EL-SUR

Sábado 19 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

Vicente Guerrero

Jorge Camacho Peñaloza

Febrero 26, 2021

Por el rescate de la libertad de la nación, he visto con desprecio mi vida.
Vicente Guerrero.

En el mes de febrero se conmemoran dos importantes fechas en el calendario cívico nacional, el 14 de febrero Aniversario Luctuoso de Vicente Guerrero cuya ceremonia se lleva a cabo en el ex convento de Cuilapam en Oaxaca, y el 24 de febrero firma entre el de Tixtla y Agustín de Iturbide, del Plan de Iguala, y antes, el 10 de enero, año con año se celebra el famoso Abrazo de Acatempan entre ambas históricas figuras, allá en el municipio de Teloloapan, eventos que sin duda colocan a Vicente Guerrero Saldaña como el único verdadero consumador de la Independencia de México después de 10 años de luchas pero sobre todo, siete de ser el único máximo líder del movimiento que liberó a la nación mexicana de sistema oprobioso de la corona española a base de esclavismo, discriminación, exclusión, opresión, injusticia para los pueblos originarios, separatismo clasista y explotación de los recursos naturales para el enriquecimiento de los españoles o criollos asentados en la entonces Nueva España.
Toda la gran obra de Miguel Hidalgo de alentar e iniciar el movimiento el 15 de septiembre de 1810, la de José María Morelos de mantener la fuerza libertaria del movimiento contra la furia del ejército realista que trató de sofocarla y establecer las bases jurídicas de la Nación, de nada hubieran servido si no hubiera existido, después de capturados y fusilados el Padre de la Patria y el Siervo de la Nación, alguien de su misma estatura como Vicente Guerrero para llevar en sus espaldas tan magnánima misión, ganar más batallas, ser imbatible y lograr la independencia de México.
Guerrero de mil batallas, estratega político y militar, principalísimo constructor de la independencia, si Hidalgo la supo iniciar y Morelos legalizar, Vicente Guerrero la supo concretar, y sin embargo, como bien lo dijo el gobernador Héctor Astudillo Flores, en su discurso del pasado 14 de febrero en Cuilapam de Guerrero, Oaxaca, ante el Presidente Andrés Manuel López Obrador, “la figura de Vicente Guerrero ha sido frecuentemente omitida, ha sido subestimado” y tiene razón, en la mayoría de las veces los presidentes de la República, no nombran a Vicente Guerrero en la arenga del Grito de Independencia, incluyendo los dos gritos que ha encabezado López Obrador, por lo que el gobernador Astudillo solicitó ahí al Presidente que emita un decreto para que el próximo 9 de agosto se lleve a cabo una ceremonia solemne con los Poderes de la Federación para honrar la memoria del presidente Vicente Guerrero Saldaña. En ese acto de conmemoración del 190 aniversario de la muerte de Vicente Guerrero, fusilado por las fuerzas conservadoras, el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, bien sostuvo que “Vicente Guerrero nació en Tixtla, pero cada 14 de febrero renace, aquí, en Cuilapam”; y por cierto, el discurso de López Obrador, para no variar, regateó el nombre del conmemorado.
Y nuevamente el pasado miércoles en Iguala, donde cada 24 de febrero se celebra más la Bandera Nacional y no la forma del Plan de Iguala, otra vez el gobernador Astudillo exaltó la figura del Gran Guerrero y otra vez el Presidente, tan proclive a contar la historia, casi pasó por alto a Vicente Guerrero con sólo seis menciones por igual número de Iturbide como artífice principal del Plan de Iguala, centrándose más en una narrativa de la represión contra un revolucionario de 1910 y de la caída de Francisco I Madero; sería bueno que alguien sugiera al Presidente que revise su equipo de escritores de discursos que lo han estado haciendo ver mal.
Vuela vuela palomita y ve y dile: A toda la paisanisa que se vaya poniendo lista ahora que vienen las campañas, para que nadie la haga de tos, que no haya confrontación, sino sólo comparación de propuestas y candidatos.