EL-SUR

Miércoles 16 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

Índice delictivo

Jorge Camacho Peñaloza

Octubre 21, 2016

El enemigo que actúa aisladamente, que carece de estrategia y que toma a la ligera a sus adversarios, inevitablemente acabará siendo derrotado. Sun Tzu.

Se ha reducido de manera muy importante el tema de los homicidios dolosos, los enfrentamientos ya son muy pocos los que se presentan, casi nulos, se ha reducido el delito de robo de vehículo, de casa-habitación, los secuestros, prácticamente todos los delitos se han reducido aquí en el estado de Guerrero.
Si tomáramos así como verídicas estas declaraciones del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, en su visita a Guerrero hace un par de días, tendríamos que estar ya tranquilos y del otro lado del río, pero no, no sólo porque, como bien lo dijo alguien en el sentido de que la violencia es un asunto de percepción, sino porque simple y sencillamente, muchas de las estadísticas del gobierno, sobre todo en materia de seguridad, no reflejan la realidad, aún y cuando sean las que se registran en las dependencias oficiales.
La incidencia delictiva es una cifra que se obtiene de las denuncias que ponen las personas afectadas por alguna acción delictiva, como homicidio, con dolo o imprudencial, robo a casa habitación, robo de vehículo, asalto a casas habitación, extorsión, con violencia y sin violencia, entre otros, la mayoría de las cuales simple y sencillamente, la población afectada no reporta, por lo que ya se sabe, por temor y por la pérdida de confianza a la autoridad, en el entendido de que dentro del aparato de procuración de justicia hay complicidad con la delincuencia y cuando no, simplemente no hay interés por realizar las investigaciones, por la falta de recursos suficientes, capacitación y convicción en los que participan, todo queda en el mundo de la impunidad, pues sólo cuatro de cien delitos son sentenciados en el país.
Según cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública, de enero a agosto, en Guerrero se han registrado mil 484 homicidios dolosos, por mes las cifras son: 166, 160, 188, 178, 165, 195, 215 y 217, serie que muestra una tendencia creciente de este índice delictivo, tal vez en septiembre y octubre las cifras estén disminuyendo, pero el caso es que este índice no nos está reflejando una realidad halagüeña, a menos que se quiera tomar como tranquilizadora de conciencias.
Sin embargo, otorgando el beneficio de la duda, suponiendo que estén bajando los índices delictivos, la semana que viene va a ser dado a conocer, qué bueno que así sea, que en los registros de la Fiscalía General del Estado, haya menos homicidios dolosos denunciados por la población, pero eso no significa necesariamente que estén disminuyendo la violencia o la inseguridad en el estado, como se consigna en los diferentes medios de comunicación y en las redes sociales, porque bien a bien ningún índice delictivo mide la violencia, presencia y operación de la delincuencia organizada, la cual también hace daño cuando hace alianzas con empresarios, políticos y miembros prominentes de la sociedad o las comunidades.
La seguridad es pues una condición que tiene que ver mucho más que con un índice delictivo o con la criminalidad, si las políticas públicas de la seguridad y contra la violencia se van a centrar en reducir los índices delictivos están condenadas al fracaso.
Por otro lado, qué bueno que se hagan cosas relacionadas con la prevención, que es una de las acciones necesarias para disminuir la violencia y la inseguridad, porque es ahí, en la sociedad, en el día a día de la gente, en dónde se puede hacer cosas para evitar que los índices delictivos crezcan, pero no con motivo de ferias como las acciones que presentó el secretario Osorio Chong en forma de una feria en Ciudad Renacimiento.
Acciones tan importantes como la prevención, no pueden ser presentadas como una feria, ahí se van a quedar como un juego de feria y no como acciones urgentes y serias que la sociedad está esperando conocer para involucrarse.
Es importante que baje el índice delictivo cómo indicador del mejoramiento del clima de seguridad y disminución de la violencia en la entidad, pero más importante es saber que se aumente el número de plazas públicas recuperadas, de calles iluminadas, de colonias con presencia policial permanente, de sistemas de vecino vigilante echados a funcionar, el número de pláticas de legalidad en las instituciones de educación media superior y superior, el número de jóvenes recuperados de la adicción, el número de pandillas convertidas al comportamiento cívico, y todas las demás acciones que deben hacerse desde la sociedad.
Vuela vuela palomita y ve y dile: A Hillary que le dé su merecido al cretino de Trump, pos así estaba escrito, que burlándose de las mujeres, una gran dama lo va a poner frente a su destino.