EL-SUR

Sábado 20 de Julio de 2024

Guerrero, México

Opinión

De Covid y Rutger Bregman

Gibrán Ramírez Reyes

Octubre 26, 2020

PENSÁNDOLO MEJOR

Desarrollé un cuadro relativamente grave de Covid-19. No puedo decir que no lo esperara. Soy hipertenso, estoy gordo y he padecido de pulmones y bronquios por lo menos desde los quince años. Por si no fuera suficiente, la neumóloga que me atiende me ha hecho notar que a algunos de quienes peor nos va somos hombres jóvenes, que tendemos a desarrollar una muy virulenta reacción inflamatoria ante el SARS-CoV-2. Una parte del camino me la sé. No me asusta toser sangre, sé estar quieto mucho tiempo, boca abajo, no padezco de ansiedad pese a la dificultad respiratoria, aunque hace ya bastantes años que no me pasaba. Pero hay alivios que no se pueden tener con Covid. Por ejemplo, las nebulizaciones no están recomendadas, de modo que los medicamentos antiinflamatorios y broncodilatadores se aplican, a lo más, con una aerocámara espaciadora, que no es otra cosa que un botecito de plástico que hace más amable la aspiración y menos probable que el medicamento rebote de los bronquios con el poco aire que entra. Tampoco esperaba, como fuera, tener una fiebre rebelde contra el más agresivo de los cocteles antipiréticos que he tomado en la vida, ni me esperaba que tardara una semana en ceder. Como podrán entender mis lectores, no he tenido mucha cabeza, de tal modo que sólo quiero ocupar este espacio para dos cosas. La primera de ellas es disculparme y agradecer las muestras de cariño –que afortunadamente han superado a los deseos de una muerte pronta, que también ha habido. La segunda es hacerles una recomendación de lectura, particularmente para corazones progresistas: Rutger Bregman.
He venido a descubrir a Bregman el último año, particularmente buscando textos didácticos para el curso de Lenguaje, Cultura y Poder que imparto en la UNAM. Se trata de un historiador holandés de 31 años, zurdo, un ensayista notable sin más pretensiones que la de ser un explicador. Se ha vuelto bastante famoso, aunque por alguna razón sin demasiada suerte entre el debate público mexicano. De sus textos tengo que destacar dos: el primero, su argumentación a favor de la renta básica universal, nunca tan persuasivamente planteada (que se puede también encontrar en una Ted Talk en youtube); y el segundo, el argumento sobre el surgimiento del modelo de prisiones en Estados Unidos y cómo influyeron en él algunas ramas del conocimiento como la psicología, la sociología y la ciencia política. Se trata de un texto particularmente revelador, un esbozo de historia intelectual desesperante, que muestra cómo la mala ciencia social puede echar a perder vastas regiones de la vida social, empezando por teorías aparentemente modestas, como la llamada de las ventanas rotas: una tontería que sugiere que el desorden menor termina siempre en criminalidad, a menudo mayor, que sostenía que por ello debían ajustarse hasta los desórdenes más insignificantes de los barrios y que por ello fue el alma de las peores y más racistas políticas de seguridad pública en el mundo de la mano de propagandistas suyos como Rudolph Giuliani. Si bien el argumento de Bregman no es necesariamente original –la crítica a la sociología más punitivista ha sido expuesta de manera particularmente magistral por Loïc Wacquant– su forma de exponer sí es ágil, armoniosa, seductora. Sin ser lecturas ligeras, las de Bregman son amenas y sirven para un alto planeado u obligado.