EL-SUR

Sábado 19 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

Las benditas redes sociales

Jorge Camacho Peñaloza

Agosto 21, 2020

El secreto de la vida es la honestidad y el juego limpio, si puedes simular eso, lo has conseguido.
Groucho Marx.

Como ya todos saben, una de las herramientas que han venido a transformar la vida política son las redes sociales, ya no es la misma forma de hacer política, de gobernar, de competir por el poder, de relacionarse con el electorado y la ciudadanía, uno de los primeros candidatos que legitimaron la e-campaña fue Bob Dole, el primer candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos que en 1996 abrió para una campaña electoral su página de internet www.dole96.com, después fue Jesse Ventura, ex luchador profesional, quien utilizó de manera intensiva la web para ganarle a los candidatos del partido Demócrata y al Republicano, contendiendo por el Partido Reformista por la gubernatura de Minnesota en 1998 y el candidato que se hizo más famoso por haber ganado la elección presidencial usando las redes sociales es sin duda Barack Obama en el 2008 logrando movilizar a 750 mil seguidores y quien hoy es el rey de los seguidores en twitter con más de 121 millones y tiene el récord de hacer un millón de seguidores en sólo cinco horas con su cuenta @POTUS.
En México las primeras campañas que usaron las redes fueron las presidenciales de 2006 en las que contendieron Felipe Calderón, Andrés Manuel López Obrador y Roberto Madrazo usando principalmente correos electrónicos y blogs, pero fue con el actual Presidente que las redes sociales, “las benditas redes sociales” como él mismo las llama, fueron determinantes para que lograra conectar con el electorado y obtener su voto en la elección de 2018. Hoy AMLO tiene poco más de 7 millones 897 mil seguidores en Facebook.
Las benditas redes sociales han venido a cambiar los tradicionales paradigmas de la comunicación política, ya no hay emisor y receptor, ahora hay una conversación 360 o 2.0 en la que se horizontaliza la relación entre políticos y ciudadanos, es el medio por el que la ciudadanía tiene contacto a cualquier hora del día con los políticos y gobernantes, con la que se informa y por medio de las cuales los aspirantes hacen campaña para llegar a la ciudadanía; gracias a las benditas redes sociales la democracia se ha expandido y profundizado al grado de que ya no es la misma democracia de antes, no obstante está bendición puede ser mal usada por algunos diablillos que quieren pasarse de listos y hacerse notar con sombrero ajeno.
Hoy por hoy todo político que aspire a ser candidato tiene que hacerse visible en las redes sociales, difundir sus acciones, ideas, propuestas, conversar y responder a los cibernautas, lo que no pueden hacer, por ética, es hacerse propaganda personal con los recursos e información del gobierno, que es lo que está haciendo el delegado de los Programas del Bienestar del gobierno federal, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, usando además el logotipo, voz y formato de la publicidad gubernamental y fotos personales con el Presidente de la República en los videos informativos que está subiendo a las redes sociales sobre los programas de gobierno, y no lo puede hacer porque eso es asumir una estrategia que lo exhibe como ventajoso y tramposo, y lo sabe.
Está bien que quiera ser gobernador del estado, puede querer y moverse en las benditas redes sociales cualquier guerrerense que quiera gobernar al estado, pero que lo hagan como lo hacía Andrés Manuel López Obrador, sin usar recursos públicos, jamás lo hizo, jamás pegó su imagen a la imagen de entrega de pensiones o becas, o abrazándose con Cuauhtémoc Cárdenas o algún otro santo, además él mismo ha postulado que ningún servidor público y menos los servidores de la nación pueden hacer uso de los recursos públicos para hacerse propaganda.
Andrés Manuel López Obrador anda creído de que está cambiando la vida pública en el país, la práctica de la política, impulsando una nueva moral. En su discurso de toma de protesta como Presidente de México señaló “Las elecciones serán limpias y libres y quien utilice recursos públicos o privados para comprar votos y traficar con la pobreza de la gente o el que utilice el presupuesto para favorecer a candidatos o partidos, irá a la cárcel sin derecho a fianza” ¿de dónde le sale el gusto al joven y ambicioso aspirante? Se cura en salud Amílcar Sandoval en la aclaración de su propaganda en las redes sociales con los programas de bienestar con el aviso de que ese material es con fines informativos y que queda prohibido su difusión en medios pagados, así cree que puede engañar a la inteligencia de los guerrerenses disfrazando su trampa.
Vuela vuela palomita y ve y dile: A todos los luchadores sociales que han caído en la lucha por la democracia en Guerrero, que no siempre los sucesores, su ejemplo siguen, que mientras haya ventajosos que quieran hacerle trampa, la lucha sigue y sigue.