EL-SUR

Sábado 19 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

FUSDEG, UPOEG y Estado de derecho

Jorge Camacho Peñaloza

Mayo 19, 2017

Donde hay fuerza de hecho, se pierde cualquier derecho. Miguel de Cervantes

Una de las principales causas de los problemas que padecemos como sociedad es el déficit en la aplicación del derecho, es decir, el desapego de la autoridad para actuar conforme a la ley, lo que fomenta impunidad, corrupción, ineficiencia, actos fuera de la ley y delincuencia.
El déficit de autoridad alienta la proliferación de la delincuencia, al constatar que delinquir no acarrea consecuencias, así como la creación de los grupos civiles armados, como es el caso de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) y del Frente Unido para la Seguridad y el Desarrollo (FUSDEG), organizaciones que actúan fuera de la ley contando con la tolerancia del gobierno, las cuales mantienen una violenta confrontación afectando a miles de personas de las comunidades del corredor de Xaltianguis a Petaquillas, pasando por el valle del Ocotito, área que han hecho una verdadera zona de guerra.
Entre estas dos organizaciones ha habido más de una decena de ataques, enfrentamientos, muertos, levantados y desaparecidos, generando una división y sicosis social en las comunidades que disputan su control. Muchos de sus integrantes y líderes son verdaderos delincuentes, y todo tolerado por los tres niveles de gobierno y poderes públicos.
Son grupos que han aprovechado vacíos de poder y déficit de autoridad para erigirse en lo que incluso algunos de sus líderes le llaman el “cuarto nivel de gobierno”, adjudicándose funciones del Estado como seguridad, persecución del delito, impartición de justicia, abarcando funciones de los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial; con el pretexto de combatir a la delincuencia efectúan detenciones, privan de la libertad, cometen homicidios, aplican programas de reeducación, portan armas en la vía pública, violando la ley.
Como si no existiera el Estado constitucional, estas organizaciones se asumen como autoridad en los pueblos, disputándose a través de las armas las comisarías y delegaciones municipales, lo que ha minado severamente la paz social en la zona con sus constantes enfrentamientos, los cuales han tenido fatales consecuencias, incluyendo víctimas inocentes.
Los líderes de estas organizaciones podrán argumentar buenas razones, intenciones y toda la legitimidad del mundo, sin embargo, el hecho es que están fuera de la ley y eso los convierte en delincuentes a campo abierto, lo cual es posible gracias al déficit de Estado de derecho. Si el problema se originó por la falta de seguridad, terminó siendo de déficit de Estado de derecho. La situación se puede agravar, está latente un enfrentamiento de gran envergadura entre ambas organizaciones, no creo que el gobierno esté esperando eso para actuar en consecuencia, sería grave.

Vuela vuela palomita y ve y dile: A los responsables del Estado de derecho que no esperen a que se dé el enfrentamiento para enviar efectivos con armamento, mejor darle tratamiento, con la ley y el diálogo a buen momento.