EL-SUR

Martes 30 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

ESTRICTAMENTE PERSONAL

Cola larga

Raymundo Riva Palacio

Octubre 21, 2005

ESTRICTAMENTE PERSONAL

Desde hace unos días, en el cuartel general de la campaña de Roberto Madrazo, la única preocupación sobre Arturo Montiel era cómo lograr que su declinación a la candidatura presidencial fuera lo menos dolorosa posible, y que les dejara de hacer daño. Imposible. Montiel abandonó humillado la contienda, tras caer víctima de la ambición de poder que le impidió ver que su pasado le afectaría no sólo sus aspiraciones, sino probablemente le modificaría para siempre su vida personal. Su colapso como político no debe ser visto con regocijo por los madracistas que ahora sí ven libre el camino a la candidatura, sino llevarlos a la reflexión si Madrazo no tendría a bien seguir el ejemplo.

Madrazo, tras unos días dubitativo, ya no volvió a dar marcha atrás y soportó los embates para que surja un candidato de relevo, que no sea el tercer registrado, Everardo Moreno, a quien nadie en sano juicio lo puede tomar en serio. El escándalo de Montiel sugiere que es apremiante el cambio. Según los tracking polls de la contienda, los 15 días de polémica sobre el mexiquense le costaron 13 por ciento a Montiel y 12 por ciento a Madrazo, mientras que en las preferencias electorales para la Presidencia por partidos, registró la caída del PRI y lo ubicó, por primera vez, empatado con el PRD y el PAN. Visto objetivamente, después del affaire montielesco las posibilidades del PRI para reconquistar Los Pinos se redujeron notablemente, sin contabilizar todavía la diáspora de militantes que en los próximos días comenzará a darse.

Pero Madrazo y su equipo se sienten inmunes. Madrazo, argumentan, tiene el 60 por ciento del apoyo de la base militante del PRI, controla el Consejo Político, la mayoría de los 17 gobernadores priístas están alineados con él, y los priístas en 28 de las 32 entidades del país lo respaldan. En su imaginario de las percepciones contra las cifras frías, ganan las segundas, aunque soslayan que en política no siempre corren alineadas. Sobre esos parámetros, sería muy difícil quitarle realmente la candidatura. ¿Pero es Madrazo un candidato ganador? Las apuestas están divididas, y en buena parte porque se sustentan en percepciones. Madrazo y su gente creen que la mala imagen que tiene un segmento de la población hacia él, se supera con el respaldo que está encontrando en su campaña. Piensan que podrían, para compensarla, iniciar una campaña contra el ex presidente Ernesto Zedillo, a quien Madrazo responsabiliza de haber provocado la difamación de su figura. No va a ser tan fácil, y ya comenzaron a circular versiones –en un reciclaje del pasado que no se olvida– que haría palidecer al destino actual de Montiel.

Un memorando que se preparó dentro del equipo de Montiel para dispararlo en el momento en que lo consideraran conveniente, porque el ex gobernador estaba convencido de que la guerra sucia en su contra provenía de Madrazo, menciona en algunas de sus partes sustanciales una serie de transferencias de dinero al PRI de Tabasco cuando Madrazo era gobernador. El informe se refiere al fideicomiso F/2931-1 del Comité Directivo Estatal del PRI, aunque no detalla que esa información se encuentra a disposición de quien lo desee en Internet, en www.opinion.unam.mx, y que ha servido de materia prima para que otras publicaciones reproduzcan las partes más escandalosas del reporte que menciona los depósitos en la corta vida del instrumento financiero, que nació el 5 de agosto de 1993 y se cerró el 11 de noviembre de 1994.

El reporte, elaborado por Emmanuel Ruiz Subiaur, académico de la Universidad del Valle de México en el campus Villahermosa, en diciembre de 2000, resalta un depósito de Banca Unión, en aquél entonces propiedad de Carlos Cabal Peniche, procedente de Nuevo Laredo, a la cuenta de la inmobiliaria Lomas Mil, SA de CV, por 12 millones y medio de pesos, que motivó una investigación de la Procuraduría Fiscal pero que, en julio de 1996, fue sobreseída al no haber encontrado irregularidades. Igualmente destaca otro depósito al fideicomiso del PRI tabasqueño por alrededor de 100 mil dólares en abril de 1994, procedente de una transferencia realizada por la empresa Reséndez and Associates, uno de cuyos socios es Juan Reséndez Bortoloussi, cuyo hermano Carlos fue señalado como presunto cerebro financiero del Cártel del Golfo cuando Juan García Ábrego era el jefe. Juan Reséndez Bortoloussi trabajó en el área de logística durante la campaña presidencial de Luis Donaldo Colosio, y fue sujeto a una investigación de la PGR para verificar si, efectivamente como lo había señalado Eduardo Valle, que fue asesor de esa dependencia, el Cártel del Golfo había infiltrado al equipo del infortunado candidato. Esa investigación nunca llegó a nada.

Aunque en ambos casos Madrazo ha salido bien librado por la justicia, el hecho mismo de que vuelvan a aparecer referencias de su turbulento pasado, no le augura un futuro mediato apacible. La Secretaría de Hacienda, que lo exoneró de la querella fiscal, estableció en un comunicado de prensa el 15 de julio de 1996 que no obstante, se reservaba el derecho de reabrir la investigación en caso de que surgieran nuevos elementos. En esa secretaría trabajaba un subsecretario en la parte fiscal, Francisco Gil, quien hoy es el titular en Hacienda y a quien, en algunos círculos bien enterados alrededor de Montiel y Madrazo, le adjudican haber proporcionado la documentación que liquidó al mexiquense de la campaña. Madrazo no está libre de esas culpas. En agosto de 2001, La Jornada publicó que a través de la correduría texana Financial House Asset Management Corp. depositó 46 millones de dólares durante su gestión como gobernador de Tabasco aunque sólo obtuvo ingresos por 7 millones. ¿De dónde salió ese dinero? Nadie sabe, pero lo que está sucediendo ahora con Madrazo es una especie de déja vu con lo que le sucedió a Montiel. Éste tenía la cola larga y no se cuidó. Madrazo es la misma historia, incluido, por supuesto, su ambición desmedida de poder.

 

[email protected]

[email protected]