EL-SUR

Sábado 19 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

Sin nombre

Jorge Camacho Peñaloza

Noviembre 22, 2019

La naturaleza de los hombres soberbios y viles es mostrarse insolentes en la prosperidad y abyectos y humildes en la adversidad.

Nicolás Maquiavelo.

Hay muchos temas sobre los que se debe reflexionar o emitir una opinión acerca de lo que está pasando en nuestro estado como la próxima gira de Andrés Manuel López Obrador a Chilapa y Tlapa, la muerte del dirigente Arnulfo Cerón en esta última ciudad, los difíciles momentos que se vienen para los municipios para pagar sueldos y aguinaldos, el proyecto de presupuesto federal y estatal, la relación entre AMLO y el gobernador del estado, los últimos movimientos de los Cuatro Jinetes del Apocalipsis, el aniversario de la Revolución, el primer año de gobierno de AMLO, pero me detendré a tocar un tema que puede marcar para bien o para mal el futuro del estado, me refiero al ya oficial divisionismo existente al interior del partido Movimiento de Regeneración Nacional, mejor conocido como Morena.
Digo oficial porque ya hasta obra un oficio, aunque sin nombre, en la Secretaria de Asuntos Legislativos, mejor conocida como Oficialía de Partes, en el Congreso del Estado firmado por 12, sí doce, como si fuera bíblico, diputadas y diputados de Morena con el que dan a saber a éste poder el cambio de su coordinador, el diputado Antonio Helguera Jiménez, sin saber quién es el agraciado, ¿o desgraciado? ¿o agraviado?
El punto es, siendo legisladores y legisladoras los golpistas, conocedores de las características de un documento con validez jurídica ¿qué les llevó a pensar que su oficio de notificación de cambio de coordinador, sin señalar el sustituto, iba a tener validez ?, y peor aún, ¡argumentando que los esperarán tantito en lo que sesionaban para nombrar al sustituto! Como para responder a ese oficio: ¡Cómo no! ¿Y su nieve de qué la quieren?
Yo fui diputado en la LX Legislatura 2012-215 y jamás supe que un documento jurídicamente válido lo firmara un fantasma, alguien sin nombre, una designación desconocida y que se tomara como bueno para los efectos correspondientes. Al parecer les gusta a los morenistas exhibir su división, creyendo que el sistema jurídico es tonto o que se pasan de listos e iluminados y que por eso les podemos pasar todo tipo de marrullerías.
El acto de destitución fuera de toda forma, excepto la prepotencia y mal trato entre ellos mismos, pone a la vista de los guerrerenses la profunda división que hay entre los diputados y diputadas de Morena en el Congreso del Estado derivado de la pugna por la candidatura a gobernador del estado entre los prospectos y eso que aún falta para entrar de lleno en la carrera; es fácil prever que entre más se acerquen los tiempos la división se les va a salir de control por la falta de experiencia partidista.
Cuando les decía que es un tema que puede marcar el futuro de Guerrero es porque hasta este momento es innegable que si hoy fueran las elecciones por la gubernatura del estado, Morena ganaría, sin embargo, dada la animadversión que hay entre los propios morenistas es altamente probable que los guerrerenses decidan por una oferta unificadora y no por una en la que ellos mismos estén confrontados, lo que abre el escenario para una posible victoria de los partidos de oposición a Morena si fueran en coalición.
Ese simple acto de entregar un oficio sin nombre para darle las gracias a un compañero, sustituyéndolo por nadie, representa un dato que apunta hacia el futuro de Guerrero qué pasa evidentemente por la pugna entre los grupos enfrentados de Morena y la elección por la gubernatura en el ya a la vuelta de la esquina 2021; haya quedado como haya quedado, lo más seguro es que quien haya quedado seguramente no va a llegar hasta el final como coordinador de la fracción de Morena, y así se la van a llevar hasta que les llegue la derrota.
Vuela vuela palomita y ve y dile: A las damas y caballeros diputados de Morena, que no me digan que no saben que en política la forma es fondo, porque entonces si no saben de política, pobres criaturas, pueden empezar a despedirse de ganar la gubernatura.