EL-SUR

Miércoles 26 de Enero de 2022

Guerrero, México

Opinión

Es la hora…

Jorge Camacho Peñaloza

Mayo 28, 2021

El razonar riguroso y preciso es el único remedio universal válido para todas las personas y disposiciones.
David Hume.

Ya se acerca la hora de estar frente a la urna con papeleta en mano y en la otra el marcador para elegir presidente municipal, diputado local, federal y al gobernador del estado. A pesar de que es un momento personal tiene que ver con todos, con toda la ciudad, con todo el municipio, el estado y el país, de ese momento depende de cómo nos vaya a todos, incluyendo niñas y niños y adultos mayores.
Lo peor que podemos hacer es llegar a la urna vacilando y votar motivados por alguna emoción: que porque me cae bien, que porque es mujer, que porque me gusta como se ríe, que porque me gusta como habla, que porque el otro me cae mal… aunque luego, salgan pésimas o pésimos gobernantes, más que eso, llegar empujado por alguna emoción, para llegar a la urna se tiene que hacer una mínima reflexión de la elección que se va a hacer; esta elección no es un asunto del corazón, otras cosas sí lo son, sobre todo personales, pero una elección de representantes y gobernantes no lo debería ser.
También en poco resulta aconsejable ir a votar pensando en lo que a mí me conviene, haciendo a un lado lo que le conviene más a todos, ¿de qué sirve votar por una opción que a mí me va a redituar tal vez en un empleo, en algún contrato o en una calle pavimentada, si el representante o gobernante elegido resulta un verdadero o una verdadera incapaz de gobernar y además corrupto o corrupta?, generando todo tipo de problemas a la sociedad que contrarrestaría gran parte del beneficio que me pudiera acarrear votar pensando en mi beneficio personal.
El ciudadano o la ciudadana tiene todo el tiempo de las campaña para reflexionar por quién va a votar en la próxima elección, y lo mejor es no dejarse llevar por el corazón y votar con reflexión. Primero, tener claro los resultados de los actuales gobernantes, si no son suficientes, si las calles están llenas de baches y basura, si los servicios de recolección de basura están pésimos, sí la inseguridad está todo galope, si no hay servicio de agua en las colonias, sí los espacios públicos están abandonados, si los resultados de la actual administración municipal son ínfimos, si el modo en que se llevó el gobierno en estos casi tres años ha sido más bien aristocrático, nepotista y corrupto, esa incontrovertible realidad es una razón suficiente para no votar por emoción sino por la razón y decirle no a la continuidad de ese caos.
Hay también un voto que se hace por partidos y candidatos que no tienen ninguna posibilidad de triunfo, esos votos se hacen pensando más en el partido o el candidato que en la sociedad de la que se forma parte, se hace aún y cuando su destino es la derrota y lo peor es que puede ser ante un candidato o candidata qué puede hacer la continuidad de una pésima administración, por lo que este tipo de voto se puede decir que no es un voto razonado y nuevamente como ciudadanas y ciudadanos al votar de esa forma se está condenando Acapulco.
Por otra parte, los candidatos no se ofertan solos, son propuestos por los partidos políticos. En el caso de Acapulco, si Morena ya falló con la actual presidenta municipal Adela Román Ocampo, ya se le dio la oportunidad y no cumplió, la lógica, la razón y la reflexión es que a este partido ya no se le puede volver a dar la oportunidad presente a quien presente como candidata como Abelina López quien, dicho sea de paso, pinta para darle continuidad perfectamente al caos de Adela Román Ocampo, en el remoto caso de que ganara la elección.
Los partidos tienen que entender que el voto ciudadano ya es más razonado, ya no se va como El Borras, como un autómata a votar por quién le sonríe o le da una despensa, ahora la ciudadanía ya está empoderada con el uso de la razón y la reflexión, ya sabe castigar a los partidos y gobernantes que fallaron, ya hacen que su voto tenga más utilidad y sentido; en ese sentido, hoy por hoy, en lo que respecta a la elección de la presidencia municipal de Acapulco el voto razonado debe ser por Ricardo Taja, un candidato con mucha cercanía con la gente y una visión eficiente de gobernar.
En el marketing político se dice que la gente vota por las emociones porque no analiza las propuestas y no se allega de la información para hacer un ejercicio de análisis y que por eso se deja llevar por lo que siente, pero eso no quita que no pueda hacer una reflexión con los datos que están a la vista y votar en consecuencia de manera razonada, en sociedades donde impera más el voto razonado tienen mejores gobernantes. En esta elección, para que a Acapulco le vaya mejor debe ser una elección de la razón, porque está a la vista que Morena y su actual presidente Adela Román Ocampo fallaron, por lo que el voto razonado, de castigo y útil que no vaya a candidatos que no tiene posibilidades de triunfo, sólo puede ser por Ricardo Taja.
Vuela vuela palomita y ve y dile: A toda la paisanada, que esta vez le piense su voto y no lo desperdicie otra vez, porque sólo así se ataja que llegue otra vez una igual que la que ya se va. Si no queremos más problemas, sino más bien alguien que no se raja a resolverlos, y eso no puede ser más que nuestro amigo Taja.