EL-SUR

Sábado 19 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

¿Una opción más para Guerrero?

Jorge Camacho Peñaloza

Marzo 18, 2016

“En cuanto a la crisis de la droga (en México) habría que pensar en una despenalización, pero no en la legalización, que es diferente”. Kofi Annan.

Una de tantas realidades que vive Guerrero es la añeja forma en la que la mayoría de los pueblos de nuestros municipios, sobretodo en la sierra, resuelven su subsistencia con los pocos pesos que sacan del cultivo de la amapola y la mariguana; una evidencia de ello es una investigación de España que entre otras muchas cifras detalla que los estados cultivadores de drogas más activos de México (metros cuadrados de superficie erradicada de cultivos de mariguana y amapola entre 1990 y 2003 por habitante), son Durango en primera posición y Guerrero en segundo.
Lo anterior coincide con la información de la Secretaría de la Defensa Nacional que indica que Guerrero es el mayor productor de amapola de México, pues en sus 63 mil 621 kilómetros cuadrados se produce el 60 por ciento de toda la amapola del país; de acuerdo también a los dichos de elementos de la misma Sedena y que fueron difundidos por diversos medios de comunicación nacional e internacional, los pobladores de Pandoloma en San Miguel Tototolapan, han comenzado a sembrar cada vez más amapola y han dejado de cultivar maíz.
Por su parte el Reporte Internacional sobre Estrategia de Control a Narcóticos 2011 del Departamento de Estado de Estados Unidos señala que México registró por cuarto año consecutivo un aumento en la superficie cultivada de amapola.
Ante estas documentadas y oficiales realidades que vive en específico Guerrero y en general, el país, cualquier propuesta de regulación de las mismas resulta ya una prioridad, y explorar todas las opciones para la regulación de la siembra y venta de la amapola y la mariguana, así como ventilar todas sus posibilidades, sin duda representan actos cotidianos en cualquier democracia.
En ese sentido, las declaraciones hechas hace unos días por el gobernador Héctor Astudillo Flores, no resultan para nada descabelladas; es necesario explorar y ventilar repito, todas las opciones, opiniones y posibilidades que ofrezcan diferentes actores de la vida política, académica, cultural, social y económica no sólo de México, sino del mundo.
En América Latina, el tema no es nuevo, recordemos que Uruguay en 2013 fue el primer país en tener un mercado legal de compraventa de mariguana, desde su siembra hasta la venta como una revolucionaria forma de combatir el narcotráfico.
En Estados Unidos, la medida de usar la droga con fines que no sean ni médicos ni científicos aún se encuentra en discusión; sin embargo a la fecha, ya hay estados que han permitido el uso recreativo de cannabis.
Es por eso que dentro de la agenda de la agenda del debate sobre la legalización de la mariguana, debiera darse apertura no sólo a la legalización como tal, sino a su regulación y en el marco de ese debate, bienvenidas sean todas las opciones que hagan sinergia para lograr entre todos, un mejor Guerrero.
Vuela vuela palomita y ve y dile: a todos los medios, políticos y funcionarios, que la opinión de regular la producción y venta de la amapola, es sin duda, una buena opción, siempre y cuando se pongan candados para evitar, entre muchas prácticas, actos de corrupción.