EL-SUR

Martes 16 de Agosto de 2022

Guerrero, México

Opinión

ESTRICTAMENTE PERSONAL

Un vecino no confiable

Raymundo Riva Palacio

Junio 07, 2022

ESTRICTAMENTE PERSONAL

 

Quienes observaron la mañanera este lunes, vieron a un presidente muy enojado. Quienes así lo notaron, identificaron como el tema de su indignación la Cumbre de las Américas, a la que le dedicó alrededor de 26 minutos, incluidas sus parábolas tropicalizadas. Tienen razón. El presidente Andrés Manuel López Obrador ya no esperó a que Estados Unidos hiciera pública la lista de invitados para decir que no iría a la Cumbre por excluir naciones. Pero no se limitó al anuncio, sino que enderezó una dura crítica, en tono y con el dedo índice como si apuntara a un blanco, a senadores republicanos que no identificó, y al presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la cámara alta, el demócrata Bob Menéndez. ¿De dónde la furia?
Es difícil saber las razones por las que se levantó López Obrador por el lado equivocado de la cama. Desde hace casi dos semanas, el embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, le comunicó al secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, que no esperara el presidente una respuesta de Biden, porque nunca llegaría. El jefe de la Casa Blanca ni siquiera se molestó en hablar con López Obrador, como sí lo hizo con otros presidentes latinoamericanos. Su interlocución la redujeron al cuarto nivel de la administración, sabiendo desde la semana pasada, que el mexicano boicotearía la Cumbre.
El presidente de México antepuso su amor idílico por Cuba –al único de los tres países excluidos que se refirió en la mañanera–, por encima del pragmatismo. López Obrador dice que se trata de principios, pero los suyos son como el chicle, que se estiran según como quiere que se alargue quien lo está masticando. La conclusión de casi un mes de berrinches de López Obrador no fue ninguna sorpresa. Se montó en el tema de la exclusión aunque desde la Cumbre de las Américas de 2001 en Quebec, estaba claro que las dictaduras no serían invitadas a ese encuentro, como no lo sería ninguna nación que rompiera el orden democrático. Las excepciones que se hicieron en las dos últimas décadas, fueron eso, excepciones.
En este espacio se han referido las oportunidades que tuvo López Obrador para expresar directamente a Biden su inconformidad por la exclusión de esas tres naciones, y los mensajes públicos que dio el gobierno de Estados Unidos, sin que reparara en nada hasta la mañana siguiente de su regreso de un viaje rápido a La Habana, donde conversó con el presidente Miguel Díaz-Canel. Prefirió el pleito mañanero a la diplomacia. Optó por la ausencia en Los Angeles en lugar de haber actuado con inteligencia política y presentar sus alegatos y defensa de la inclusión –que es un tema de fondo donde hay que estar con él– en la misma mesa americana con Biden enfrente.
En lugar de ello, como se vio ayer, explotó contra senadores, y en particular contra Bob Menéndez, lo que debería de parecer extraño pero no lo es. Desde enero pasado, Menéndez, como presidente de uno de los comités más influyentes en el Capitolio, se ha convertido en un fuerte crítico del presidente López Obrador. En una carta ese mes –a la que se sumaron otros tres senadores– dirigida al secretario de Estado, Antony Blinken, y a la secretaria de Energía, Jennifer Granholm, condenó al presidente mexicano por no combatir el cambio climático y les pidió a los secretarios que utilizaran su fuerza para llevarlo a una agenda climática amigable.
El 11 de marzo criticó a México por su silencio ante la invasión Rusa, y dijo que López Obrador se había puesto del lado del presidente Vladimir Putin. “No me sorprende su posición, y creo que está equivocada”, agregó. Posteriormente, el 6 de abril, junto con otros tres senadores le pidió a Blinken y al procurador general Merrick Garland, expresar a López Obrador su preocupación por la forma como ha estado hostigando al Poder Judicial y persiguiendo a sus opositores. En aquel momento, el presidente les dijo “mentirosos” porque su crítica tenía motivaciones políticas.
Enfrentarse a insultos con los senadores no es una buena idea, sino es un error en el análisis de la realidad que lo rodea por sus eventuales consecuencias, como audiencias negativas sobre su gobierno. López Obrador erra al equiparar automáticamente los ejecutivos y sus congresos. En Washington, a diferencia de México, el presidente no manda en el Congreso ni en el Senado. Los legisladores tienen fuerza propia, y los comités regulan al gobierno y sirven de contrapeso.
Menéndez le respondió ayer mismo a López Obrador prudentemente, lamentando que revierta los esfuerzos para reparar el daño que se le hizo a la relación bilateral con el gobierno de Donald Trump. López Obrador está en otra frecuencia, y de alguna manera dejó entrever en la mañanera algunas posibles razones de su furia contra los senadores, cuando reculó sobre la producción de litio y dijo que hay contratos legalmente suscritos, que se van a respetar.
López Obrador había dicho otra cosa, que motivó la cadena de cartas de senadores al gobierno de Estados Unidos para frenar las violaciones a la ley que estaba dispuesto a cometer López Obrador. Resultado de esas presiones fue una sucesión de reuniones en Palacio Nacional donde López Obrador y varios miembros de su gabinete se reunieron por más de 15 horas con Salazar y los ejecutivos de las empresas energéticas para resolver sus diferendos. El presidente dijo que era para las nuevas inversiones que se preparaban, pero en realidad, por sus propias declaraciones sibilinas, para evitar las demandas en paneles internacionales que se estaban preparando.
La reacción del presidente lo convierte en un vecino no confiable. Cuando le enviaron el mensaje que Biden no le respondería, le dijeron que su posición era interpretada en Washington como “no amistosa”. Aun así, dobló la apuesta, mostrando lo incierto del trato con él, con quien tuvieron que forcejear por días, no para ganarle nada, sino para que respete la ley y los acuerdos firmados, aunque se enoje.

[email protected]
twitter: @rivapa