EL-SUR

Sábado 19 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis (VI parte)

Jorge Camacho Peñaloza

Febrero 14, 2020

Donde reina el amor, sobran las leyes.
Platón.

En la política no hay sorpresas, es una actividad en la que lo que ocurre es altamente previsible, se hacen cálculos, escenarios, análisis de tendencias y el resultado es generalmente una situación prevista. Se dice que en política sólo los tontos con prisa tienen crisis, a los ilusos los sorprende la realidad y los simuladores normalmente se salen con la suya.
En la actual sucesión gubernamental, por Casa Guerrero, hay cuatro figuras que están en la carrera de la sucesión, por su trayectoria y circunstancia: Félix Salgado Macedonio, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, Manuel Añorve Baños y Ángel Aguirre Rivero, uno de ellos será el próximo gobernador del estado, fuera de estos hay suspirantes que no llegarán por alguna razón, lo que implica que no les alcanza su circunstancia política.
En el PRI hay muchos cuadros que llevan años acariciando el sueño de ser candidatos a gobernador pero pocos con la circunstancia para serlo y menos para ganar una elección, por ejemplo, Héctor Apreza Patrón, ha sido presidente municipal de Olinalá, tres veces diputado local, Coordinador de Fortalecimiento Municipal, presidente del Congreso del Estado, dirigente estatal del PRI, economista, buen cuadro, sin embargo, no fue del primer círculo de los grupos priístas formados desde Alejandro Cervantes Delgado, José Francisco Ruíz Massieu, Ángel Aguirre Rivero, Rubén Figueroa Alcocer, René Juárez Cisneros, logrando ser del primer círculo del último de los grupos priístas que lidera el gobernador Héctor Astudillo Flores, eso propició que fuera visto como un político de peso mediano en el contexto político estatal.
Otro caso es el de Héctor Vicario Castrejón, este sí del primer círculo y hombre de la mayor confianza del ex gobernador Rubén Figueroa Alcocer, dirigente estatal del PRI, dos veces diputado local, diputado federal, senador de la República, subsecretario de Finanzas del gobierno estatal, y sin embargo, a pesar de su inteligencia y capacidad política no tiene la circunstancia en razón de que su principal fortaleza fue al mismo tiempo su principal debilidad, es decir, no tiene luz propia, lo que es se lo debe a Rubén Figueroa Alcocer, no tiene un nombre propio en el estado.
En el perredismo igualmente hay suspirantes, ninguno con posibilidades reales de aspirante; la última figura con luz propia fue Armando Chavarría Barrera, el líder universitario, contendiente derrotado varías veces por la rectoría de la Universidad Autónoma de Guerrero, senador de la República, diputado local, presidente del Congreso del Estado, secretario general de Gobierno, asesinado en agosto de 2009.
Fuera de Armando Chavarría no existe figura alguna en el perredismo con el peso, capacidad, presencia en el estado y carisma que pueda colocarlo en la carrera, por ejemplo, nada tiene que hacer Evodio Velázquez, pues solo ha sido diputado federal y plurinominal por el sector de la juventud y a invitación de Sebastián de la Rosa Peláez; diputado local y presidente municipal de Acapulco, sin ninguna presencia en las demás regiones del estado donde es un verdadero desconocido. Hizo tan mal gobierno municipal en Acapulco que con seguridad sí volviera a competir perdería, no tiene luz propia. Del mismo modo, Carlos Reyes Torres, pupilo de Chavarría Barrera, de La Unión, total desconocido, ha sido presidente municipal, diputado local, presidente del Congreso y dirigente estatal del PRD, nada más, y quiere. Estos dos últimos sin ninguna virtud o cualidad política, intelectual o profesional públicamente reconocida que no sea de sus favorecidos, más bien con delicados señalamientos, se podría decir que estos podrían como clasificarse entre los soñadores, de los que quisieran ser gobernadores. En este último grupo de refilón a Rogelio Ortega Martínez, que dice que buscaría la candidatura de Morena a gobernador, hágame usted el favor, sin más comentarios.
De algunos otros con posibilidades de ser competitivos y en una coyuntura, colarse a la grande, me ocuparé en otra entrega, hoy me limito a decir que hay más suspirantes que no tienen posibilidades de llegar a la candidatura y menos a la gubernatura como Luis Walton, Claudia Ruiz Massieu, Adela Román Ocampo, Nestora Salgado, Mario Moreno Arcos, la ex perredista y Beatriz Mojica Morga.
Vuela vuela palomita y ve y dile a: Los que te quieran escuchar, que quien quiera participar, a la contienda pueden entrar, pero que no sean penitentes, que si quieren que lo hagan por la vía independiente.