EL-SUR

Sábado 19 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

Virus neoliberal

Jorge Camacho Peñaloza

Agosto 07, 2020

La globalización neoliberal está diseñada para asegurar que las élites están protegidas, pero no la clase trabajadora… el capital puede moverse con libertad, pero no la gente.
Noam Chomsky

Si tuviéramos que definir la postura ideológica del Covid-19 tendríamos que decir que el muy maldito es neoliberal, de acuerdo con el estudio Mortalidad por Covid-19 en México. Notas Preliminares para un Perfil Sociodemográfico, del Investigador Héctor Hiram Hernández Bringas, el virus se ha ensañado más con los que menos tienen, lo que nos aproxima a la respuesta del por qué se está ensañando tanto en México con casi medio millón de contagiados y más de 50 mil personas muertas por el virus, es decir, la razón de fondo del por qué los números se han salido de todas las proyecciones tiene que ver con aspectos relacionados con bajos niveles de escolaridad y la pobreza.
De acuerdo a ese estudio el 28.1 por ciento de las personas que han fallecido están clasificadas por su ocupación en el grupo de personas no remuneradas y amas de casa, el 12 por ciento en personal no ocupado, jubilado o pensionado; el 11.7 por ciento laboraban en el sector público y el 8.5 por ciento de conductores y ayudantes de máquinas móviles, es decir choferes, quienes en suma, representan el 60.3 por ciento de las personas que han perdido la vida, que por su ocupación se trataba de personas de bajos recursos económicos, quienes laboraban sin remuneración muy probablemente en el sector informal, eran burócratas, amas de casa o choferes y sus ayudantes.
Asimismo, en cuanto al nivel de escolaridad de las personas que han fallecido por coronavirus, de acuerdo con Hernández Bringas el 71 por ciento de los muertos tenían una escolaridad de primaria o inferior (primaria incompleta, preescolar o sin escolaridad), es decir, el coronavirus encuentra que tiene mayor facilidad de contagiar a las personas con menor nivel de conocimientos, con escasa experiencia educativa y cognitiva que se adquieren en el sector educativo formal, en el cual, las personas que logran ir avanzando en los niveles educativos van desarrollando esquemas mentales de disciplina, hábitos y consciencia acerca de la realidad.
Estos hallazgos indican entonces, dijeran los antineoliberales de Palacio, que al coronavirus lo trajeron los ricos para pegarle más a los pobres, a las personas ocupadas en la economía informal, las que no lograron o no pudieron contar con un espacio laboral en la economía formal, que es el personal despreciado por la economía de las grandes inversiones; y en el caso del nivel de escolaridad, la elevada cifra indica que el virus puede contagiar más ahí donde existe menos conciencia de su existencia y menos capacidad cognitiva de lo que puede hacerse para evitarlo, el virus, definitivamente, pega más a los más pobres.
Muchos critican al gobierno federal la errónea manera de manejar la pandemia que ha dejado a su paso hasta el día de hoy más de 450 mil personas contagiadas y más de 50 mil muertos en el país, cifras realmente alarmantes, es impensable que ya haya tal cantidad de mexicanas y mexicanos muertos por una coyuntura sólo comparable con las víctimas de los sismos del 85 y muchos se preguntan por qué está pegando fuerte en México y la respuesta no solo está en la estrategia del gobierno, también lo son la injusticia e inequidad en la economía y la educación.
El doctor Hugo López-Gatell, lo decía un día sí, y al otro también, que la estrategia de “Quédate en Casa” era necesaria pero que no podía prolongarse en el tiempo y que en una realidad económica como en la de México era imposible que aplicara para un amplio sector de la población que vive en el día a día de la economía informal, que la estrategia no fue evitar muertes y contagios, sino que éstos no se dieran en un lapso corto de tiempo que rebasara la capacidad hospitalaria del país.
La crítica entonces es que hemos tenido una estrategia dirigida a la población en general, el Quédate en Casa, la Susana Distancia, el ponte el cubrebocas, la extensión de los hospitales con áreas específicas del tratamiento del Covid-19, las medidas de reducción de movilidad vehicular, el proteger a nuestros adultos mayores, la clasificación de las actividades económicas en sustánciales y no sustanciales y la aplicación del semáforo epidemiológico, han sido estrategias orientadas a la población en general, cuando se debió haber habido una estrategia muy puntual orientada a un mayor esfuerzo con medidas puntuales para alertar y ayudar a las personas de menores ingresos y niveles de escolaridad a fin de que se percataran con mayor claridad del nivel del peligro en el que se encuentran, sin embargo, aún y con un gobierno anti neoliberal, que le habría venido “como anillo al dedo” al virus para proteger primero a los que menos tienen, hasta la fecha no se ha hecho, esos sectores de población siguen sin tener una política específica de protección por parte del Estado y de la sociedad.
Vuela vuela palomita y ve, e ilumina: Al doctor Gatell, que no sea fifí y deje de recomendar puros mejorales, que aplique una verdadera estrategia revolucionaria de emancipación de los pobres contra el contagio ¿pos no que muy antineoliberales?