EL-SUR

Sábado 19 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

Voto razonado

Jorge Camacho Peñaloza

Junio 22, 2018

 

“La ignorancia no discierne, busca un tribuno y toma un tirano. La miseria no delibera, se vende. Alejar el sufragio de manos de la ignorancia y de la indigencia es asegurar la pureza y acierto de su ejercicio.
Juan Bautista Alberdi.

Sin duda todas las elecciones son distintas, cambian las circunstancias, los actores, la oferta y la demanda política, pero en la que estamos inmersos es una elección crucial, que ha venido a cambiar paradigmas. Por ejemplo nadie imaginaba que el PRI después de analizar el estado de ánimo epocal terminara entendiendo la importancia de entregar su candidatura presidencial a un ciudadano, quien por cierto está generando una gran simpatía entre el electorado ciudadano sin partido, que alienta las expectativas de gobernar teniendo como aliada más que a la militancia, a la ciudadanía, que es la figura que en este momento histórico requiere el sistema político del país y que es la que al final del día da las victorias. La militancia es importante y determinante pero el triunfo lo da el voto ciudadano y ese lo tiene de su lado el único candidato realmente ciudadano a la Presidencia de la República, José Antonio Meade Kuribreña.
También quién imaginaría, y menos en el mundo del marketing político, que en esta elección habrá un tipo de voto que incrementará considerablemente, que jugará un papel relevante en el momento de emitir el sufragio y que antes era minimizado por las estrategias electorales: el voto razonado. Sí, la ciudadanía actualmente tiene mucho más acceso a la información, más independencia para formarse su criterio. Ante la desconfianza en que han caído los liderazgos políticos y sociales por la corrupción, la gente ya no busca referentes, toma su celular y se mete a las redes sociales o páginas de medios para informarse en tiempo real. Ahora es más fácil buscar y obtener información para razonar más el voto, por eso bien dice el dirigente nacional del PRI, René Juárez Cisneros, que en esta campaña se le apuesta al voto razonado.
Y efectivamente el voto razonado es el que menos se equivoca, se le apuesta a que ese voto ya no sólo piensa en las necesidades urgentes de cada persona sino en las soluciones importantes para el país, es un voto más ciudadano, independiente, de indecisos que llevan hasta el final, casi hasta la urna, su reflexión para decidir por quien votar. En esta elección este voto va a aumentar dando la victoria al candidato más razonable, realista, que vaya más acorde con la realidad. Votar con el estómago o la bilis sólo beneficia a candidatos demagogos, populistas, que polarizan, que prometen beneficios inmediatos insostenibles a mediano y largo plazo, que ofrecen cosas sin sustento económico o jurídico, son como merolicos ofreciendo sin ton ni son.
Por cierto, hablando de voto razonado y de candidatos merolicos, un estudio de la consultora Integralia acerca de la factibilidad financiera, jurídica y política de las propuestas de los cuatro candidatos a la Presidencia de la República indica que el candidato más realista, que propone más cosas que sí se pueden cumplir, es José Antonio Meade Kuribreña. Según el estudio de 135 propuestas analizadas El Bronco tiene 23 irrealizables, Andrés Manuel López Obrador 20, Ricardo Anaya 9 y José Antonio Meade 6, por eso me decidí por Meade porque representa la posibilidad real de que México mejore, es el más honesto en su oferta política, es el que está más en sintonía con los tiempos del país, con sus capacidades reales, con sus problemas y soluciones, en cambio López Obrador está engañando a los mexicanos, es el canto de las sirenas.
Vuela vuela palomita y ve y dile: A toda la paisanada que le eche mucho coco a las propuestas, que ya estuvo bueno de estarle dando nuestro voto a los demagogos que no más nos ven la cara, ahora sí vamos a pensarle para no volver a errarle.