EL-SUR

Viernes 21 de Enero de 2022

Guerrero, México

Opinión

Evelyn y Mario

Jorge Camacho Peñaloza

Septiembre 24, 2021

 

Por la armonía los estados pequeños se hacen grandes, mientras que la discordia destruye a los más poderosos imperios.
Salustio.

Luego de fuertes confrontaciones políticas al interior de los partidos por obtener las candidaturas para la gubernatura, las presidencias municipales y diputaciones locales y federales, finalmente el proceso electoral ha culminado con la determinación del Tribunal Electoral del Poder Judicial Federal de declarar válida la elección de Evelyn Salgado Pineda como gobernadora electa del estado y desechar las impugnaciones que hicieron el PRI y PRD; se dice fácil en un párrafo, pero implicó apasionados desencuentros, conflictos, división, acusaciones, rechazos y deslealtades al interior de los partidos, así como por primera vez el retiro de una candidatura a gobernador y la victoria de una mujer a la gubernatura, hija del candidato destituido por la autoridad electoral, quien tomará protesta como primera gobernadora mujer del Estado en 21 días.
Innegablemente empieza una nueva etapa en la vida del estado que de suyo representará cambios con los que la mayoría de la población se sentirá identificados, no obstante que, de los 2 millones 563 mil electores con que cuenta el Estado, por Evelyn hayan votado sólo el 25 por ciento, es decir 643 mil 800, mientras que por la otra opción votó el 23 por ciento, que representa 580 mil 900 votos a favor de su contendiente más cercano, Mario Moreno Arcos. La diferencia entre una y otro fue de sólo 4 puntos porcentuales.
Esa es la primera realidad que la gobernadora Evelyn deberá considerar para empezar a gobernar al estado: que no hay una victoria arrasadora, inobjetable sí, apabullante no. Hay un amplio sector de la ciudadanía guerrerense que no cree en la Cuarta Transformación ni simpatiza con Morena, ella ya ha sostenido que la contienda ya quedó atrás y que ahora debemos ponemos una sola camiseta, la de Guerrero, lo que discursivamente es correcto, pero en los hechos no es así.
Cuando desde el gobierno se dice que se gobierna para, con y por el pueblo es una frase ambigua porque se asume que el “pueblo” es uniforme, homogéneo, y no lo es, porque en realidad es, y ha sido siempre, multiforme o heterogéneo; así, en el ámbito de la política, las militancias y la ciudadanía tienen diferentes convicciones partidistas y las mantendrán porque tienen derecho a ellas, por lo que en los hechos más que llamar la homogeneidad o a convertirnos en un monolito político, la postura correcta es llamar a tener la disposición a escuchar al diferente, a respetar la pluralidad, al diálogo respetuoso… no puede haber una sociedad y gobierno totalitarios.
Por eso el mensaje de ayer de Mario Moreno Arcos, el candidato perdedor, tiene la virtud, no de aceptar el veredicto de la autoridad electoral, porque este es inatacable, es decir, no necesita ser aceptado, sino en que a la par de dimensionar la importancia de constituirse con claridad en una oposición que haga los contrapesos necesarios frente al nuevo proyecto de gobierno, si bien no llama a ponerse la camiseta de Guerrero, sí hace un generoso llamado a sus seguidores a darle un voto de confianza a Evelyn para que demuestre que va a trabajar para todas y todos los guerrerenses.
Además, Mario se compromete a ser un promotor de coincidencias que puedan unir en una misma ruta a tirios y troyanos, pero también a abanderar a la fuerza política que representa como una fuerza que module y haga los contrapesos necesarios, lo cual es indispensable para toda democracia que quiera madurar para hacer que los gobiernos sean mejores.
Mario desde ahora está correctamente convocando a reafirmar sus convicciones y a no claudicar sus ideales, a no renunciar a lo ganado en las urnas, se trata de un mensaje virtuoso por necesario porque deja en claro que Guerrero no es un pueblo homogéneo y para no dejar desarticulado ese sector distinto al que gobierna que, sin líder, luego juega a la oposición destructiva.
Vuela vuela palomita y ve y dile: A toda la paisanada que ora sí vienen buenos tiempos para Guerrero, con Evelyn que tiene todo para hacer un buen gobierno y frente a sí, una oposición más madura, responsable e inteligente con Mario al frente.