EL-SUR

Miércoles 16 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

Otra vez

Jorge Camacho Peñaloza

Julio 08, 2016

Sería magnífico, yo creo, ayudar a hacer de México un lugar feliz. Pancho Villa.

Hablando en claro el problema de la inseguridad pública y la violencia que actualmente ha sembrado terror en la sociedad proviene de la transición de la delincuencia común a la delincuencia organizada, de los ladronzuelos y carteristas, a carteles de la droga y crimen organizado que controlan el cultivo de amapola y mariguana, producción, trasiego y venta de drogas, la comisión de secuestros, extorsiones y trata de blancas.
Y hablando en claro, si bien la seguridad pública es una responsabilidad de los tres órdenes de gobierno, la delincuencia organizada es un delito de orden federal que corresponde a la federación atacarlo y combatirlo, y si la violencia, homicidios e inseguridad pública que vivimos en Guerrero proviene de la delincuencia organizada, entonces quien tiene primordialmente la responsabilidad de combatir el problema en el estado, son las dependencias del gabinete federal de seguridad.
Ni el estado ni los municipios tienen atribuciones para investigar y perseguir delitos federales como la delincuencia organizada, esa es facultad del gobierno federal, entonces, hablando en claro, si hay violencia, inseguridad extrema y delincuencia organizada campeando por todo el estado de Guerreo, es responsabilidad de las dependencias u órganos de seguridad federales, no del estado o municipios.
El argumento de la coordinación entre los tres niveles de gobierno sólo sirve para diluir y rehuir a la responsabilidad del gobierno federal con el problema de la violencia e inseguridad derivado de la delincuencia organizada.
Si actualmente Guerrero es de los estados más violentos del país y Acapulco y Chilpancingo de las ciudades más violentas y menos seguras, es, por ende, por la inoperancia, ineficiencia o desinterés de las dependencias federales, porque no se ve claro cuál es la estrategia o las acciones sistemáticas públicas o cerradas de estas dependencias contra la delincuencia organizada, no se ven, ni las directas ni las preventivas, no hay.
No se ve coherencia ni lógica operativa, comunicativa ni preventiva, sí se ve la libertad en las calles, zonas, vialidades para delinquir, jóvenes ingiriendo bebidas en la vía pública, bares infringiendo los reglamentos, colonias desoladas, ausencia de puestos de revisión y control, rondines, coordinación, nada; y de las estrategias confidenciales menos, yo creo que son inexistentes.
No puede ser que los miles de elementos, los altos rangos militares y navales, los cuarteles, el armamento de batallones completos, de la Policía Federal y de la Gendarmería, los órganos y áreas de inteligencia, más si se quiere la coadyuvancia de las corporaciones estatales, no puedan contra un grupillos de delincuentes.
De acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana, ENSU del Inegi, las ciudades de Acapulco y Chilpancingo ocupan el tercero y quinto lugar de los cinco municipios donde los ciudadanos tienen la peor percepción de seguridad en todo el país. (El Sur, 6 de julio de 2016).
En el informe difundido ayer, se señala que durante junio de este año las ciudades con mayor porcentaje de personas de 18 años y más que consideraron que vivir en su ciudad es inseguro, fueron Villahermosa, Coatzacoalcos, Acapulco, la región Oriente 2 de la Ciudad de México y Chilpancingo, con 95, 94, 93.5, 91.2 y 88.6 %, respectivamente.
A la par de esta realidad, tan sólo el 8.8% de la ciudadanía encuestada en Chilpancingo (ocupando con ello el penúltimo lugar nacional, sólo después de la zona oriente de la Ciudad de México; no muy alejado está Acapulco que sólo alcanzó el 17.6%), califica el desempeño del gobierno municipal como efectivo para resolver los principales problemas de la ciudad.
En cuanto a la efectividad del desempeño de diferentes corporaciones policiacas para prevenir y combatir la delincuencia fueron del 62.2% para la Gendarmería Nacional, 58.2% para la Policía Federal, 46.2% para la Policía Estatal y 42.8% para las policías municipales.
Así las cosas si Chilpancingo y Acapulco otra vez salen, sobresalen, como las ciudades en las que sus habitantes se perciben más inseguros es porque no hay un combate contundente y decidido contra la delincuencia organizada por parte de las instancias responsables.
Vuela vuela palomita y ve y dile: A los mandos responsables que se les está acabando el tiempo para dar resultados a raudales, antes de que les pase lo mismo que pasó hace poco, con ciertas autoridades.