EL-SUR

Martes 30 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

ESTRICTAMENTE PERSONAL

El delincuente del Ferrari

Raymundo Riva Palacio

Marzo 16, 2016

La impunidad con la que se ha manejado durante años Alberto Sentíes Palacio parece llegar a su fin. No por iniciativa original de las autoridades, que en tres ocasiones vieron cómo libró tres acusaciones de fraude y delincuencia organizada, sino porque un ciudadano grabó el momento en que sus escoltas, molestos porque un conductor no abrió el paso cuando su patrón, al volante de un Ferrari escarlata de 6 millones de pesos, lo amenazaron, golpearon y robaron sin importar que decenas de personas atestiguaban sus delitos. Las autoridades de la Ciudad de México descongelaron una de las tres averiguaciones que existen en contra de Sentíes Palacio que descansan en el área de delitos financieros, e irán por él. El presunto delito será coautoría intelectual o, al menos, encubrimiento.
Sentíes Palacio pagará deudas con la justicia que de no haber sido por la violencia de sus escoltas, a los cuales soltó y avaló para que actuaran con fuerza, alevosía y ventaja contra un ciudadano, seguirían sin ser saldadas. Sentíes Palacio es un financiero que se ha especializado en recaudar recursos de fondos extranjeros para inversionistas. Sin embargo, de acuerdo con las autoridades, ha incumplido sus contratos y varias de las firmas involucradas lo han denunciado por fraude. Una de las averiguaciones que se encontraban congeladas, regresó a la cocina con una renovación de la denuncia, para que se proceda en su contra.
Podría no ser lo único por lo que se le acuse. Dentro del gobierno capitalino se analiza la posibilidad de que se inicie una investigación por presuntos delitos financieros, por lo cual podrían solicitarse órdenes para catear sus propiedades y, de ser necesario, dar vista al SAT para que revise sus ingresos y determinen si hay violaciones fiscales. Está claro que el gobierno de Miguel Ángel Mancera quiere dar un escarmiento público al cargarle la mano al empresario, aunque habría que preguntarse primero porqué si había expedientes abiertos en su contra no se actuó contra él; y segundo, porqué es un comportamiento natural de aquellos que tienen dinero y se sienten con poder, que cuando se les confronta con un acto de autoridad o les incomoda que alguien respire a su alrededor, actúan con violencia y la convicción, a decir de sus actos, de que no importa lo que hagan, nada malo pasará con ellos.
El delincuente del Ferrari, dicho de esta manera no por el caso que se le reactivará, sino por haber presenciado un delito cometido por su equipo de seguridad sin haberlo impedido, se comportó de esa forma porque seguramente no era la primera vez que lo hacían. Su impasibilidad frente al delito cometido en su nombre –porque sus escoltas agredieron a un automovilista porque no le cedió el paso–, sugieren experiencias reiteradas. ¿O alguien bien nacido permitiría que su escolta interceptara a un automovilista, que uno de ellos se bajara con una pistola, que rompiera un vidrio del vehículo, amenazara al conductor, lo bajara a empellones, lo llevara a un lugar apartado para golpearlo y después regresara a robarle su dinero y pertenencias? Demasiadas violaciones en esta acción con exceso de fuerza para que imperturbable esperara al volante de su auto deportivo que sus escoltas finalizaran su fechoría.
La impunidad es un mal endémico en la sociedad mexicana. Hace escasas cinco semanas el Centro de Estudios sobre Impunidad y Justicia de la Universidad de Las Américas Puebla y el Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia de Puebla, dieron a conocer el I?ndice Global de Impunidad Me?xico 2016, que fue un recordatorio del atraso que se vive en el país en materia de justicia. El documento mostró que de 59 países que miden, México ocupó el penúltimo lugar de mayores niveles de impunidad. Los datos que difundieron son descorazonadores: solamente se denuncian 7 de cada 100 delitos cometidos desde 2013, que representa menos del 92.8%, por la desconfianza hacia la autoridad y el sentir de que hacerlo es una pérdida de tiempo. Peor aún, más del 99%, o visto de otra manera, menos del uno por ciento de los delitos en México, son castigados.
¿Cómo no va a haber personajes como Sentíes Palacio circulando por las calles del México hobbsiano? “Una sociedad no puede confiarse en que los valores y principios de sus integrantes son suficientes para garantizar una convivencia armo?nica y respetuosa”, escribió en el prólogo del Índice Andrea Ambrogi Domínguez, presidente del Consejo Ciudadano. “Es necesario asegurarse que las conductas antisociales de los individuos sean sancionadas y que todos los miembros de la comunidad este?n conscientes de ello… Al constatar que pueden quebrantar la ley sin ningu?n castigo, los delincuentes encuentran un aliciente para cometer sus ilícitos y mantener el hábitat adecuado para subsistir”.
El caso del delincuente del Ferrari es uno de los múltiples ejemplos cotidianos en México: no hubo valores ni principios que garantizaran la convivencia respetuosa, ni confianza en la autoridad –el afectado el viernes pasado prefirió ir a los medios por encima de la autoridad–, y se constató que se quebrantó la ley sin castigo alguno. Sólo la valentía de un ciudadano que grabó el momento de arbitrariedad y lo difundió por las redes sociales obligó a actuar a las autoridades. Bueno, cuando menos hasta ahora. Ya se verá si Santíes Palacio, como tres veces antes, vuelve a caminar hacia la libertad con lo que seguramente será su sonrisa del que puede todo en la selva donde vive.

[email protected]
twitter: @rivapa