EL-SUR

Sábado 19 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

Organización sin confrontación

Jorge Camacho Peñaloza

Abril 08, 2016

Un hombre inútil es gravoso al Estado en que se pesa el mérito de los miembros por la utilidad que de ellos se saca. Séneca.

Si bien en el Índice de Paz México 2016, Guerrero aparece como el estado menos pacífico, también es cierto lo que el mismo documento señala, que en 2015 los niveles de paz en México mostraron una mejora de 0.3 por ciento, cifra que representa el menor avance en los últimos cinco años, es decir, un avance mínimo de acuerdo con ese percentil.
Analizando las cifras de todos los demás estados, la verdad es que no están tan alejados de Guerrero, que no es consuelo, porque consuelo de muchos consuelo de… pensándolo bien, la situación de violencia, inseguridad y criminalidad está, lamentablemente, generalizada en la mayor parte del país; esta situación nos aleja de la posibilidad de gozar de la paz tan anhelada por todos.
Sin el afán de pretender minimizar las cifras y al contrario, tratando de la realidad que reflejan, insisto, como ya lo he hecho en otras ocasiones, la sociedad civil debe organizarse, para promover y coadyuvar desde aquí mayores y mejores resultados por parte de los tres órdenes de gobierno, de ninguna manera confrontándolo, sino generando una sinergia que se componga, por un lado, de la responsabilidad de la sociedad civil por asumir su parte, involucrándose aportando el cuidado de los hijos, promoviendo la seguridad vecinal, buenas prácticas sociales, y la supervisión y evaluación de las acciones de gobierno en materia de seguridad por parte de sus gobernantes.
Por otro lado, los tres órdenes de gobierno, sumando sus esfuerzos, capacidades y recursos, más allá de los cerrados grupos de coordinación para generar confianza en la sociedad través de políticas públicas certeras, transparentes, contundentes y de fondo.
La sociedad civil debe exigir y sostenerse en la postura de cero tolerancia a cualquier mínimo acto de corrupción, pero para ello, deberá también hacer lo que le toca a cada ciudadano, cumplir con la ley y hacerla cumplir.
Una democracia no puede entenderse sin la participación de la sociedad civil organizada, en ningún caso confrontada y mucho menos con su gobierno, porque lo que más le viene bien a la delincuencia es una sociedad confrontada con su gobierno, por eso son inconcebibles las postura de la iglesia, comerciantes y policías comunitarias, de oposición al gobierno y amigables hacia la delincuencia.
Para ello, el gobierno también requiere asumir su parte, que en ese sentido es la de ponerse a trabajar en serio, y cumplir su compromiso social y político, distribuyéndose tareas, y fortaleciendo una ciudadanía activa y responsable.
En este sentido, coincido con quienes sostienen que la relación entre Estado y sociedad civil es interdependiente, que el desarrollo de la sociedad civil y sus características, está en consonancia con el desarrollo del Estado democrático de derecho.
En armonía y en concordancia, de manera conjunta y responsable, sólo así, no sólo Guerrero, sino en general todo nuestro México podrá avanzar y lograr un desarrollo sustancial y duradero.
No necesitamos más confrontación, iniciemos a generar un Guerrero más pacífico a partir del respeto a los derechos de toda la sociedad civil; no obstaculizando el libre acceso a cualquier ciudadano por cualquier vía, no agrediéndonos unos a otros de manera verbal y mucho menos física, iniciemos cada uno desde nuestra trinchera a generar un Guerrero más pacífico, no participando en actos simples o complejos de corrupción y riesgo desde nuestros hogares, no violentando los derechos de nuestras mujeres y los más pequeños, inculcando los valores y buenas costumbres con los que nuestros abuelos crecieron.
Iniciemos un Guerrero pacífico exigiendo mejores y mayores oportunidades para los niños y jóvenes, para que estudien, se preparen y produzcan, a su vez, mejor calidad de vida para sí y los que les rodean, construyendo mejores y mayores políticas públicas que garanticen un desarrollo humano real, palpable y duradero, organizándonos sin confrontarnos.
Vuela vuela palomita y ve y dile: A todos los guerrerenses que no se achicopalen, al contrario, que agarren enjundia para organizarse y sin pelearse, pa’que todos sociedad y gobernantes prontito jalen y nos demos la paz, que tanto deseamos.