EL-SUR

Sábado 19 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

Guerrero tiene remedio

Jorge Camacho Peñaloza

Enero 08, 2016

En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante, y detrás de cada noche, viene una aurora sonriente.
Khalil Gibran.

Despedir un año y recibir a otro es una etapa de revisión del pasado y visión del futuro, el 2015 fue difícil para Guerrero, y el 2016, de continuar la tendencia pinta para repetirse la historia como si no tuviéramos la capacidad de aprender de ella.
Para algunos, el año que se va es de aprendizaje, en lo particular fue un año de mucho aprendizaje, como candidato a gobernador conocí más de fondo y cerca todos los difíciles problemas del estado, son tan graves y complejos que da la impresión de que nuestro estado no tiene remedio.
Percibí el problema de la falta de empleo, el del insuficiente apoyo para la producción en el campo, la falta de oportunidades para los jóvenes, los escasos canales de comercialización, la ineficiente estructura educativa, la falta de infraestructura para la salud, la inseguridad pública debida a la corrupción de autoridades estatales y municipales, el aumento de la delincuencia en todo el estado,
También pude olfatear fuerzas subyacentes en los gobernantes, partidos políticos, organizaciones sociales lucradoras, en la misma sociedad una conducta que empuja a alentar los problemas, una especie de capacidad para generar problemas y confrontación, destrucción y desencuentros, conducta que pareciera ser parte de la idiosincrasia de guerrerense, de la cultura dirían por ahí.
Pero también en el año que se fue conocí más de cerca el entusiasmo por salir adelante de miles de guerrerenses en las siete regiones del estado, del potencial productivo en cada una de ellas, de la honestidad de muchos policías, maestros, servidores públicos, empresarios, productores, líderes de organizaciones sociales y no pocos políticos.
Pero entre el año que se va y el que inicia me deja un saldo de esperanza para lograr materializar nuestras más grandes aspiraciones por vivir en un mejor estado.
Pero no basta sólo con anhelarlo, debe ser el resultado del esfuerzo que los guerrerenses empeñamos día a día por lograr mejores condiciones de vida, sentarse desde la barrera a señalar los errores y desaciertos de los demás, o desestimar todo esfuerzo que se lleva a cabo de ninguna manera nos llevará a mejorar como sociedad.
Necesitamos entrarle todos y con todo; necesitamos hacer cada quien desde su trinchera lo que le toque, con positivismo, con entusiasmo, con energía, con valor, con entereza y, sobre todo, con la firme convicción de no decaer en el desánimo en tres o cuatro meses y volver a lo de siempre.
Sin temor a equivocarme, puedo asegurar que todos deseamos para el 2016 el inicio de un nuevo ciclo, de una nueva época que marque la diferencia entre el Guerrero de antes y el Guerrero que queremos.
Los guerrerenses debemos empeñarnos este año por ser más optimistas, pensar que debemos hacer de Guerrero el estado en donde los sueños de todos sus habitantes se vean cristalizados al final de una jornada enmarcada por el esfuerzo, el sacrificio, la honradez, la honestidad, el entusiasmo, la integridad y la congruencia de cada uno por lograr un mejor futuro.
Pensar en un Guerrero con igualdad y equidad de oportunidades para todos y todas; un Guerrero que garantice el desarrollo humano de todos sus habitantes, sin importar edades, género, credos, condiciones, ideología o posiciones.
Deseo que el año que inicia sea el año de la revolución en nuestras mentes para pensar en un estado que sea capaz de garantizar a sus niñas y niños mejores condiciones de vida, no sólo su infancia y adolescencia, sino una sociedad que los proteja, anime y empuje para que logren ser mejores adultos que lo que hemos sido nosotros hasta ahora; toda buena acción empieza con una buena idea, Guerrero tiene remedio, esa es la idea.
Vuela vuela palomita y ve y dile: a todos los guerrerenses, que no cejen en el empeño, pues Guerrero sin duda, tiene remedio y quien no lo crea, pos’ que no se sorprenda cuando lo vea.