EL-SUR

Miércoles 16 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

Del Guerrero bronco al Guerrero de la paz

Jorge Camacho Peñaloza

Abril 15, 2016

La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa Albert Einstein

Parece que la fama de bronco de nuestro estado la tenemos bien ganada, somos la entidad más violenta del país, en otros estados se nos piensa como personas dadas a responder agresivamente, que resolvemos a punta de puñetazos y de balazos nuestras diferencias.
La paz es ausencia de irracionalidad por cuanto ésta es una circunstancia de incapacidad para entender, adaptarse y aceptar una condición de vida, por lo que se busca el aniquilamiento o autoaniquilamiento inconsciente de los demás y uno mismo; es un estado de vida consciente, civilizado, de entendimiento y responsabilidad.
Un programa para la paz, para inseguridad, debe enfocarse desde la perspectiva de los incentivos para que las personas construyan condiciones para no actuar irracionalmente contra la sociedad.
Me parece extraordinaria la posibilidad de que la sociedad civil se organice y plantee la necesidad y urgencia de reunirse ya en los próximos días para generar propuestas que devuelvan la paz a Guerrero; siempre lo he señalado, es la única forma en la que podremos generar cambios como sociedad.
Esos cambios deben y tienen que generarse desde la sociedad, y bienvenidas a Guerrero todas aquellas propuestas que abonen a la posibilidad de encontrar lo que desde hace muchos años y después de, lamentablemente, muchos intentos fallidos por parte del Estado desde los tres órdenes de gobierno.
Guerrero requiere de todos sus hijos e hijas, requiere que agucemos todos nuestros sentidos y que participemos en la reconstrucción de varios espacios que hemos perdido por diferentes motivos.
Lo peor que podemos hacer los guerrerenses es sentarnos a esperar a ver quién recompone todo lo olvidado y arronzado hasta el momento por todos. Guerrero necesita de la participación, creatividad, solidaridad e involucramiento de todos sus habitantes, propios y extraños, pues es un asunto de todos la paz social.
Y mucho más apreciada resulta aquella propuesta que invita a la no confrontación, ni entre la sociedad ni con el gobierno en cualquiera de sus tres niveles.
Al gobierno le toca entonces, regular, inmiscuirse, comprometerse pero en serio y sobre todo a asumir desde el poder, la corresponsabilidad de generar un ambiente sano, pacífico y armonioso en donde nuestros jóvenes, niños y ancianos puedan vivir de manera plena.
Ya lo he dicho en otras ocasiones, debemos partir de que la ciudadanía exija y se mantenga en la postura de cero tolerancia a cualquier mínimo acto de corrupción, pero para ello, deberá también hacer lo que le toca a cada ciudadano, cumplir con la ley y hacerla cumplir.
Y es que nos queda claro que cualquier nación que se jacte de ser una democracia, ésta no la entienda sin la participación activa y proactiva de su ciudadanía, pero de manera organizada y unida, en ningún caso confrontada y mucho menos con su gobierno, porque lo que más le viene bien a la delincuencia es una sociedad confrontada con su gobierno, por eso es inconcebible posturas de la iglesia, comerciantes y policías comunitarias, de oposición al gobierno y amigables hacia la delincuencia, esto ya lo hemos padecido.
Una sociedad capaz y capacitada para poder decisiones, entonces hagamos lo que muchas empresas desde hace ya varios años adoptan como filosofía y radica en posicionar a sus trabajadores para convertirlos en líderes en acción, capaces de tomar decisiones importantes y sobre todo, para desburocratizar sus procesos.
Retomemos esas lecciones que les han funcionado a otros organismos sociales capaces de trabajar en equipo para lograr de manera afín metas y objetivos.
Alineemos entonces, la misión, la visión y los objetivos de cada uno de nosotros como ciudadanos con lo que esperamos rinda el gobierno desde el poder.
Los ciudadanos debemos tener claras las prioridades que exige Guerrero en estos momentos de grandes retos, en donde la tendencia y la batuta, que al menos ha expuesto el gobierno estatal, es precisamente sumar esfuerzos para trabajar de manera conjunta y organizada hacia el bienestar de todos y todas sus ciudadanas.
Vuela vuela palomita y ve y dile a todos los guerrerenses, que ha llegado la hora de proponer, de organizarse y presentar todas las más posibles propuestas que podamos, pa’ que de manera conjunta podamos sacar de este enorme bache a nuestra querida tierra.