EL-SUR

Sábado 19 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

Guerrero necesita una opción

Jorge Camacho Peñaloza

Octubre 09, 2020

Yo no me encuentro a mí mismo donde me busco. Me encuentro por sorpresa cuando menos lo espero.
Montesquieu.

Los tiempos se acercan y ya los jinetes se van enfilando hacia sus corceles animados por la victoria otorgada por sus dioses para presentarse en su nombre en la gran carrera, sin embargo, de su ungimiento como jinetes nombrados por sus dioses hasta la montura de sus corceles, suelen a veces atravesarse valientes jinetes en sendos fornidos corceles para desafiar la fatalidad de lo que representan los primeros cuatro.
En Morena deben estar más que definidos y más el gran elector, Félix Salgado Macedonio sería el jinete del caballo blanco, con senda trayectoria, muy parecida, por cierto, a la del gran elector, el oriundo de las Querendas con toda la trayectoria en las luchas estatales y nacionales, dos veces candidato a la gubernatura, legislador en varias ocasiones fue ya diputado federal, senador de la República, presidente municipal de Acapulco, esto como cartas de presentación, Félix Salgado es el candidato más votado en el estado de Guerrero, más de 700 mil votos en la pasada elección. Otro Morenista, el oriundo del DF, parece que ya no alcanzó a crecer lo suficiente, y ahora se anda queriendo reflejar en las encuestas cuando a pie calle nadie sabe quién es más allá de aquellas personas a las que personalmente entregó beneficios como delegado federal, los números son retratos fieles de las realidades del momento y la realidad del momento, en los números reales, lo pone apenas con un muy lejano 15 por ciento de conocimiento real; ya no hablemos de la intención de voto, llegó a su tope, hasta donde le permitió la vitrina del cargo de delegado federal porque mayor antecedente, antes de haber sido enviado por Andrés Manuel López Obrador como primer candidato de Morena a la elección para la gubernatura del 2015, donde por cierto no superó los 40 mil votos, y de haberle regalado la diputación plurinominal para que alcanzara por esa vía curul en el Congreso del estado. No posee mayor trayectoria personal. En la línea tenemos más aspirantes, pero no habrá para más, aunque las ilusiones son lo último que debe desaparecer de todo aspirante.
En el PRI también va a ser muy difícil que algunos de sus más preclaros aspirantes logren subir al tercer piso de conocimiento y aprobación entre la ciudadanía para presentarse a la elección por la gubernatura, Manuel Añorve y Ricardo Taja son quienes no se mueven de ese lugar. Uno será el candidato y el otro encontrará camino para crecer su vida pública en Guerrero y de la mano de su juventud e ímpetu. Ni Mario Moreno ni Héctor Apreza, son ya aspirantes con posibilidades en su instituto político, y no sería descabellado pensar en la viabilidad del rector de la Universidad Autónoma de Guerrero, Javier Saldaña Almazán, como candidato de una eventual alianza de partidos opositores a Morena.
De los demás partidos PAN, PRD, Movimiento Ciudadano, también viejas caras conocidas que por lo menos quieren sentarse en la montura y que dependiendo del acomodo de las fichas, tendrían alguna lejana posibilidad, el más encumbrado es Evodio Velázquez, de los demás, ninguna posibilidad de llegar con sus corceles a la meta, ni Carlos Reyes Torres, Luis Walton, y ya encarrerado, Beatriz Mojica y mi amigo Armando Ríos Piter, quien creo que se animó tarde a regresar al estado a buscar la posibilidad de ser candidato a algún cargo; ninguno con posibilidades de ganar, también tienen un tope que se circunscribe en sus grupos de simpatizantes.
Todos estos aspirantes a jinetes tienen pues en común que son ya conocidos, sus trayectorias, aciertos, yerros, capacidades y limitantes en diferentes cargos han quedado de manifiesto. Se sabe de lo que son capaces para bien y para mal, algunos o algunas podrán llegar a ser candidatos de sus partidos, pero de ellos sólo pocos serán protagonistas de la elección.
Ante este panorama, de viejos y persistentes problemas del estado, atrasos, rezagos, caducas formas de gobernar, de las mismas promesas de campaña, de compromisos incumplidos, esperanzas desencantadas, de las mismas caras y las mismas ambiciones de llegar por llegar y, también hay que decirlo, de legítimas y genuinas convicciones de los que quieren llegar, definitivamente, para bien de la democracia guerrerense, tengo la certeza de que Guerrero necesita una opción, las fórmulas partidistas para resolver problemas de Guerrero también ya dieron de sí, son viejas conocidas las políticas y programas en todos los rubros, el turismo como prioridad, las políticas asistencialistas, los esquemas de seguridad y de desarrollo social, programas que han respondido en su momento pero que ya no dan para más. Habría que esperar todavía a que surja alguna otra opción, una vía diferente, independiente, que ponga lo mejor de la sociedad para conducir su destino.
Vuela vuela palomita y ve y dile: A toda la comarca que no se pongan tristes, que los jinetes puestos no coman ansias, que vamos a hacer todo lo posible porque no haya sólo de dos sopas, habiendo tantos ciudadanos libres con talento y amor a Guerrero ¿por qué no aspirar a más?