EL-SUR

Sábado 19 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

¿Qué no hemos hecho bien?

Jorge Camacho Peñaloza

Junio 24, 2016

El buen ciudadano es aquel que no puede tolerar en su patria un poder que pretende hacerse superior a las leyes. Marco Tulio Cicerón.

No se trata de echar culpas a nadie, porque entonces las respuestas provendrían de una posición egoísta, de auto exculpación e imparcial. Es necesario pasar a formar parte de la respuesta para que implique asumir un compromiso de inclusión en lo que indique que se tenga que hacer.
Nuevamente a nivel internacional Chilpancingo y Acapulco vuelven a ser exhibidas por cosas negativas, Como las ciudades más violentas de América Latina, la primera en octavo lugar y la segunda en quinto según un estudio presentado recientemente en el Foro Económico Mundial Latinoamericano, aunque ya otros estudios presentan a la capital del estado como una de las ciudades peores para vivir. Me pregunto si así están evaluadas las dos principales ciudades del estado cómo se evaluará el resto y sus comunidades para vivir.
Otra vez Guerrero en los primeros lugares de lo negativo: en pobreza, corrupción, opacidad, poca transparencia, menor calidad de vida, más violencia, más homicidios, reprobados en el sistema educativo público, primeros en producción de amapola y mariguana, marginación, etc. ¿Hasta cuándo empezaremos a ver en los medios, en redes, discursos, estudios, en las noticias, que somos el estado con más de lo bueno?
Sacar adelante a Guerrero será nada sencillo, no es asunto de presupuesto, de dinero, tampoco de voluntad, de unidad y políticas públicas, deberá ser resultado de algo más complejo que responda a la pregunta de ¿qué no hemos hecho bien?, en la que contestemos todos: sociedad, gobierno, familias, los universitarios, empresarios, maestros, sindicatos, los partidos, los policías, el ejército, trabajadores, poderes públicos, iglesias, ciudadanos, y en las respuestas encontraremos la razón sobre por qué estamos cómo estamos.
Los organismos que han realizado los estudios sobre Chilpancingo y Acapulco no han ido a la sierra, a la Tierra Caliente, a la Montaña, que en extensión son más grandes que las ciudades pero el índice de violencia es también enorme, sólo que hasta allá esas instituciones investigadoras no acuden a analizar la realidad de nuestro estado porque entonces sí acabaríamos en primerísimos lugares.
Lo obvio tan difícil para muchos, y tan claro para otros es que si queremos resultados diferentes, hagamos cosas diferentes, ese es el gran secreto, si seguimos haciendo lo mismo no podemos generar resultados diferentes a los que hacen de Chilpancingo y Acapulco unos de los peores lugares de México ¿Será difícil hacer cosas distintas ? Si las cosas han llegado a ser como son, malas, ha sido porque todos hemos decidido mal, luego entonces, fácil, decidamos bien.
Hagamos cosas diferentes y empecemos a decidir bien y las cosas empezarán a pintar mejor para nuestro estado y querida capital y Perla del Pacífico. Nunca es tarde ya es hora, manos a la obra, dejemos de hacer siempre lo mismo y decidamos mejor, no seamos tercos. Si se puede.
Vuela vuela palomita y ve y dile: A toda la paisanada que no haga que como que no oye, o que la Virgen le habla, empiécele a contestar a qué no hemos hecho bien, es para hoy no para mañana.