EL-SUR

Sábado 19 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

Son más

Jorge Camacho Peñaloza

Abril 10, 2020

La irresponsabilidad por los daños forma parte de la esencia del terrorismo.
Jürgen Habermas.

En el país van más de 3 mil 441 casos registrados con el contagio, en Guerrero 47, las cifras parecieran bajas comparadas con el número de habitantes del país y del estado de más de 120 millones y de 2.6 millones respectivamente; fallecidos van 194 en el país y cuatro en el estado, pero, mucho ojo, estos son los que se ven, los que se registraron, pero hay muchos más que no se registran.
En las conferencias de los responsables de la salud el país y de los estados nos han estado hablando de los casos registrados, es decir de aquellas personas que pasan por un proceso claro clínico y administrativo de registro de su enfermedad, pero el virus no sólo está contagiando a estas personas que son detectadas hospitalariamente y se registran, no, sino que contagia a muchas más personas que no alcanzan a llegar a un hospital o que teniendo el virus no presentan síntomas.
El doctor Hugo López Gatell en su conferencia diaria, que ya casi tiene el mismo rating de la telenovela ochentera El extraño regreso de Diana Salazar, explicó el pasado miércoles que el número que con tanta ansia esperan todos los días los medios de comunicación, el de los contagiados del coronavirus en el país, pues con la mala nueva, otra, de que no son todos, que hay muchos más que no entran en la estadística administrativa diaria del registro porque el fregado virus no sólo ataca a los que se registran sino que ¡también a los que no se registran! y resulta que estos son más que los que se registran, en realidad, de acuerdo a el método de estimación epidemiológico Centinela, el total estimado de los contagiados son el número de registrados por 8.2, así, y tan tan dice López Gatell, ¡pues lo debió haber dicho desde el principio! y las medidas de mitigación social hubieran sido más efectivas, así que me van a perdonar los chairos pero el impecable doctor López Gatell la regó.
Sostuvo que con los primeros 12 casos registrados en la República, allá por el 13 de marzo, se tomó la decisión de implementar las medidas de Susana Distancia porque sabían que Centinela les estaba diciendo que la propagación iba más allá de esos 12 casos, pero así lo hubieran dicho desde el principio, y no lo dijeron, tache.
Desgraciadamente Centinela es verdad y aquí quiero subrayar el planteamiento de esta colaboración, de que los guerrerenses no nos debemos de confiar con el número de los registros oficial porque los contagios van más allá de esos registros, se trata de tomar en cuenta, cómo dicen los contadores, los datos prudenciales, es decir, pensar que son más y actuar con más prudencia.
Guerrero es un estado que tiene un alto porcentaje de población en pobreza y pobreza extrema, sería apocalíptico que por estarse confiando en que van pocos casos, el virus se propague silenciosamente y en un par de semanas tengamos saturados los hospitales y en todo el estado tengamos crecientes números de fallecimientos.
De acuerdo con el método de estimación epidemiológica Centinela en Guerrero lo más probable es que no sólo vayan 47 contagiados sino 47 por 8.2, es decir, 385 y en un par de días que vayan 100 registrados en realidad estimadamente vayan 820 y así hasta que el incremento sea exponencial.
El llamado de esta colaboración es a que los guerrerenses asumamos la medidas de aislamiento social, a que los gobernantes y los sectores sociales planeen medidas como si la cantidad del contagio fuera lo que dice Centinela y no solo los registros, hacer que las medidas se vayan contagiando en la responsabilidad de los guerrerenses de uno por 8.2, que cada guerrerenses contagie a 8.2 personas de asumir que no salga de sus casa o que incremente sus hábitos de higiene contra el contagio, salvarnos no va a depender de la capacidad hospitalaria, sino de nuestra capacidad de prevención social.
Vuela vuela palomita y ve y dile: A todos los guerrerenses que son más los contagios que los números de los registros, ¡que no nos durmamos y que nos pongamos listos!