EL-SUR

Sábado 19 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

Lejos de la realidad

Jorge Camacho Peñaloza

Abril 17, 2020

El término democracia significa el dominio de la economía y de la vida social y política por parte de los elementos nacionales que son adecuadamente sensibles a las necesidades de las empresas…
Noam Chomsky.

Trato de convencerme de que está haciendo las cosas bien y justas, que todo el dinero que dice que va a regalar con sus programas sociales de becas, pensiones, empleo a jornaleros con el programa de Sembrando Vida, el dinero que da a padres de familia para el mantenimiento de escuelas, así como para apoyos para pescadores, y ahora con dos millones de créditos para micro y pequeñas empresas formales e informales de 25 mil pesos cada una pagaderos a tres años, servirá para reactivar la economía, pero luego veo los supuestos en que basan su teoría económica y no más no me da.
Por ejemplo, estos créditos de 25 mil pesos que va a entregar a micro y pequeños empresarios de uno hasta 50 empleados que no los hayan despedido y que tampoco les hayan recortado sus salarios, además de que yo no sé en qué le pueden servir a una empresa para que mantenga sus actividades, más de la mitad de estos poco más de 923 mil establecimientos se dedican, lea usted bien, al comercio y a los servicios, es decir son micro empresas que compran mercancías o prestan servicios a otras que las producen y que seguramente generan más empleos y que no están recibiendo ningún apoyo y que es la economía que los está pidiendo a gritos por parte del gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador pero este no hace más que seguir viéndolos como sus adversarios, como los conservadores, los tecnócratas, la mafia del poder, bajándose al lodo de la venganza en lugar de subir a la cumbre y ver el rumbo de la nación.
No estamos negando las legítimas necesidades de estos micro y pequeños negocios que muchas de las veces son en realidad un ingreso extra para las familias que los tienen, que en el México profundo hay una pobreza inaceptable generada por una economía y gobiernos incapaces de generar y distribuir más equitativamente riqueza, lo que no podemos compartir es la visión de López Obrador de ver en la sociedad y la economía una misma cosa porque no es así, a la sociedad con políticas sociales y a la economía con políticas económicas.
Andrés Manuel López Obrador debería ser honesto y decir que su estrategia es regalar mucho dinero a los pobres, a los de abajo como les dice, a la economía informal, para que los siga manteniendo como votos cautivos ahora para el plebiscito de revocación del mandato, valiéndole poco todo el sector de las clases medias empresarias, profesionistas y de productores que con mucho trabajo salen adelante.
Sostiene que lo siente, pero que ya no es el mismo modelo de políticas neoliberales el que está definiendo la estrategia, que ya no es como antes que ante cualquier crisis venían las políticas de choque que siempre acababan dañando más a la población, ya no es el mismo modelo pero sí es la misma economía y el mismo país, a la que en situación de crisis tiene derecho a recibir el apoyo de su Estado, de su gobierno, el gobierno no elige a quien sí y a quien no, está para servir a todos porque a todos se debe.
El coronavirus era su prueba de fuego, erigirse como el líder histórico que busca ser, pero la dejó ir, prefirió seguir hablándole y contestado desde su púlpito matutino a sus adversarios, hablándole a sus electores, haciendo campaña, dividiendo al país, incapaz de llamar a todos para enfrentar parejo el problema en toda la geografía del país, se achiquitó ante el problemón, gobernó para los suyos, siguió chacoteando, besando y abrazando para demostrar que él es un protegido de la providencia, lejos de la realidad.
Vuela vuela palomita y ve y dile: A ese López Obrador que ya le vaya bajando a su confrontación y convoque a toda la nación, que si le falta corazón y le sobra cerrazón, entonces no nos faltará razón para quitarle el bastón.