EL-SUR

Martes 16 de Agosto de 2022

Guerrero, México

Opinión

Gobernar con todos

Jorge Camacho Peñaloza

Julio 30, 2021

 

Tolerancia no es indiferencia, no presupone indiferencia. Si somos indiferentes no tenemos interés: y aquí se acaba todo.
Giovanni Sartori.

Ahora que va a iniciar una nueva etapa para Guerrero con la llegada de una nueva fuerza política al gobierno del estado en la figura de la gobernadora electa Evelyn Salgado Pineda, es necesario que se coloquen algunas cosas en su justa dimensión para no perderse en la algarabía de la victoria o la frustración de la derrota, en el apoyo palaciego o en la oposición a ultranza; parto de la premisa de que el poder necesita de la crítica, porque el poder democrático que no tiene crítica pierde precisamente su esencia democrática y se convierte en un simple recurso sujeto a animosidades personales, juego de caprichos y pasiones.
Hoy Morena por primera vez va a ocupar la gubernatura del estado de Guerrero, nadie sabe a ciencia cierta cómo van a gobernar, ni siquiera Evelyn Salgado o Félix Salgado, quienes sólo tienen la visión, los principios y proyectos pero aún no tienen las riendas en la mano, sobre todo la gobernadora electa, por ahora se podrán decir muchas cosas sobre cómo y para qué gobernar, pero ya a la hora de tomar decisiones, de tomar la investidura de gobernadora y desempeñarse como tal es una experiencia que ella misma aún desconoce.
Algo que normalmente confunde a los que ganan el poder es creer que han sido electos por la mayoría, el haber obtenido la mayor cifra y porcentaje de votos les da legalidad pero también una engañosa legitimidad, a partir de la cual creen poder interpretar el interés general, tomar decisiones a nombre de todos y creer que tienen a sus espaldas el respaldo de todos y no es así, sobre todo en sociedades con altos índices de abstencionismo como Guerrero, en las que normalmente un mayor porcentaje de electores se abstienen de ir a las urnas por la poca valía que le dan a la política y a la democracia, por ejemplo, en la pasada elección, de un padrón electoral de 2 millones 563 mil 047 ciudadanas y ciudadanos guerrerenses, por Evelyn Salgado Pineda votaron sólo el 25 por ciento, es decir, 643 mil 814 votos, lo que significa que no se llega con la mayoría del padrón, que el 75 por ciento de ésta, por distintos motivos, no fue a las urnas, o si fue, no votó por ella, un 75 por ciento que, en principio, podría no estar convencida de que sea la gobernadora, un 75 por ciento que debe tener presente para no cometer el error de la mayoría de los que ganan el poder, en el sentido de que se sienten queridos por todo el pueblo y la realidad es que casi todo el pueblo, o la mayoría, no se identifica realmente con sus gobernantes.
De esos 2 millones 563 mil 047 ciudadanas y ciudadanos del padrón electoral, fueron a votar el pasado 6 de junio, un millón 481 mil 533 votantes, es decir, el 58 por ciento y de esta última cifra no votaron por Evelyn Salgado el 57 por ciento, quiere decir que de los que fueron a votar, tampoco obtuvo la mayoría, lo hicieron por una opción distinta a Morena, lo que significa que ganaron, pero van a gobernar a un porcentaje mayor que no votó por ellos y a esos, como a los suyos, se les debe incluir, dar certidumbre, camino, perspectiva y sobre todo esperanza. En otras palabras, Evelyn va a gobernar a un estado mayoritariamente no morenista y lo mejor que podría hacer es también gobernar con ellos convocándolos abiertamente, incluyendo y construyendo casi de facto un gobierno de coalición, que en las experiencias de gobierno dan gobernabilidad y gobernanza.
Ante estas cifras se puede decir que Evelyn tiene un bono democrático porque ganó la elección con la mayoría de los votos que se emitieron, pero no tiene ningún bono de esperanza del 75 por ciento del padrón electoral que no tuvo motivos para ir a la urna o para votar por ella, ante quienes su obligación es cumplir y cumplir es una responsabilidad.
Por otra parte, además, Evelyn sabe que va a gobernar a un estado complejo, con profundas carencias y agravios, una sociedad que no entiende de verticalidades, por lo que mantener la gobernabilidad que le está heredando el gobernador Héctor Astudillo va a ser el primer reto que le espera y que probablemente ni tiempo le dé de sentarse en la silla, mantener la gobernabilidad que ha alcanzado Guerrero tiene sus complicaciones, le ha costado una hiperactividad del gobernante, capacidad de escucha y tratamiento directo, no dudo de su inteligencia y virtudes pero la experiencia siempre es importante.
Ante un panorama como este, la disyuntiva de Evelyn será si gobernará con los suyos, con la mayoría no morenista o con todos, la integración de su gabinete será una señal acerca de si gobernará con el 25 por ciento que votaron por allá o también con el resto, si sabrá valorar que en ese resto hay también guerrerenses capaces o si sólo ve capacidad en los morenistas, la mejor decisión creo es que debe escoger entre los mejores guerrerenses, aunque no sean los suyos propios.
Nosotros estamos en la oposición y queremos ser una oposición contundente, es decir, no sólo no renunciar a nuestras convicciones y principios pero no por ellos cerrarnos a la posibilidad de coincidir y reconocer aciertos de su gobierno, tampoco posicionarnos en la crítica natural o inercial, sino una crítica realista, objetiva, fría, convincente y constructiva.
Vuela vuela palomita y ve y dile: A la que va a gobernar que no estará sola, que queremos que le vaya bien, para eso seguramente habrá muchos que la apoyan coincidiendo para profundizar los aciertos, pero también habremos otros que estaremos observando y dispuestos a criticar su actuar, que le ayude a corregir los desaciertos.