EL-SUR

Miércoles 16 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

De realidades, paradigmas y expectativas

Jorge Camacho Peñaloza

Noviembre 21, 2015

La única manera de hacer frente al terrorismo
es tratar con los problemas que crean el terrorismo

Cofer Black

Guerrero está iniciando un nuevo sexenio de gobierno estatal, muy esperado después del desgobierno en que acabaron los anteriores -interino y el constitucional-, por lo que además de la grave situación en la que dejaron al estado y en la que se encuentra, el nuevo gobierno tiene sobre sí las altas expectativas que guarda la población y los principales actores políticos, económicos y sociales, en cuanto al cumplimiento de sus propuestas, compromisos y promesas de paz y orden, como fue el lema de campaña.
A pesar de los avances en el sistema político mexicano, con la creación de leyes e instituciones que han descentralizado el poder y dado mayor peso y participación a la ciudadanía, con las llamadas reformas estructurales y los cambios en la propia cultura política de la sociedad, aunado a las altas expectativas generadas por la llegada del nuevo gobierno estatal, hay que decir que seguimos bajo el paradigma del régimen paternalista en el que la población continúa esperando que papá gobierno resuelva sólo todos los problemas que nos aquejan.
Dada la gravedad de la situación en materia de inseguridad, delincuencia organizada, agravios sociales, reclamos, demandas sociales sin respuesta, inconformidades y resistencias, y las elevadas expectativas formadas por la llegada del nuevo gobierno, lo más probable es que esta realidad y los paradigmas entren en tensión, situación que sólo podrá superarse si se empiezan a dar resultados contundentes y se posiciona en la sociedad y actores principales la idea de que el gobierno no es el único responsable de la solución a los problemas, incentivando y encauzando la participación de la sociedad.
El reto es histórico, porque históricamente no se había tenido una circunstancia tan compleja y grave como la que se está viviendo en la entidad. Se tendrán que hacer muchas cosas, invertir recursos en la prevención, en el mejoramiento del sistema policial, en la atención de demandas de grupos vulnerables, generar empleos y dar respuesta a los grupos agraviados.
Superar la crisis, los paradigmas y las expectativas implicará recurrir de manera muy especial a un instrumento de la democracia muchas veces desdeñado por los gobernantes, políticos y funcionarios de gobierno, como es el diálogo.
Se va a necesitar un diálogo nuevo entre sociedad, sectores agraviados, en resistencia y gobierno; un diálogo franco, con tolerancia, en el que se ceda razón y confianza mutuas, centrado en el respeto a la ley, de ahí que es imposible que se dialogue con quienes la infringen como modus vivendi, es decir delictivamente.
Le reto es para los nuevos funcionarios de gobierno que tendrán que dialogar diferente, partir del conocimiento de la realidad y con claridad en las ideas políticas. No el diálogo tradicional a partir de posturas de poder, sino desde las razones del otro para ir recíprocamente cediendo y llegar a un punto de ganar-ganar; un diálogo público, transparente, para que la sociedad se pronuncie y proponga sobre los temas, un diálogo simple, franco, sencillo, sin escenarios faraónicos palaciegos, en el que no se falte el respeto, poniendo a Guerrero en el centro.
Este nuevo diálogo tiene como reto la construcción de una realidad de encuentros, de unidad, de nuevos paradigmas de relación sociedad y gobierno, para que pueda responder a las expectativas generadas, un diálogo distinto que se convierta en referencia para la vida política del país, de ese tamaño es el reto  y la oportunidad para el nuevo gobierno en Guerrero.
Vuela vuela palomita y ve y dile al H. Congreso de Guerrero que revise bien las hojas curriculares de los inscritos para la Fiscalía, uno solo es el que está al día y que sin duda es el único que podría… espero que no los agarre la mano fría…