EL-SUR

Sábado 19 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

Son o no son democráticos

Jorge Camacho Peñaloza

Julio 15, 2016

El objetivo de la educación es la virtud y el deseo de convertirse en un buen ciudadano. 

Platón.

Los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero, están expresando su desacuerdo con la aplicación de la Ley General de Educación, específicamente con el artículo 21 de la misma, en donde de establece que para ejercer la docencia en instituciones establecidas por el Estado, los maestros deberán satisfacer los requisitos que, en su caso, señalen las autoridades competentes y, para la educación básica y media superior, deberán observar lo dispuesto por la Ley General del Servicio Profesional Docente.
Señala que para tal efecto, dichas autoridades deberán aplicar evaluaciones del desempeño, derivadas de los procedimientos análogos a los determinados por los lineamientos emitidos por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, para evaluar el desempeño de los docentes en educación básica y media superior en instituciones públicas.
Y que las autoridades educativas otorgarán la certificación correspondiente a los maestros que obtengan resultados satisfactorios y ofrecerán cursos de capacitación y programas de regularización a los que presenten deficiencias.
Esto es a lo que los maestros de la CNTE y de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero se oponen y que estoy seguro de que ni los mismos maestros conocen y menos la sociedad.
Además se oponen a dejar de tener el derecho de heredar sus plazas a quienes quieran y a que no sea necesario un examen para tener derecho a una plaza de maestro.
La educación ya no puede estar sujeta a criterios corporativos sindicales en beneficio del PRI ni de Nueva Alianza, el partido que fundó la maestra Elba Esther Gordillo, sino a estrictos estándares de calidad y democráticos.
En la educación la democracia que tanto dicen defender y practicar los maestros de la Coordinadora, implica que nadie debe gozar de privilegios para aspirar a la función de educar, heredar la plaza es lo más antidemocrático que puede haber como criterio de ingreso a esta función.
De igual manera, en una educación democrática, la permanencia en la actividad de educar debe estar en función de demostrar públicamente que se tiene la capacidad para ello. Los griegos, padres de la democracia, hasta las ágoras y las olimpiadas inventaron como espacios para demostrar las capacidades y virtudes de quienes aspiraban a la función pública. Negarse a la calidad es una actitud totalmente antidemocrática mis queridos maestros.
Y qué decir de sus bloqueos a carreteras y acciones vandálicas que no son más que viles agresiones a la sociedad que les da de comer aportando sus impuestos que luego se convierten en sus salarios; cada vez que destruyen una computadora, están destruyendo el patrimonio de la sociedad y no de ningún funcionario de gobierno, y cuando bloquean lastiman la libertad de las personas.
Pero al parecer esto tiene sentido al referirnos lo que resalta un informe que fue elaborado para el Proyecto de Cooperación entre México y la OCDE para la Mejora de la Calidad de las Escuelas en México 2008-2010 y que indica que no es de extrañarse que los docentes mexicanos destinen una parte importante de su jornada laboral a atender cuestiones ajenas a la actividad propiamente educativa.
Esas cifras señalan que en opinión de los profesores de secundaria del país sólo 70 por ciento del tiempo asignado a la enseñanza se dedica efectivamente a estas labores, en tanto que el 30 por ciento restante se divide entre las funciones administrativas y el control disciplinario de los alumnos, no obstante que la primera cifra es la más baja de los 24 países que participaron en el estudio; esto explicaría de algún modo que los profesores hoy en día parezcan alejados de lo que es una genuina vocación de servicio público y mucho menos de enseñanza de calidad y ética para nuestros pequeños y pequeñas mexicanas.
Si de veras son realmente democráticos deberían promover la igualdad en el derecho a ingresar al servicio educativo y acabar con los privilegios de la herencia, así como demostrar a la sociedad que tienen la capacidad y calidad para merecer que les pague un salario.
Demuestren que son democráticos, den cátedra de democracia, impulsen la evaluación, la igualdad y la calidad en la educación; que son agradecidos con la sociedad por el salario que les paga, no sean terroristas; reten a una reforma electoral en la que también sea requisito la evaluación de los aspirantes a ocupar un cargo de elección popular, conviértanse en los maestros… de la democracia.
Vuela vuela palomita y ve y dile: Al nuevo dirigente nacional del PRI que primero trate de convencer en su partido con sus discursos porque la sociedad no se la va a creer que va contra sus gobernadores corruptos.