EL-SUR

Sábado 19 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

La CETEG y la 4T

Jorge Camacho Peñaloza

Abril 12, 2019

 

El revolucionario más radical se convertirá en un conservador el día después de la revolución
Hannan Arendt

Para los maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero, la CETEG, pareciera que no ha iniciado la 4T, la Cuarta Transformación que dice Andrés Manuel López Obrador que ha empezado a emprender, en la que se desterrará la corrupción y la impunidad, en la que se harán prevalecer los ideales de honestidad, de austeridad, de vivir en la medianía, en el Estado de Derecho, en la que las cosas deben de hacerse por la razón y por la imposición, nada fuera ni por encima de la ley, en la que deben hacerse muy bien las cosas, para honrar a nuestros héroes y a sus ideales.
A los de la CETEG, que se dicen democráticos, la 4T les importa un bledo, es más todo lo que significaría ni les conviene, más bien a ellos les viene bien el modelo autoritario, el de la corrupción y la impunidad, en el que no avanza el que no transa, en el que el método es convertir en privados los recursos públicos, en el que nadie rinde cuentas y todo se hace en lo oscurito, en el que no se hace prevalecer la razón sino la presión y la imposición, ese es el régimen que les viene bien y por eso recurren a la fuerza colectiva porque les falta razón, y para nada les resultan admirables los ideales y las convicciones de Morelos, Hidalgo, Juárez, Madero, Zapata y Cárdenas.
Ellos quieren seguir heredando sus plazas a familiares y amistades, vendiéndolas al mejor postor aunque no tengan ninguna preparación relacionada con el magisterio, subir de escalafón sin demostrar conocimientos sino comprando los ascensos, quieren seguir “educando” con sus propias reglas y normas comodinas, dinereras y de hábitos de flojera; les irrita hablar de la calidad educativa y de la profesionalización, por eso Guerrero es de los estados peor evaluados en las diferentes pruebas de educación. Les importa un comino afectar a la sociedad, coartarles las libertades bloqueando y destrozando bienes públicos infringiendo la ley y el Estado de Derecho, todo eso es contrario a la democracia, por ende, de democráticos no tienen ni entienden nada.
La democracia implica comprometerse ha hacer más eficientes los recursos de la sociedad que los de propiedad privada, en la iniciativa privada podría haber deficiencias pero no en los recursos de la sociedad porque de ellos depende más el bienestar social que de los recursos privados. La democracia implica competir en base a la excelencia de manera pública y transparente, así la diseñaron los griegos por eso inventaron las olimpiadas en las que se exhibían las virtudes y los romanos el Ágora en donde competían por cargos públicos con base a los mejores discursos con mayor argumento y razón, en ambos casos en un marco de reglas, normas y leyes que se respetaban.
Pero aquí no, los maestros de la CETEG no están hechos para la democracia, rehúyen a la excelencia, a las reglas, a la exhibición pública de las virtudes, al conocimiento, al respeto del bien público, ellos quieren lo suyo como buenos neoliberales, ellos son también los de la mafia del poder que quiere seguir controlando los recursos sindicales y de la educación de los mexicanos pero no para bien de la sociedad sino para su propio beneficio.
Vayan a hacer sus bloqueos a Palacio Nacional, reclamen a quien les prometió abrogar la reforma educativa y ahora que está de moda los perdones, pidan perdón al pueblo de Guerrero por los graves daños que le han hecho a su educación, a la educación de los niños y jóvenes, a sus libertades de tránsito por las carreteras y autopista. Estoy seguro que si Genaro y Lucio vivieran se volverían a morir de la vergüenza porque los profes de la CETEG detestan la calidad y excelencia.
Vuela vuela palomita y ve y diles: A los de la CETEG que ya el régimen priísta contra el que se pintaban de progresistas ya se terminó, que ahora con la dizque cuarta transformación se están exhibiendo como lo que realmente son, unos reaccionarios pero de quinta.