EL-SUR

Sábado 19 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

Hipocresía

Jorge Camacho Peñaloza

Mayo 25, 2018

 

La hipocresía es un homenaje que el vicio rinde a la virtud. Rochefoucauld. 

El segundo debate mostró lo que Margarita Zavala argumentó precisamente para salirse de la contienda, el peligroso y vulgar nivel de polarización, de ataque y aversión al adversario que está adquiriendo el proceso, lo que, ante la falta de condiciones de equidad, hizo que ella prefiera una salida, pero hacia arriba, es decir colocarse por encima de esa guerra de lodo y darle más sentido a la contienda, pero desde afuera, sí, vamos aportar más al proceso así que si seguíamos adentro.
Este desplante político de congruencia, dignidad y de altura de miras de Margarita Zavala, el de salirse de una contienda en esas condiciones, la han colocado, ipso facto, en las nubes, ahora todos la quieren, sobre todo Ricardo Anaya, que vueltas da la vida y que incongruencias de quienes ayer en su partido le cerraron las puertas hoy se las abren y hasta la quieren abrazar.
Recuerdo como en octubre del 2017 el Senador Ernesto Ruffo afirmó que se sentía aliviado con la salida de Margarita del Partido Acción Nacional, “haga de cuenta que como cuando uno tiene un absceso y sale la pus”, comento lleno de alegría. También recuerdo a un encolerizado Juan José Rodríguez Prats, en la sesión del Consejo Nacional de Acción Nacional, cuando en tono de extrema misoginia descalificaba a Margarita como una candidata impuesta por Felipe Calderón, “¡Ya basta de que sigas abusando, que sigas atropellándonos y que ahora nos quieras imponer a tu mujer!”, grito en la sede del PAN. Y siguió diciendo “Margarita, si quieres llegar a la candidatura a la Presidencia, el menos indicado como promotor es Felipe Calderón. ¡Te está haciendo daño!” Estoy convencido de eso”.
También recuerdo haber escuchado a varios “distinguidos” miembros del CEN decir que Zavala no tenía valor alguno; que, en realidad, lo que se veía en las encuestas era el reflejo de su paso por los Pinos como primera dama; que eso no era suficiente para impulsar y sostener una candidatura. Por eso muchos de los que la felicitaron por tuit la semana pasada por su acto de congruencia política, que la pusieron en el pedestal más alto alegando su coherencia y que se desbocaron en elogios, deben ser vistos como lo que son, vividores de la política.
Todos esos y muchos más que fueron felices con su salida, nunca se dieron cuenta de que Margarita Zavala valía y vale mucho más que la alianza con el PRD o con MC, y no me refiero solo a los números, devastadores puesto que en las encuestas el PRD vale 4 y MC, 3; me refiero a lo que se fracturó y a lo que le costó al PAN esa salida; me refiero al desdibujamiento institucional que se vive al interior y a la falta de valores con que se enfrenta está campaña. Sin duda el PAN perdió, y el fracaso del PAN es también el de México. Que estupidez no tener ojos para ver más allá de lo que se tiene por delante de la nariz.
Para Margarita hoy, México, está por encima de los partidos y de los candidatos; ahora ella tiene la libertad de aportar sus valores y convicciones políticas sin las cadenas de la inequidad del proceso para las candidaturas independientes; tiene toda la libertad para pensar cómo, dónde y por qué actuar teniendo la mirada puesta en México y no el cargo, porque al final del día México es más grande que el cargo. Nos fuimos pero aquí seguimos, no nos queremos ir y no quieren que nos vayamos, todavía tenemos mucho que aportarle al país y a este proceso electoral. Veremos.
Vuela vuela palomita y ve y dile: A Margarita que aunque de frente nos dijo que quedamos en libertad de votar por quien se nos dé la gana, en lo que a mi respecta mi voto se respeta y no será precisamente para los candidatos del frente.