EL-SUR

Sábado 19 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

Diagnóstico equivocado

Jorge Camacho Peñaloza

Junio 21, 2019

La soberbia es una discapacidad, que suele afectar a pobres infelices que se encuentran de golpe con una gota de poder.
José de San Martín

Alguien no está haciendo el diagnóstico correcto en el tema de la entrega del fertilizante que está generando problemas de gobernabilidad en el estado, alguien está confundiendo la administración con política y a la política con la administración, cree estar haciendo política con la administración y administración con la política, me explico.
Guerrero es uno de los estados en el que los políticos se han aprovechado más de la pobreza de la gente para la práctica de estrategias clientelares y de entrega de dádivas para ganar adeptos y simpatizantes hacia objetivos político electorales, me atrevo a decir que nueve de cada 10 políticos que tienen, han tenido o aspiran a tener un cargo de elección popular, desde los más noveles hasta los más encumbrados tienen como método para ganar adeptos llevar latas de pintura a las escuelas o comisarias, bultos de cemento, luminarias para alumbrado público, juguetes a los pueblos y colonias el 30 de abril o cobertores en invierno, algunos más cínicos de plano llevan pan o ropa usada a las colonias pobres y otros más adelantados organizan funciones de lucha libre en las plazas públicas, todo esto en el viejo paradigma romano del pan y circo frase que “se origina en la Sátira X del poeta romano y humorista Juvenal (100 d.C.) y en su contexto original criticó la falta de información del pueblo romano, que no tenían ningún interés en los asuntos políticos y sólo se preocupaba con comida y diversión”
La entrega de fertilizante gratuito a los más de 300 mil campesinos y productores que siembran en cerca de 500 mil hectáreas en el estado fue una idea de Rubén Figueroa Alcocer siendo gobernador del estado en 1994 para impulsar la producción en el campo guerrerense, pero también para reforzar la clientela política que empezaba a debilitarse siendo indicador de ello el alto número de votos obtenidos por Cuauhtémoc Cárdenas en 1988 y Félix Salgado Macedonio en 1994 contendiendo por la gobernatura con Figueroa Alcocer.
Desde entonces la entrega de fertilizante gratuito a los campesinos y productores corre a cargo del gobierno del estado con recursos federales y de los gobiernos municipales, y en algunas veces de los propios beneficiarios que acaban aportando para el traslado del insumo. El programa traspasó las administraciones de Ángel Aguirre (interinato), de René Juárez, Zeferino Torreblanca (cuando de institucionalizaron las primeras reglas de operación, luego la segunda administración de Ángel Aguirre, la interina de Rogelio Ortega y la actual de Héctor Astudillo Flores.
Miles de millones de pesos en fertilizante se han entregado corporativamente a través de organizaciones a los campesinos y productores en forma de fertilizante, desde entonces, hace 25 años, en todas las regiones del estado, y alrededor de esos millones se han creado fuertes intereses lo mismo de líderes de organizaciones partidistas que sociales, presidentes municipales, regidores, diputados, empleados de la Secretaría de Desarrollo Rural, de secretarios y hasta gobernadores, muchos de ellos se enriquecieron brutalmente, lo mismo se ha dicho que se han ocupado con fines electorales, para que algún ambiciosillo de poder forjara su organización y liderazgo, para que sus beneficiarios lo vendan que para cultivar amapola principalmente en la sierra del estado.
Lo cierto es que, dígase lo que se diga, la actual crisis que se está generando y que se ha expresado en el bloqueo de la Autopista del Sol, de la carretera en Teloloapan y en Tlapa, la toma de oficinas federales, es resultado de un erróneo diagnóstico de las autoridades federales que pretenden imponer, sí, imponer, sus reglas de operación que chocan con los fuertes intereses y arraigadas expectativas de los campesinos y productores de que año tras año, “por derecho”, reciben su fertilizante para hacer crecer sus cultivos.
Guerrero se encuentra en los últimos lugares en cuanto a bienestar social y desarrollo económico; mientras que ocupa los primeros lugares en marginación, pobreza y analfabetismo, el 44.57 por ciento de los hogares guerrerenses tienen tan bajos ingresos que no pueden cubrir sus necesidades de alimentación, el 51.23 por ciento no pueden cubrir con sus ingresos el acceso a servicios de salud y educación, el 66.59 por ciento de los hogares genera ingresos que no les permite cubrir necesidades para el consumo de vestido, calzado, vivienda y transporte público; el 42 por ciento (un millón 322 mil 247 habitantes) de su población es rural.
Ante esa realidad de subsistencia, en gran medida gracias a la entrega de fertilizante en los últimos dos ciclos anuales de cultivo de maíz se ha logrado obtener una producción de este grano básico por arriba del millón 300 mil toneladas, la mayoría de las cuales es para el autoconsumo, lo que ha permitido no sólo la autosuficiencia de este grano, sino también un excedente por arriba de las 200 mil toneladas, que el tema fue uno de los primeros que el gobernador Héctor Astudillo planteo al presidente Andrés Manuel López Obrador, quien inmediatamente entendió la necesidad y ofreció que correría a cuenta del gobierno federal la entrega del insumo.
Hoy la crisis de la entrega del fertilizante es una muestra más de novatez de los operadores políticos y administrativos del nuevo gobierno, no es lo mismo ser borracho que cantinero, no acaban de dejar su borrachera ni tampoco vestirse de cantineros, sí están seguramente frente a un programa que se operó con corrupción a lo que hay que ponerle eficiencia y honestidad administrativa, pero no sólo eso, están también frente a una circunstancia que para miles de campesinos y productores representa una esperanza y ahí se requiere política, pero al parecer ni una ni otra cosa, de ahí el caos, creer que van a imponer sus nuevas reglas y que se es el poder omnímodo en el estado, pues ni una ni otra cosa, al tiempo, no sólo el diagnóstico es erróneo sino el principal operador del gobierno federal.

Vuela vuela palomita y ve y dile: A los nuevos que si quieren les puedo ofrecer una orientadita aprovechando la experiencia que adquirí como mero mero de la Sagarpa en Guerrero, por el momento les aconsejo que las cosas políticas y administrativas no son de tajo, pues, qué tipo de poder creen que traen ¡carajo!