EL-SUR

Sábado 19 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

#UnDíaSinMujeres

Jorge Camacho Peñaloza

Febrero 28, 2020

 

La igualdad de las mujeres debe ser un componente central en cualquier intento para resolver los problemas sociales, económicos y políticos.
Kofi Annan.

El paro nacional del próximo 9 de marzo constituye un movimiento inédito en el país por cuanto a los grados Richter que se prevé hará temblar a México ese día desde el movimiento estudiantil del 68, pasando por el movimiento de los barzonistas, en los 90 el impacto mediático internacional del surgimiento del EZNL y más recientemente el movimiento de los estudiantes Yo Soy 132 y la movilización por los 43 de Ayotzinapa.
Sin duda, las mujeres han tenido en la historia una posición de desventaja frente al hombre reducida a una relación de poder en la que ellas han ocupado el lugar de la sumisión y ellos haciéndose del poder para conformar una sociedad con estructuras que lo han colocado en una posición dominante; la familia, el gobierno, el trabajo, la religión y la educación han sido los espacios en los que se han tejido esas estructuras de sometimiento irracional e inhumano que milenariamente y hasta nuestros días increíblemente se sigue manifestando.
Aquí lo he comentado en varias colaboraciones que el problema de la sumisión y desvalorización social de la mujer no podrá superarse desde la perspectiva feminista, es decir desde aquella que confronta a la mujer con el género masculino, o que reduce el problema al machismo, o a partir de las acciones de afirmación, o sororidad entre las mujeres, que de suyo son acciones de lucha que han impulsado a la mujer, sino que debe de venir un movimiento social que permee a hombres, mujeres, niños, jóvenes, adultos mayores, a los gobiernos, poderes públicos, empresas, instituciones educativas, religiones, costumbres, espacios laborales y en la familia, que reconozca de una vez por todas a la mujer como un sujeto social de primer orden.
#UnDíaSinMujeres ha irrumpido en el país a consecuencia del coraje de las mujeres contra los feminicidios y la violencia contra la mujer, que en la tercera década del siglo 21 del tercer milenio ya no puede ser posible, Ingrid y Fátima y antes Maricela, Abril, Jessica, Laura Cristina, y la lista es larga, produjeron un coraje legítimo que se expresó en las marchas y destrozos en la ciudad de México como un ¡ya basta! a los feminicidas, al machismo, a la impunidad e incapacidad del gobierno por reducir la violencia contra la mujer; esa voz y esa acción radical se ha subido a las redes sociales en una genuina y convincente convocatoria de hacer Un Día Sin Mujeres que se ha viralizado y aunque en los primeros momentos de su viralización era tomada con escepticismo, ahora está siendo apoyada en todo el país.
El un día sin mujeres o el paro nacional sin mujeres se ha convertido en el primer movimiento social por la reivindicación del peso de la mujer en la dinámica social, el 9M se verá cómo la mujer es un engranaje vital de la dinámica social que no se le ha reconocido y valorado, es decir, si bien es importante la beligerante protesta contra el feminicidio, la violencia contra la mujer y la impunidad, es la hora de que este país empiece a transitar el camino por el que inicie la deconstrucción de las estructuras del sometimiento social de la mujer.
Lo que no debe pasar es que #UnDíaSinMujeres se quede en las causas cortas, que no quede solo contra los feminicidios, que no se convierta en motivo de pugnas políticas, que algunos actores quieren aprovecharla para poner en el centro del debate nacional sus miserables críticas mutuas, que este movimiento vaya más allá de una beligerante marcha y hagan hacer una nueva conciencia nacional hacia la mujer.
Vuela vuela palomita y ve y dile: A todos los huercos, que está bien que nos sintamos los meros meros del ejido, pero también de decirle al mundo que así como nos ven: con bigote, sombrero, botas y chaparreras, los meros meros machos no semos candil, que también nos ponemos el mandil y semos machos porque con las mujeres sabemos ser muy caballeros.