EL-SUR

Miércoles 16 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

No hay gobernante infalible

Jorge Camacho Peñaloza

Agosto 03, 2018

 

De hombres es equivocarse; de locos persistir en el error. Marco Tulio Cicerón.

Hay ejemplos en la historia de pueblos que se embelesan con sus líderes a tal grado que pierden la vista, enceguecen, no ven los errores o malas acciones de sus gobernantes, hasta que se topan con la realidad de las crisis que han generado por ejercer el poder de manera personalista, sin haber caso a la ley, a las instituciones, a colaboradores, a voces que disienten y al reclamo popular. Ahí están Hitler, Lenin, Churchill, Chávez, Nixon, Clinton, Salinas y el priísmo en general; todos se equivocaron.
Actualmente ya hay serias preocupaciones acerca de la posibilidad de que eso ocurra en el país ante la contundencia con la que el virtual Presidente electo recibió el voto de la ciudadanía, al grado de vencer a sus contendientes en todos los estados, excepto uno, hazaña de carro completo poco común en la moderna vida electoral del país desde que existe un órgano ciudadanizado que organiza los procesos electorales como el Instituto Nacional Electoral. Aunado a esto su permanente presencia proselitista a lo largo y ancho del país desde el 2006 pegó en el hígado y estómago de las preferencias electorales de la mayoría de los mexicanos, aunque no estoy seguro de que los más de treinta millones de votos hayan sido sólo por pura coyuntura electoral, más el rechazo al actual régimen priísta derivaron en un creciente ánimo pro AMLO en todos los estados.
Toda esa contundencia puede hacer caer tanto al virtual Presidente electo como a sus seguidores en la creencia de que es infalible. Y es que ha habido, hay y habrá en México y en todo el planeta gobernantes que creen que su misión es un designio divino, que su intervención en los destinos de los pueblos es providencial, que por la forma contundente con la que llegan al poder son invencibles. Afortunadamente México no será el caso, hay visos de que ni la ciudadanía aguantará ni sus colaboradores le aplaudirán todo al virtual Presidente electo.
Así las cosas, es necesario que hoy más que nunca se ponga en claro, en la que se pretende sea la nueva vida pública del país, que el voto contundente no da para avasallar, para actitudes soberbias, bolcheviques o jacobinas; no se equivoquen amigos de izquierda, los gobernantes se llegan a equivocar, no hay uno solo en la historia de la humanidad que no se haya equivocado, y no va a ser la excepción Andrés Manuel López Obrador, y esto no es el hilo negro, es la naturaleza humana.
Si bien ha tenido el acierto de desnudar y exhibir la corrupción de todo un régimen, eso no lo exime de cometer errores, ni a él ni a sus colaboradores. No es lo mismo ser opositor que gobernante, si como aspirante fue exitoso eso no lo exenta de cometer errores como gobernante. Nombrar a delegados federales en los estados que se sienten virreyes y que creen que van a estar por encima de los gobernadores y a Manuel Barlett Díaz al frente de la Comisión Federal de Electricidad al parecer son algunos de los primeros errores del virtual presidente electo, pues nadie olvida que el secretario de Gobernación de Miguel de la Madrid fue representante y operador del gobierno que cometió el primer gran fraude en la actual democracia que nos hemos dado los mexicanos quintándole el triunfo a Cuauhtémoc Cárdenas.
Vuala vuela palomita y ve y dile: A toda la comarca que un mal nombramiento no es para descalificar todo un proyecto, pero sí para empezar a atestiguar que don Andrés Manuel puede fallar.