EL-SUR

Miércoles 26 de Enero de 2022

Guerrero, México

Opinión

Vientos de renovación en el PRD Guerrero

Carlos Toledo Manzur

Mayo 28, 2016

Más allá de los trabajos tradicionales de reacomodo, coptación de cuadros y promoción, que la mayoría de las corrientes del PRD ya están operando en vista del proceso político hacia el 2018, da gusto y optimismo percibir la existencia de un importante proceso de discusión y organización en el seno de ese partido, que está planteando propuestas y acciones de renovación.
Y vaya si el PRD especialmente aquí en Guerrero, necesita con urgencia acciones de renovación que le permitan generar otra perspectiva política como alternativa a la fuerte crisis que está hoy sufriendo. Las elecciones del 18 representan realmente una gran oportunidad para la izquierda, pero requiere que llegue a ese proceso fortalecida y preparada y no es lo que está ocurriendo actualmente. El pragmatismo a ultranza, la falta de claridad de su proyecto alternativo, el alejamiento de los movimientos sociales y las bases ciudadanas, y muchos otros vicios deben ser corregidos como parte de una reforma sustancial de las agrupaciones políticas de izquierda.
Por ello resulta muy alentador la existencia de eventos como la Reunión de Chilapa realizada en esa ciudad el 14 de mayo pasado, en donde se reunieron cerca de 20 presidentes de los comités municipales de diferentes regiones del estado y un numeroso grupo de dirigentes y militantes, tanto jóvenes como experimentados y generaron como fruto de una rica discusión un importante documento que plantea precisamente un conjunto de propuestas de renovación del partido que valen la pena comentar.
Estas propuestas  actualmente se están discutiendo  intensamente en los chats y otros medios que proporcionan las redes sociales y también en reuniones regionales y movimientos al interior como el que demanda la legalidad dentro del partido. Todos ellos constituyen verdaderos procesos que pueden dar una nueva vida al partido y por lo tanto que hay que alentar y generalizar.
Un punto de gran importancia en el que existe una amplia coincidencia, es el que se refiere a la necesidad de regresar a los principios originales de la izquierda. Retomar las definiciones ideológicas y desarrollar gobiernos, políticas y acciones  diferentes que retomen la vocación de transformación profunda del sistema actual.
Otro asunto también trascendente, es la demanda de la unidad de las fuerzas de izquierda; de la necesidad de que se tenga un solo candidato a la Presidencia, y que el resto de las candidaturas sean conjuntas entre los principales partidos de izquierda, principalmente PRD y Morena. Se propuso que se trabaje en la definición de programas de izquierda comunes y sobre esa base se armen las candidaturas de unidad.
Otro asunto que la Reunión de Chilapa y muchos militantes están demandando es el cambio en los métodos de selección de candidaturas, para que la militancia en los municipios tenga mayor peso en las decisiones, de tal manera que no elijan menos como acuerdos de cúpula de las corrientes. La reunión regional de Comités Municipales de la zona Norte enfatizó además en solicitar que  ya no se postulen a familiares, parejas o esposas de los dirigentes.
Otro aspecto que también tiene mucho consenso es la necesidad de que el partido tenga un respeto estricto de los estatutos y en general la legalidad interna, que  se abandone la nociva práctica en la que el acuerdo entre las cúpulas de las corrientes está por encima de los estatutos. Se demanda también la aplicación de sanciones a quienes incumplen con compromisos y asimismo la transparencia en el manejo de prerrogativas, aportaciones y cuotas.
Otro planteamiento que se señaló en Chilapa fue la necesidad de acercarse y apoyar los movimientos sociales así como el de profundizar la democracia interna, que padece un secuestro por parte de las cúpulas de las corrientes, y que exista más acercamiento a las bases ciudadanas.
Estos planteamientos, y otros más que ahí se hicieron y que están siendo discutidos en diversos foros internos, constituyen ideas y propuestas concretas que podrían hacer mucho bien a este partido y que ojalá sean retomadas por todos los dirigentes y no sean arrumbadas bajo la dinámica tradicional y poco democrática de los acuerdos entre las cúpulas de las corrientes. Esperamos que estos incipientes vientos de renovación se conviertan en verdaderos vendavales que reformen al PRD y a la izquierda  en su conjunto.