como un grupo “paramilitar” que pretendía asesinar a luchadores
sociales. En esa región se localizaba a los Comandantes Antonio y Aurora, que fueron jefes del EPR hasta su primera gran
escisión en 1999, cuando los denunciaron por abandonar los principios revolucionarios. Los dos fundaron el ERPI, pero fueron
detenidos y actualmente se encuentran presos.
El correo electrónico continúa: “Díganle al ‘comandante general buchito’ que no se queje que aguante la verga porque a él le valió
madres matar y asesinar a gente inocente. Ale te cuidamos, paco siguele echando ganas, emi te amamos (estas referencias
parafrasean con ironía una carta que les enviaron sus padres hace poco más de una semana desde la clandestinidad). Ale, paco,
¿por qué se odian las tres familias oaxaqueñas? (De acuerdo con un informe del Cisen, las diferencias comenzaron en los 90 por
el manejo del dinero obtenido de los secuestros).
“Buchito, dónde andas? Ya te queremos ver pa que nos sigas poniendo a tu poquita gente que te queda. Siguele echando tus
peditos buchitos que cuando la sientan toda a ver si son tan cabroncitos. Tiburcio te extrañamos (el EPR ha mantenido un largo
silencio en las últimas semanas, salvo un comunicado hace una semana donde señalan que sólo la comandancia en el Valle de
México está autorizada para emitirlos) sigue dándonos a tu culera family. Ale, paco, saben donde lava el dinero tu papa que ha
sacado de los secuestros? No? En que banco? En Oaxaca? (De acuerdo con el Cisen, entre 1998 y 2006 el EPR realizó más de 30
secuestros, de donde obtuvo 73 millones de dólares).
“Adios amores están en buenas manos, la de nosotros, sus verdaderos papacitos, Hasta luego amorcitos sigan echandoles ganas
(una vez más parafrasean irónicamente la carta de sus padres), que pronto estarán cerca de sus familiares queridos para que ya
no sigan mintiendo. Hasta luego Tiburcio matón. Amorcitos, que investigue amnistía internacional a sus papa y mama por
fascistas comunistas. Salud mi comandante porque la casa pierde. Ale, paco, confíen en nosotros, poco a poco seremos amigos.
Muchos besos y saludos a todos y en especial a los pedos en Oaxaca y Morelia (las casas de seguridad de la comandancia general
del EPR)”.
El correo no deja mucho a la interpretación. Este grupo va sobre los hermanos Cerezo Contreras, en la búsqueda nacional de sus
padres. Pero, ¿quiénes son los que están a la caza? El EPR afirma que el Ejército. En el gobierno lo niegan, pero tampoco han
hecho mucho por esclarecer que esta guerra sucia no viene desde las cañerías del Estado Mexicano.

[email protected]
[email protected]