EL-SUR

Miércoles 16 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

El que esté libre de culpa…

Jorge Camacho Peñaloza

Abril 26, 2019

Después de tantos años estudiando la ética, he llegado a la conclusión de que toda ella se resume en tres virtudes: coraje para vivir, generosidad para convivir, y prudencia para sobrevivir.
Fernando Savater

A partir de la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de la República empezamos a escuchar casi todos los días un discurso centrado en culpar al neoliberalismo de todos los males, y lo incluyó junto con los de la mafia que estaban en el poder y la corrupción y la prensa fifi, como los causantes del cochinero que le dejaron en la seguridad, las finanzas, educación, salud y programas de asistencia social. Así que del récord del trimestre más violento en la historia del país con 8 mil 493 ejecutados, el actual gobierno no es culpable; de los 135 muertos por la explosión del ducto de gasolina en Tlahuelilpan, Hidalgo, tampoco, menos de que las gasolinas que en lugar de bajar como lo prometió, suben. Y los gobernadores culpan a sus antecesores y los presidentes municipales también, y así la cadena de culpas mientras que los problemas de los que los culpan siguen no sólo presentes sino haciéndose más grandes.
Los trabajadores que están siendo despedidos de dependencias del gobierno federal, las amas de casa que ya no cuentan con el apoyo de las guarderías infantiles, los amapoleros de la sierra de Guerrero, los empresarios que habían invertido en lo que iba a ser el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, los empresarios del ramo del turismo, culpan al gobierno de López Obrador de afectar sus vidas e intereses porque ya no podrán llevar el pan a la mesa de sus casas, tendrán que molestar a las abuelitas para que cuiden a los hijos y porque disminuirá la intensidad de la promoción de los atractivos turísticos del país en el mundo lo que impactará en la actividad turística rediciendo los índices de ocupación hotelera y laboral que ya se está registrando en el primer trimestre del año.
En general la gente le echa la culpa al gobierno por la inseguridad, la basura en las calles, falta de agua, pavimentación de calles y falta de empleo, maestros, buenos servicios de salud y los maestros y doctores internistas por los bajos salarios y falta de pagos y que los ninis ganarán más que éstos últimos que perciben mil 800 pesos mensuales después de haberse esforzado cinco años estudiando medicina, mientras que los ninis que entren al programa de Jóvenes Construyendo el Futuro recibirán 3 mil 600 pesos al mes.
Lo cierto es que si observamos a nuestro alrededor, como ciudadanos promedio, pareciera que las cosas no van bien en el país, y no porque acabe de pasar la Semana Santa, pero todos buscamos, con piedra en mano, a los lados, atrás y al frente, para encontrar culpables, empezando por el Presidente de la República, como si nadie tuviera pecado o culpa alguna, cuando lo cierto es que nadie puede tirar una sola piedra, todos, t-o-d-o-s, somos culpables: la economía, el gobierno, los funcionarios, la política, los políticos, la religión, la sociedad, la moral, las leyes, los poderes públicos, los partidos políticos, los medios de comunicación, la CETEG, el SNTE, la delincuencia organizada, las policías comunitarias… ¿Quién es realmente el culpable?
No sabremos nunca quienes son los culpables, el punto es que buscar culpables, echar la culpa, es sicológica, política, ética, moral y hasta religiosamente, rehuir a la responsabilidad, ponerse a la defensiva, atacar al adversario, cerrarse, no asumir, incapacidad de autocrítica, todo lo cual resta capacidades para enfrentar los problemas, las causas de lo que nos aqueja como sociedad. Si dejáramos de andar echando culpas, de rehuir a la responsabilidad, de estar a la defensiva, de atacar a los adversarios; si fuéramos abiertos a la crítica y capaces de la autocrítica, seríamos una sociedad más eficiente, tal vez mas solidaria y justa, pero no, andamos buscando culpa hasta en los conquistadores.
No hay que buscar culpables, hay que buscar soluciones, hay que dejar de buscar culpables para esconder nuestra incapacidad, mejor hay que reconocer nuestras incapacidades para superarlas y con ello los problemas. Si culpo al pasado me estoy asumiendo como causa de los problemas del futuro en el que alguien me señalará de culpable de la situación.
Vuela vuela palomita y ve y dile: A toda la raza que ya estuvo bueno de buscar culpables, que aprovechemos esta Semana Santa para soltar las piedras y mejor entre todos busquemos soluciones.