EL-SUR

Sábado 19 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

De una vez

Jorge Camacho Peñaloza

Septiembre 25, 2020

 

“La política es el arte de servirse de los hombres haciéndoles creer que se les sirve a ellos”.
Louis Dumur.

Los que hemos hecho y sufrido la política en Guerrero, quienes conocemos y hemos estado a lado de los guerrerenses en su día a día, trabajando, esforzándose, impulsado proyectos para el desarrollo, gestionando, protestando, movilizándose contra la corrupción y por la justicia, queremos elecciones limpias, que compitan políticos que respeten al guerrerense, que no anden con doble moral.
Es importante que haya elecciones limpias, Guerrero va a salir adelante sólo si mejora la calidad de la política y esto sucederá si mejorara el perfil de quienes aspiren a cargos de elección popular, logren victorias electorales y están al frente de las responsabilidades públicas, consecuentemente así mejorará la calidad de los gobiernos y poderes en beneficio del Estado.
En la entrega pasada abordamos la necesidad de que el delegado federal Pablo Amílcar Sandoval dejara de andar haciendo campaña, que si pretende buscar ser otra vez candidato a la gubernatura del estado, que renunciara a su cargo y mire usted en la mañanera del miércoles pasado coincidimos con el Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien ese día dio una clase de principios políticos a los aspirantes de Morena.
El Presidente fue muy claro: “todos los que tienen aspiraciones para participar como candidatos en elecciones tienen que abandonar el gobierno ya, lo más pronto posible, porque no se puede mezclar lo partidista con el gobierno. Entonces aprovechó para decirles: de una vez”.
El Presidente habló de que estos aspirantes deben renunciar máximo en octubre, pero este “aprovechó para decirles: de una vez” y este “de una vez” es ya casi una directriz, una respetuosa orden, significa que desde ayer, sí, AMLO lo subrayó cómo sabe hacerlo, sin ambages: “de una vez”, como lo dije: para que buscarle chichis a las gallinas.
Y pues sí, si hubiera verdaderamente una “lealtad ciega” a la Cuarta Transformación Pablo Amílcar Sandoval desde ayer ya hubiera presentado y anunciado su renuncia, no lo ha hecho, por algo, ¿desobediencia?, ¿falta de lealtad ciega?, ¿incompatibilidad con la forma de hacer política con AMLO?; tal vez cree que no se notaba o no se dio cuenta que anduvo promoviendo su candidatura, como dijo AMLO “a la sombra del gobierno”, como sí AMLO estuviera bien informado de sus giras con cempaxúchitl y chile frito obligando a que los beneficiarios de los programas federales repitieran su nombre, no se daba cuenta que le anduvo fallando a AMLO utilizando “al gobierno para favorecer” su candidatura, “como era antes”.
Sorprende que, aunque al inicio del actual gobierno federal Amílcar anduvo diciendo a los cuatro puntos cardinales “que eran otros tiempos”, él mismo no lo haya entendido, como dijo AMLO el miércoles “Tiene que haber elecciones limpias y libres, y nada de manipulación, ya es otra etapa”, y que no lo haya entendido o haya faltado ventajosamente a esta máxima de la Cuarta Transformación, hay que decirlo, es simplemente traición a la 4T, no hay más. Pero miren, AMLO sabe de las posibilidades de Amílcar, ya se comprometió a que los funcionarios que busquen ser candidatos y no lo logren “podrían regresar. No hay ningún impedimento legal… no se van corridos, es su derecho”.
Habiendo expuesto el mismísimo Presidente, López Obrador su pastura respecto a la necesidad de que haya elecciones limpias, que los funcionarios públicos no deben andar haciendo campaña “a la sombra del gobierno”, en lo que también coincidimos, es la última entrega sobre el tema de no hacer campaña para fines personales con recursos públicos, en la buena política se diverge y se converge, no hay nada personal, recuérdese que en la anterior elección para gobernador obtuve más votos que el actual delegado federal quien de entonces a la fecha sigue siendo el mismo solo con dos circunstancias a favor: la llegada de AMLO al poder y que hoy es funcionario de gobierno, las únicas que sostienen su aspiración de ser otra vez candidato, ni una más.
Vuela vuela palomita y ve y dile: A Pablo Amílcar, que si hubiera hecho caso a mi anterior rima de que renunciara, en lugar de haber provocado la vergüenza en AMLO el miércoles pasado, lo hubiera mencionado como ejemplo de congruencia. Ni modo…